El Gobierno convocó una marcha para repudiar las sanciones que Estados Unidos decretó contra Petróleos de Venezuela S.A (Pdvsa). Este 31 de enero, la marcha empezó en las afueras de la sede de la petrolera en Caracas, ubicada en La Campiña, y continuó hasta Miraflores.

No apareció el gobernante Nicolás Maduro. Sí lo hicieron Delcy Rodríguez, Manuel Quevedo, presidente de Pdvsa, y Wills Rangel, presidente de la Federación Unitaria de Trabajadores y Trabajadoras del Petróleo.

Tampoco hubo anuncios, solo declaraciones y acusaciones contra Juan Guaidó y el Gobierno de Donald Trump.

Quevedo, también ministro de Petróleo, dijo que EE.UU. “anda detrás de la conspiración“. En su alocución tildó a Juan Guaidó de “idiota” y “estúpido”, y aseveró que es un “títere” de Washington.

“Tienen una fijación con la gasolina. Primero se acaba la oposición completa antes de que Pdvsa deje de funcionar”, señaló y llamó a todos los trabajadores de la empresa a una vigilia permanente en la calle.

“No vamos a traicionar, porque no podemos traicionar al pueblo. No podemos traicionar al comandante Chávez. Tenemos que estar activos y con mucha consciencia. La recuperación (económica) la haremos nosotros produciendo”, manifestó el ministro.

Delcy Rodríguez dijo que “EE.UU. se inventó la patraña, una autoproclamación para entregar nuestro petróleo”. El camino, considera Rodríguez, no es la violencia, no son los golpes de Estado. Es el “diálogo“. También dijo que Guaidó “no tiene pantalones”.

El petróleo de Venezuela es para el desarrollo y la inversión social, precisó. “No volveremos al terreno capitalista”.

Foto: Psuv

Lea también:

EE.UU. limita operaciones de Pdvsa para presionar a Gobierno de Maduro