Secretario de la OEA exige anulación de elecciones “ilegítimas” en Nicaragua

POLÍTICA · 9 NOVIEMBRE, 2021 11:16

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, rechazó los resultados de las elecciones presidenciales que se llevaron a cabo en Nicaragua, este domingo 7 de noviembre, que califica de “ilegítimas”.

El funcionario pide a la comunidad internacional exigir la “anulación” de los comicios y «hacer un llamado a la celebración de un nuevo proceso electoral con garantías».

“Insto a los países de la OEA a responder a esta clara violación de la Carta Democrática durante su asamblea”, afirmó el funcionario en sus redes sociales.

En el informe oficial, la secretaria de la OEA señala que en Nicaragua se celebraron unos comicios que “no cumplieron ninguno de los elementos esenciales de la democracia descritos en la Carta Democrática Interamericana”.

El respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas y la separación de los poderes públicos son algunas de las garantías que violó el régimen de Daniel Ortega, según Almagro.

“Se advierte, por último que, al forzar una nueva reelección del presidente, el gobierno de Nicaragua ha desconocido de facto los criterios establecidos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Este tribunal ya estableció que la habilitación de la reelección presidencial indefinida es contraria a los principios de una democracia representativa y, por ende, a las obligaciones establecidas en la Convención Americana y la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre”, cuestiona el representante de la OEA.

«Nicaragua inicia un camino que ya avanzó Venezuela», afirman internacionalistas

Persecución política

En el informe se da cuenta de la persecución política que emprendieron las autoridades nicaragüenses contra la disidencia. Entre el 2 de junio y el 24 de julio de 2021, siete precandidatos presidenciales fueron detenidos.

“En total, más de 30 opositores al gobierno fueron detenidos los meses previos a las elecciones. A muchos se les acusa de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional. De la mayoría no se supo nada por más de 80 días, hasta que les fue permitida una visita por parte de familiares. En cinco meses las familias han podido visitarlos solamente en dos ocasiones. Relatan y denuncian condiciones inhumanas, malos tratos y torturas”, documenta la OEA.

También se registra la cancelación de las tres principales fuerzas políticas de oposición al gobierno: Partido Renovación Democrática, Partido Conservador y Partido Ciudadanos por la Libertad.

Además, alerta sobre “los reiterados actos de persecución realizados por parte de las autoridades nicaragüenses en contra de medios de comunicación, periodistas, trabajadoras y trabajadores de la prensa”. En los últimos meses contabilizan por lo menos 12 periodistas de prensa escrita, radio, televisión y medios digitales, “se han visto obligados y obligadas a salir al exilio por temor a represalias en su contra”.

Anulación de las elecciones

En opinión de Almagro, la comunidad internacional debe exigir la anulación de las elecciones del domingo 7 de noviembre, y hacer un llamado a la celebración de un nuevo proceso electoral, con garantías, observación electoral y verdadera competencia electoral.

“Nicaragua ha atravesado una violenta erosión democrática, que ha conducido, mediante un proceso viciado, al quiebre de su régimen democrático conforme a los principios y normas del sistema interamericano. No estuvo en condiciones de celebrar elecciones con las mínimas garantías de un proceso electoral libre, justo y transparente, y renunció en los hechos a sus compromisos internacionales en materia de democracia y de protección y defensa de los derechos humanos”, concluye Almagro.

Lea el informe completo sobre Nicaragua aquí.