Miguel Mónaco: Estamos en un escenario propicio para activar el 333 y no el 350 - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 21 JUNIO, 2017 23:12

Miguel Mónaco: Estamos en un escenario propicio para activar el 333 y no el 350

Texto por Erick González

Ver más de

Erick González

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Estamos en un ámbito de rescate de la Constitución, del restablecimiento de la vigencia efectiva de la Carta Magna. En este ámbito aplica la activación del artículo 333, pero faltan pasos para llegar a la activación del 350, el cual aplicaría en un escenario en el que ya no se respete la autoridad y en el que no quede nada de la estructura del Estado”.

La explicación la dio este miércoles, 21 de junio, a Efecto Cocuyo el profesor Miguel Mónaco, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), horas después de que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) llamara a la activación de los artículos 333 y 350 de la Constitución.

“El escenario para la activación del 350, que plantea una situación mucho más extrema, no es el que tenemos ahora. Sé que esta postura puede ser cuestionada, y considero que, al ver las decisiones que viene tomando el Ejecutivo, ciertamente estamos caminando hacia ese escenario extremo, pero no es el escenario en este momento”, explica.

Constitución derogada inconstitucionalmente

Para el investigador es el momento de que cada ciudadano exija el restablecimiento de la vigencia de la Constitución de 1999, la cual está siendo derogada de manera inconstitucional.

“Con la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) por el presidente Nicolás Maduro, lo que ha hecho el Ejecutivo es comenzar un proceso de derogatoria de la Carta Magna por un medio distinto al previsto en ella”, dijo.

El experto, haciendo referencia al artículo 347 de la Constitución, recuerda que esta solo puede ser derogada por el depositario del poder constituyente originario, que es el pueblo de Venezuela.

A su juicio, con las elecciones del 30 de julio para escoger a los constituyentes se avanzaría en el proceso de instalación de una ANC sin que el pueblo haya sido consultado. “De este modo, el Gobierno estaría dictando actos fuera del marco constitucional que derogan la Constitución, lo que justifica la activación del artículo 333 de la Carta Magna por parte de los ciudadanos”.

La convocatoria en sí misma, explica Mónaco, es ya una decisión de derogar la Constitución. “Esto nos coloca en una situación muy delicada que el estado de derecho no ha sido capaz de resolver. El país cae así en un estado de necesidad, en el que cualquier ciudadano tiene el deber de colaborar en el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución del 99. No es un derecho, es un deber establecido constitucionalmente”.

Activar el 333 requiere de la participación activa de cada ciudadano

También explica el profesor Mónaco que, según lo establecido en el 333, cada ciudadano y cada funcionario público (en su doble rol, el de ciudadano y el de funcionario público) debe actuar.

“Cada ciudadano, en el marco democrático, pacífico y constitucional, tiene el deber de exigir el restablecimiento de la Constitución de 1999, y cada poder público debe actuar del mismo modo y en la misma dirección”.

Mónaco pone énfasis en la acción individual. “Estamos hablando de una responsabilidad individual, pues cada uno tiene que darse su propia respuesta de lo que debe hacer”, pero al tener esa respuesta individual, el investigador considera que “como ciudadanos, nos tenemos que organizar sin distingo político alguno con el único propósito de conseguir restablecer la vigencia de la Constitución. Cada uno debe desarrollar al máximo la capacidad para recibir al otro”.

“Los ciudadanos pueden desconocer los actos dictados fuera del marco de la Constitución porque no existen jurídicamente tales actos”. Además, considera Mónaco que “la Asamblea Nacional debe pronunciarse a través de un acto parlamentario sin forma de ley o a través de una ley, pero dicho pronunciamiento debe ser vinculante”, así existiría una  garantía para quien se abstenga de ejecutar cualquier tarea en favor de la Constituyente.

A juicio del investigador, estamos pasando por una situación inédita en el país, sin embargo, “los funcionarios públicos no deben ejecutar aquellos actos que tiendan a la derogatoria de la Constitución. Esta abstención es un mecanismo pacífico y democrático que pueden y deben implementar los ciudadanos en este momento”.