Mapa político y económico actual impone un liderazgo opositor que rescate la esperanza, dicen analistas

POLÍTICA · 20 DICIEMBRE, 2021 10:26

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Del nuevo mapa político que arrojó el proceso electoral del 21 de noviembre, emergen nombres y fuerzas partidistas que rompen con la polarización entre el chavismo y el liderazgo de la oposición agrupada en el llamado G4 (Acción Democrática, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular).

El mensaje del elector opositor parece ser el de la ampliación del espectro opositor más allá de la opción de Juan Guaidó, con signos evidentes de desgaste por objetivos incumplidos. ¿Pero quiénes son esos nuevos referentes? ¿La oposición será capaz de reunificarse alrededor de un nuevo liderazgo de cara a las próximas elecciones presidenciales?.

Analistas políticos consultados por Efecto Cocuyo coinciden en afirmar que en el escenario post electoral se evidencia aún más la crisis de liderazgo en el seno de la oposición y que en lo adelante, se les plantea retos como el de la recomposición de los partidos, la reunificación del antichavismo, solo a partir de lo cual podrá surgir un liderazgo sólido.

Retos por delante

«Es evidente que en Venezuela hay una inmensa crisis de liderazgo y como marchan las cosas es inevitable que la gente se pregunte quién será el líder que salvará al país», indica el presidente de la firma encuestadora DatinCorp, Jesús Seguías.

Para el analista político, antes de definir entre aspiraciones individuales válidas por parte de nuevos y viejos dirigentes políticos, los partidos deben pensar primero en salir a flote, con el objetivo de construir el músculo político que acompañará a un nuevo candidato presidencial.

El exsecretario de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Chúo Torrealba, señala que a la nueva realidad política salida de las megaelecciones regionales se le suma el escenario de un repunte económico en Venezuela, vaticinado por expertos para 2022.

Sostiene que ante dicha recuperación económica que no será total pero sí significativa, el antichavismo debe recomponerse para evitar que la administración de Nicolás Maduro capitalice el repunte – traducido en elementos como el fin de la hiperinflación, aunque el índice seguirá alto y la reactivación de sectores económicos – y se apropie del «discurso de la esperanza».

El nuevo mapa político tras las megaelecciones del 21Nov, según analistas

Nuevos actores «en pañales»

Fuerza Vecinal (FV), el partido que agrupa a los alcaldes del área metropolitana de Caracas de oposición, junto a factores de la Alianza Democrática captaron aproximadamente la mitad del voto no chavista en todo el país en los comicios de noviembre.

Además de lograr la reelección de los mandatarios locales en Chacao, Baruta, El Hatillo y Los Salias, FV conquistó importantes plazas en la región como la alcaldía de Zamora, mientras que en Nueva Esparta postuló al hoy nuevo gobernador Morel Rodríguez.

Entre tanto, la Alianza Democrática logró alcaldías como la de San Juan de los Morros y en regiones como Lara no alcanzó el triunfo pero llegó de segunda con Henri Falcón, quien superó por mucho al abanderado de la MUD, Luis Florido (229.828 votos frente a 41.898).

«La aparición de nuevos actores a partir del 21 de noviembre, como FV, aún está en fase primaria, está por verse si pasan de la reacción a la incapacidad y la exclusión de los actores tradicionales a la construcción de un discurso propositivo al país, si son capaces de transformarse en los nuevos actores políticos alternativos al chavismo», señala Torrealba.

Apropiarse del discurso

El nuevo gobernador del Zulia, gracias a los votos en la tarjeta de la MUD, Manuel Rosales, comienza a retomar un liderazgo al igual que Falcón, quizás con miras a las próximas presidenciales.

Otros opositores que destacan en el espectro son José Manuel Olivares de la MUD, a quien no le fue tan mal en los comicios de La Guaira, tampoco a Luis Lippa quien hoy impugna las elecciones de gobernador en Apure, mientras que Alberto Galíndez de la MUD es el nuevo gobernador de Cojedes, un estado tradicionalmente chavista.

El dos veces candidato presidencial y exgobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski también intenta resurgir, como uno de los portavoces de la recuperación de la vía electoral para propiciar los cambios.

Para Torrealba, un nuevo líder opositor, en el caso de que sea distinto a Juan Guaidó, puede ser un conocido dirigente o outsider, de cualquier edad y provenir de cualquier partido político, nuevo o tradicional.

Benigno Alarcón: Hay condiciones para que surja un outsider en la oposición

«Todos los economistas de distintas tendencias hablan de un ciclo expansivo de la economía para el año que viene, saldremos de la hiperinflación, precios del petróleo en 100 $ y se reactivarán sectores de la economía como el comercio. Frente a este nuevo cuadro, ¿qué hará la oposición? ¿Seguirá anclada en el discurso catastrófico que pide sanciones que afectan la economía del país?», dice.

Asegura que de ser así, al chavismo no le resultará difícil apropiarse de la nueva realidad. Señala que la oposición debe ser capaz de, aun en medio de la recuperación, hacerle ver a la gente que Venezuela pudiera estar mucho mejor sin el modelo que se impone desde Miraflores.

 «Al que se queda en el país ya no le importan las promesas de (Nicolás) Maduro porque no le cree, tampoco las de Guaidó sobre cambios cosméticos porque tampoco le cree, el nuevo liderazgo lo tendrá quien sea capaz de apropiarse del discurso de la esperanza», reitera.

 Alerta

Torrealba alerta que ha visto más cambios en el discurso de chavistas como los gobernadores de Miranda, Héctor Rodríguez, Rafael Lacava en Carabobo y José Terán en La Guaira, apuntando a esa nueva realidad que en la oposición, cuya dirigencia permanece enfocada en el ataque mutuo.

«Se siguen concentrados en la vendetta (Henry) Ramos Allup – Bernabé Gutiérrez, Guaidó contra (Julio) Borges y Capriles contra Leopoldo López, el país generará otra propuesta más realista. Lo esperado es que el nuevo líder sea un vocero alternativo al chavismo, eso debemos señalarlo y exigirlo», subraya.

Seguias añade que más que apostar solo a un líder mesiánico o liderazgos individuales, corresponde al colectivo, a todos los sectores de la sociedad organizados, dentro y fuera de los partidos, con la recomposición de estos incluida, trabajar por ofrecer una alternativa a los venezolanos y superar la crisis.