"Se acabó lo que se daba", dice Maduro y pide suspender a la Fiscal e inhabilitar a diputados - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 31 JULIO, 2017 01:20

“Se acabó lo que se daba”, dice Maduro y pide suspender a la Fiscal e inhabilitar a diputados

Texto por Laura Weffer Cifuentes

Ver más de

Laura Weffer Cifuentes

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Lo primero que hizo Nicolás Maduro al subir a la tarima de la plaza Bolívar en donde celebraban los resultados ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral-atrás quedaron los tiempos del balcón del pueblo- , fue agradecer al  Consejo Nacional Electoral. Se fue en halagos hacia las rectoras y hacia el poder electoral. Lo calificó de profesional, auditado y blindado. “El mejor del mundo”, pues.

El Jefe de Estado aseguró que esta era la participación más numerosa que habían tenido. Según Lucena fueron 8.089.320 votos. “Es la votación más grande que haya sacado la revolución bolivariana en toda la historia electoral de 18 años”, afirmó ante sus seguidores. De ser cierto, esta convocatoria no solo superó la Constituyente de 1999, sino que obtuvo más votos de los que Hugo Chávez jamás ganó.

Sin embargo, la información ofrecida por Maduro es falsa. En el año 2012, 8.191.132 personas se pronunciaron a favor del hoy difunto mandatario. Es decir, fue una equivocación de 101.812 votos.

Además, también hay que recordar que en la consulta del 30 de julio se anunciaron 8.089320 votos, lo que no iguala al número de personas, pues un ciudadano podía votar varias veces. Es decir, esos ocho millones de votos no significan necesariamente igual número ciudadanos.

“Maduro, pa´alante/tú llevas el volante” gritaba la gente, mientras el funcionario los y “humildemente” dictaba línea de cuáles deberían ser las próximas acciones de la Asamblea Constituyente: la creación de una comisión de la verdad, la paz y la justicia; el encarcelamiento de algunos y el levantamiento de la inmunidad parlamentaria a otros. Quizás en algunos casos, aplicarían ambas medidas.

Con respecto a las elecciones de alcaldes y gobernadores, cuyas inscripciones de candidatos comienza el 8 de agosto, Maduro dejó abierta la puerta a la duda. Primero retó a la Mesa de la Unidad a que se midiera con ellos en el proceso electoral; pero puso una condición, debían de sentarse en la comisión de la verdad y de no hacerlo “otro gallo cantaría”.

También dijo que era prioritario declarar en emergencia al Ministerio Público y retomar el control de la institución, echando así por tierra  la separación de poderes. Atrás se escuchaba a la gente cantando a Luisa Ortega Díaz: Y qué/traidora/te llegó la hora.

Señaló que habían capturado a los responsables de la supuesta quema de 150 máquinas de votación en Mérida y que ya estaban a la orden de la policía.

Luego, en la ya acostumbrada enumeración de enemigos políticos, no podía dejar por fuera a los medios de comunicación y a los responsables de la guerra económica. Pidió a Conatel una investigación en contra de Televen, pues desde su punto de vista, la cobertura que hicieron del proceso electoral fue “apología del delito”.

 

 

“Tenemos constituyentes y ahora vamos por los especuladores, por la burguesía parasitaria. Ahora estamos todos juntos, con todo el poder”, señaló, pareciendo olvidar los diversos decretos de emergencia económica otorgados, que le dan facultades irrestrictas en el tema económico y financiero.  Parece que eso tampoco le ha resultado suficiente.

Las tomas de Venezolana de Televisión eran cerradas, no era un grupo numeroso el que gritaba y aplaudía a Maduro y sus acompañantes. Por supuesto, en la tarima se encontraban: Cilia Flores; Delcy Rodríguez; Jorge Rodríguez; Blanca Eekhout; Darío Vivas; Jorge Arreaza y varias decenas de militares custodiando la seguridad.  Los uniformados. casi igualaban en número a los adeptos del mandatario.

Maduro aseguró que emisarios de su gabinete se habían reunido con el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges y calificó a la oposición de “cobardes”.  También mencionó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump y se enorgulleció de haber recibido llamadas de felicitación por parte de los mandatarios Raúl Castro (Cuba), Evo Morales (Bolivia) y Daniel Ortega (Nicaragua).

Concluyó su discurso con lemas ya de todos conocidos y haciendo referencias a su padre político, Hugo Chavez; a pesar de que en el afán de dar legitimidad a su experimento electoral, terminó quitándole méritos al comandante eterno.