Mejoras al software de votación y auditorías solapadas, reportan técnicos de partidos

POLÍTICA · 11 NOVIEMBRE, 2021 14:24

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El primer día de auditoría del software de la máquina de votación, técnicos que representan a diferentes partidos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) y miembros de organizaciones nacionales de observación electoral, detectaron cambios hechos al programa, entre los que destacan mejoras al software de votación.

El código de autenticación, conocido como hash, arrojó las modificaciones que los técnicos del CNE atribuyeron a mejoras propuestas por el equipo de académicos que hizo la auditoría integral al sistema automatizado.

Expertos proponen cuatro mejoras al CNE para el sistema automatizado de votación

Los expertos de las principales casas de estudio del país luego confirmaron estas mejoras, señala a Efecto Cocuyo la representante de Un Nuevo Tiempo ante el CNE, Delisa De Guglielmo.

“Dos académicos estuvieron en los tres primeros días de auditoria, vieron los cambios que surgieron de sus recomendaciones y los avalaron”, afirma.

Después de ocho auditorias hechas, de las 15 previstas en el cronograma electoral, De Guglielmo opina que el sistema “es robusto” y “seguro”. “Podemos tener la seguridad de que no se van a alterar los datos de los electores o las aplicaciones del software durante el proceso electoral”, comenta.

La abogada Aime Nogal, quien también representa al partido ante el CNE, sostiene que las observaciones que han hecho son de carácter técnico y no comprometen el sistema.

En su opinión, las auditorías han cumplido con los lapsos previstos y los retrasos registrados ocurrieron por causas asociadas a la pandemia de COVID-19. “Una de las auditorías estaba planteada para hacerla en una semana y un día no se pudo llevar a cabo porque dos de los técnicos del CNE tenían COVID-19. Han sido extremadamente cuidadosos con el tema de las pruebas y las condiciones de bioseguridad”, expresa.

“El reto es reconstruir la confianza y trabajar en las relaciones normales que deben haber entre las organizaciones políticas y el árbitro electoral”, apunta Nogal.

Auditorías solapadas

El representante del Movimiento al Socialismo (MAS), Homero Rodríguez, señaló que algunas auditorías se han solapado por el corto tiempo que, a su juicio, se destinó para cada actividad.

Mencionó concretamente las auditorías de infraestructura y de producción de las máquinas, las cuales se hicieron simultáneamente.

“Las auditorías se han realizado según el cronograma, pero no han sido tan amplias porque es muy angosto el tiempo que se dictaminó. Se tuvieron que superponer algunas auditorías”, manifestó.

Este domingo 14 de noviembre, los testigos de las organizaciones políticas revisarán una muestra de las máquinas de votación por cada estado para asegurarse de que el software instalado en los equipos corresponde con el que fue auditado en lo que se denomina “predespacho”.

El MAS ha propuesto que las sustituciones y modificaciones de las postulaciones que se hicieron entre el 27 de septiembre y el 11 de noviembre se reflejen en la boleta electoral.

Otra petición es que se haga una auditoría exhaustiva a los cuadernos de votación después de las elecciones.

Rodríguez coincide en que los expertos académicos verificaron los cambios hechos al software de la máquina de votación.

“Lo que veo es que están corriendo, han hecho cambios al software, han hecho actualizaciones, pero no tienen mucho tiempo, están apurados”, manifiesta el técnico de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Javier Pose.

No obstante, el especialista subraya que el sistema automatizado es confiable. “El problema está en las partes del sistema electoral que no son automatizadas y dependen de la discreción de las personas”, dice.

Una incidencia que ameritó el reclamo de organizaciones nacionales de observación electoral fue el acceso limitado que se les dio en las primeras semanas en las que se hizo la auditoría de producción de las máquinas en los galpones del CNE, ubicados en Filas de Mariche.

Luego de la solicitud de acreditación presencial se permitió el acceso de los observadores a esta actividad que es clave pues confirma que el software instalado en las máquinas no presenta ninguna irregularidad.