TSJ debe quitar mordaza al Parlamento, advierte Raffalli - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 8 OCTUBRE, 2019 13:47

TSJ debe quitar mordaza al Parlamento, advierte Raffalli

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Para el abogado constitucionalista Juan Manuel Raffalli, el regreso de los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y el resto de los aliados de Nicolás Maduro a la Asamblea Nacional (AN) es un paso “positivo” desde el punto de vista político, pero no suficiente desde el jurídico.

En entrevista con Efecto Cocuyo, el jurista dijo que al chavismo no le basta con volver a la AN, porque aún el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) debe resolver “la mordaza judicial” que le impuso al Parlamento venezolano desde el año 2016 con su sentencia sobre el supuesto desacato de los legisladores que adversan al régimen gobernante.

“No basta con ir, el TSJ tiene que responder por esto. Ya vamos a entrar en el cuarto año de la AN y no es posible que el TSJ no haya resuelto la supuesta impugnación de unos diputados, la idea era quitarse los resultados electorales del año 2015 y la mayoría calificada que obtuvo la oposición”, resaltó Raffalli.

Para el constitucionalista, al chavismo le conviene asistir para hacer ver ante la comunidad internacional que respetan la institucionalidad, pero en la práctica se mantiene la figura del desacato. Pero añadió que al hacerlo, cumplen el protocolo, aceptan la agenda y el orden del día que establece la junta directiva y participan en los derechos de palabra, eso también es reconocer la potestad que tiene el Poder Legislativo.

“Cabello dice que ‘nosotros seguimos siendo diputados’, ellos ganaron y es verdad. Lo que pasa es que por una sentencia absurda se le impuso una mordaza a las funciones legislativas y contraloras de la AN”, insistió.

Raffalli cuestionó además el irrespeto a las formas jurídicas que se siguen en un proceso contencioso electoral, porque cuando se acusa a alguien en un cargo de elección popular, hasta que no se demuestra la culpabilidad y haya un nuevo proceso, el que es señalado debe mantenerse en el puesto, lo cual no ocurrió con los diputados de Amazonas.

Al ser consultado sobre si el chavismo quiere ganar tiempo con miras a las elecciones legislativas de 2020 y de allí su decisión de regresar a la AN, desechó que sea una forma para oxigenarse.

“Lo que subyace en el fondo es hacer crónica la crisis. Eso al final no es positivo para nadie, no estás ganando tiempo, lo estás perdiendo porque cada día el país está peor y peor, dudo que a ellos no les importe nada. Un país depauperado no le sirve a Nicolás Maduro ni a sus aliados internacionales”, añadió.

Escenario para la negociación

Pero a su vez manifestó que al retornar al Parlamento, las fuerzas aliadas de Maduro están volviendo al escenario perfecto para el debate político. “Es un sitio de encuentro y deliberación que puede ayudar a ir tumbando barreras y percepciones con miras a buscar una salida conjunta a la crisis”, sugirió.

Opinó que la crisis actual llega a límites en los que hay “un Estado diminuto“, que lo representa Caracas porque en las regiones cada vez se vive peor, de allí la necesidad de que tanto el chavismo como sus adversarios deban destrabar la situación actual.

Sugirió, como lo propone Juan Guaidó, que se instale un consejo de Gobierno para una transición, donde estén representados todos los sectores y a partir de allí se construya una agenda electoral, se convoquen comicios libres y democráticos, que renueven no solo el Poder Ejecutivo sino también la AN.

Dijo que una solución podría darse entre el Parlamento y la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que aunque no reconoce, pudiera ser “la excusa” del oficialismo para darle un piso jurídico a convocar comicios generales y promover una transición que permita salir de la actual realidad.

Pero volvió a cuestionar que aunque el chavismo tiene una solución a la mano “Nicolás Maduro no es solo el problema sino el que impide la solución”.

Raffalli cuestionó la mesa de diálogo nacional entre el chavismo y un sector de la oposición, que dijo no tiene la legitimidad para hacerlo.

“El problema es que los acuerdos deben pasar por la AN, las grandes fracciones políticas de oposición en Venezuela tienen que ser parte de cualquier acuerdo porque sino no tendría legitimidad”, puntualizó.