Presidencia de Venezuela en la Unasur “no es la mejor representación para la región”, dicen expertos

POLÍTICA · 23 ABRIL, 2016 16:56

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Venezuela se estrenó este sábado como nuevo presidente pro témpore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). El sucesor de Uruguay en el cargo se enfrenta a un nuevo reto, con una inestable situación política y económica, tanto internamente como en el resto de Latinoamérica. A los ojos de los especialistas, el país que recibe el cargo “no es la mejor representación para la región“, especialmente en medio de los cambios geopolíticos que atraviesa el continente.

“Hoy que empezamos este ejercicio. Venimos cargados de la conciencia de nuestros padres independentistas, de la mano de nuestro pueblo para enfrentar las amenazas que se ciernan por circunstancias adversas”, expresó Delcy Rodríguez este sábado 23 de abril desde Quito, Ecuador, donde se celebró la ceremonia de inauguración.

Aunque en la reunión de Cancilleres pautada para este sábado se debatieron las propuestas para ayudar a Ecuador tras el reciente terremoto, a Venezuela le depara el panorama de una región complicada. Entre lo más relevante está el proceso judicial que se inició en contra de la presidenta brasileña Dilma Roussef por acusaciones de corrupción.

“La presidencia de Venezuela en la Unasur no es la mejor representación en la región, sobre todo en un escenario tan convulsionado como es el caso de Brasil“, aseguró el internacionalista Daniel Merchán. “Se necesita un garante de la región que esté mucho más estable”.

El especialista precisó que en más de una ocasión, Venezuela ha sido señalada como un Estado que vulnera los derechos humanos. Agregó que el país también es conocido por la acentuada polarización sociopolítica que atraviesa y por su inestable situación económica.

A estos aspectos, se suma el de carácter político; en donde la oposición venezolana está tras la búsqueda de una vía constitucional para producir un cambio en el Ejecutivo y la lucha de poderes entre la Asamblea Nacional y el Tribunal Supremo de Justicia.

Aunque para Merchán es probable que Venezuela busque legitimarse en la región tras asumir la presidencia en el organismo, para el presidente del Colegio de Internacionalistas de Venezuela (CIV), Juan Francisco Contreras, el nuevo cargo no representa nada más allá de una mera cuestión administrativa.

“Esa presidencia de Unasur es rotativa y va correspondiendo a cada país, dependiendo del tiempo. Es una cosa rutinaria. Nicolás Maduro no debe verlo como un triunfo político“, precisó Contreras.

635970486739323363

Asumir la presidencia pro témpore de la Unasur coloca a Venezuela como representante del organismo internacionalmente por un período de un año. Esto le daría al país el poder de encabezar, convocar y preparar las reuniones, así como también la facultad de firmar declaraciones, previo consentimiento de otros órganos. Una vez finalizado el período, le correspondería a Argentina asumir el cargo.

Según el presidente del CIV, organismos como la Unasur están en vías de extinción. A este también agrega la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). “(La Unasur) fue creada sin ningún tipo de objetivos. Se planteó como una especie de respuesta para países afines ideológicamente“, señaló.

Los cambios en la geopolítica de la región podrían poner a tambalear estas instituciones, precisamente por su agrupación en función de sus afinidades ideológicas y la falta de precisión en sus objetivos. “Los países están cambiando. Cuando Argentina deje de apoyar la institucionalización de la Unasur, cuando haya un cambio en Brasil y se sigan produciendo otros cambios en Latinoamérica, este organismo no va a tener mayor significación política”, dijo.

Otro aspecto que señaló Merchán fue la reciente incorporación de Ernesto Samper, secretario general del organismo, en procesos internos del país, como lo fue la reciente creación de la Comisión de la Verdad, instalada el pasado 12 de abril. La Unasur también participó con observadores en las elecciones parlamentarias celebradas el 6 de diciembre del año pasado. “Es una manera de buscar un paraguas en la comunidad internacional”, apuntó Merchán.

Por su parte, Contreras afirmó que Samper se ha convertido en una figura muy desprestigiada en la región, lo que le resta legitimidad a su acompañamiento.

Aún así, al especialista también le preocupa la pérdida de prestigio que ha tenido Venezuela en aspectos como los procesos de paz y de negociación, así como de derechos humanos. “Con el peor desastre económico de su historia, la polarización y las vulneraciones a los DDHH, podría no representar un garante serio. Y esto también podría traer serias diferencias entre los países“, expresó Merchán.