Prevén ajustes de sanciones contra Venezuela en administración Biden

POLÍTICA · 11 DICIEMBRE, 2020 10:24

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Un ajuste de sanciones más no el levantamiento de las medidas prevén internacionalistas para Venezuela. La profesora Elsa Cardozo argumenta que lo más probable es que la administración de Joe Biden haga una revisión de aquellas sanciones que tienen “efectos sociopolíticos indeseados” para hacerlas más eficientes. “Es altamente probable que las sanciones ajustadas sean las generales (las dirigidas al sector energético) más no las focalizadas ni las personales”, afirma.

Sostiene que si el propósito de las sanciones es lograr un cambio de régimen “esa meta está muy lejos” y la oposición debe definirse objetivos modestos en los que pueda ir avanzando. “Deben definir si de lo que se trata es de una liberalización para tener ciertas condiciones que permitan elecciones manejables”, señala.

“No se esperan cambios radicales con respecto a las sanciones, lo ha dicho el candidato a secretario de Estado (de Biden) que llegó a decir que (Donald) Trump había tomado las medidas necesarias. Claro que sí se perfila un ajuste en la estrategia hacia una mayor coordinación con el resto de los actores internacionales (Unión Europea, América Latina, Canadá) lo que es positivo”, señala el profesor Félix Arellano.

Legitimidad

El fin del periodo legislativo para la Asamblea Nacional que encabeza el opositor Juan Guaidó supone un gran reto para la comunidad internacional, coinciden ambos analistas.

“El tema de la legitimidad visto desde lo internacional se refiere a la construcción de una interlocución representativa que hasta ahora había tenido un piso firme en la Asamblea Nacional, pero que a partir del 5 de enero (de 2021) sabemos que no es tan firme por mucha disposición que haya de los países en reconocer (al gobierno interino)”, argumenta Cardozo.

“La oposición está debilitada. A partir del 5 de enero tienen el reto de coordinarse para asumir el liderazgo. Las agendas personales y las divisiones consolidan más al régimen en el poder y debilitan el papel de la oposición frente a la comunidad internacional”, expone Arellano.

El internacionalista opina que el gobierno de Nicolás Maduro se mueve para tratar de dar señales de normalidad y de disposición a negociar para luego desmontar estos intentos por llegar a acuerdos. “Ninguna negociación va a significar un cambio por sí sola, el incentivo del gobierno es mantenerse en el poder. Estarían dispuestos a movimientos pequeños, aunque importantes, como negociar los presos políticos o dar un mínimo de incentivos económicos, pero nada que implique un cambio de gobierno”, sentencia.

Por lo que considera que las sanciones “manejadas estratégicamente son una presión si se trabajan de forma coordinada con distintos actores”.

Reiteró que el Tiar (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) no tiene previsto el uso de la fuerza inmediata pues esto debe aprobarse en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Y destacó los efectos que puede tener para lo política venezolana un cambio en las relaciones entre Estados Unidos y los aliados de Nicolás Maduro como Cuba y China. “Los principales aliados de Maduro pueden moverse, pero no en el corto plazo”, apunta.

Los análisis fueron compartidos en el foro Prospectiva Venezuela 2021 que organizó el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).