Dirigentes en campaña mientras Guaidó dice no a las elecciones regionales

POLÍTICA · 20 FEBRERO, 2021 07:22

Ver más de

Efecto Cocuyo @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

14
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

El líder opositor Juan Guaidó ha descartado, por un lado, la negociación con el chavismo porque a su juicio Nicolás Maduro solo la usa para ganar tiempo en el poder. Por otro, también rechaza la participación del sector que encabeza en las elecciones regionales de este año.

El presidente de la Comisión Delegada Legislativa se mantiene invariable en la exigencia de comicios parlamentarios y presidenciales libres, a partir de la escogencia de un Consejo Nacional Electoral (CNE) imparcial y la garantía, entre otras, de la observación internacional.

Pero mientras Guaidó dice no a nuevos comicios sin garantías democráticas, dirigentes y partidos regionales recorren comunidades, en un adelanto de la campaña electoral para los comicios de gobernadores que deben hacerse este año.

Falta por definirse si habrá solo regionales o se unirán con las de alcaldes, tal como lo propone Timoteo Zambrano de Cambiemos desde el Parlamento elegido el 6 de diciembre, pese a que la ley prohíbe unir ambos procesos.

Nombres y regiones

Quien arrancó el año con numerosos recorridos de calle por comunidades del estado Miranda, en los que no disimula sus aspiraciones, es el exalcalde del municipio Sucre Carlos Ocariz.

Al igual que el exgobernador de la entidad Henrique Capriles, es partidario de negociar para lograr condiciones democráticas que permita a la oposición mayoritaria participar. En su caso, para enfrentar una candidatura a la reelección de Héctor Rodríguez.

 “Esta lucha que estamos dando en la calle es también para exigir condiciones electorales justas. Para que los venezolanos puedan votar y elegir en elecciones libres”, expresó durante un reciente recorrido por Guarenas.

 Las actividades políticas de calle realizadas por el dirigente de Primero Justicia (PJ) no han pasado desapercibidas por los ojos de Nicolás Maduro, quien el domingo 7 de febrero lo nombró durante una alocución oficial desde La Guaira.

 “¡Lánzate Capriles! Capriles le come el maíz por la orillita a Carlos Ocariz, que anda en campaña. Después que llamó a no votar ahora hace campaña, eso se llama oportunismo político, si es demócrata de verdad participa siempre”, cuestionó tras instar a Henrique Capriles a optar por la jefatura regional.

Pero, las aspiraciones del dos veces candidato a Miraflores continúan siendo presidenciales.

Otro que suena para la jefatura regional mirandina es el exconcejal de Baruta David Uzcátegui, quien estaría siendo respaldado por los alcaldes de Chacao, Gustavo Duque; de Baruta, Darwin González; Los Salias, Josy Fernández y El Hatillo, Elías Sayegh.

De acuerdo con la firma encuestadora More Consulting, citada por el portal La Gran Aldea, según sondeo realizado en diciembre de 2020, Ocariz es preferido por los mirandinos (19,5 %) para competir con una candidatura unitaria de la oposición, por encima de Capriles (7,8 %) y el también exgobernador Enrique Mendoza (5,5 %).

Los números de la encuesta también favorecen al exalcalde (61,9 %), cuando se le compara con el actual mandatario, Héctor Rodríguez (38,1 %), en las preferencias de los electores.

La campaña de Ocariz no ha pasado desapercibida en Miraflores

Gobernadores quieren repetir

El partido Acción Democrática (AD) también anda en gira por los estados. “El derecho a aspirar no se le puede discutir a nadie”, advirtió el secretario general de AD, Henry Ramos Allup, durante un acto político en el estado Carabobo. Con la frase parece dar luz verde a quienes por la tolda deseen optar por preservar espacios, es el caso del actual gobernador de Anzoátegui, Antonio Barreto Sira, o conquistar nuevos.

 Al igual que Capriles, Ramos Allup también se inclina por negociar condiciones, entre ellas la devolución de la tarjeta electoral y la habilitación de dirigentes para que se puedan postular como candidatos.

“Si nos conviene participar, participaremos y si no nos conviene, no participaremos”, aclaró.

Los actuales gobernadores de Nueva Esparta y Táchira, Alfredo Díaz y Laidy Gómez, respectivamente, también lucen firmes candidatos a la reelección, con o sin el apoyo de la dirigencia nacional de AD, pues el respaldo de los factores políticos y del electorado no les falta en sus regiones.

Las relaciones de ambos mandatarios con la tolda no son claras desde que en 2017 se juramentaran ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), como condición para no ser destituidos, en contra de la línea del partido.

El secretario seccional en la isla de Margarita del ala de AD que controla Bernabé Gutiérre, Oscar Hernández, propone elecciones primarias para definir la candidatura a la Gobernación.

Hace un llamado a los opositores a sumarse para enfrentar al chavismo en la isla. Aseguran que respetarán los resultados, pero en primera instancia apoyan la reelección de Díaz.

Dirigentes nacionales de AD realizan gira por todo el país

 Otro aspirante a la jefatura regional en la isla es Morel David Rodríguez, actual alcalde del municipio Maneiro, quien no pierde oportunidad para promocionar su gestión. Tanto él como Díaz apoyan la propuesta de comicios internos en aras  “de la unidad superior”.

 El actual mandatario de Mérida, Ramón Guevara, igualmente se presentaría a la reelección pero también es partidario de elecciones primarias en la entidad andina para definir una candidatura unitaria de oposición.

En Vargas y Aragua

Otro adeco, Erick Peña, secretario general seccional en Vargas, del grupo de Bernabé Gutiérrez,  aspira a la gobernación de esa entidad. Peña se presentó como candidato en las parlamentarias del 6 de diciembre.

Pero no es el único que quiere competir con el actual gobernador Jorge García Carneiro, quien desde hace rato también hace campaña para repetir por cuarta vez en el cargo, pues en las filas del chavismo ha surgido el nombre de Nicolás Maduro Guerra, hijo del gobernante  Maduro y también se menciona al aún alcalde de Vargas, José Alejandro Terán.

Hacia el centro del país, este 18 de febrero, 14 organizaciones políticas del estado Aragua anunciaron su apoyo a la eventual candidatura del diputado elegido el 6 de diciembre, Luis Eduardo Martínez, para sustituir al exministro de Alimentación Marco Torres en la gobernación. Martínez, quien ya ocupó la silla regional, respondió a la oferta que no tiene prevista su postulación y que se debe dar paso a nuevos actores. 

Los que suenan en occidente

 Para la gobernación del Zulia suenan los nombres del exmandatario regional Manuel Rosales; el primer vicepresidente de la Comisión Delegada Legislativa, Juan Pablo Guanipa; el exdiputado y preso político José Sánchez “Mazuco” y el también exparlamentario Enrique Márquez, de Un Nuevo Tiempo; aunque este este último niega la aspiración.

 De haber elecciones en condiciones normales una eventual candidatura unitaria opositora podría recaer fácilmente entre Rosales y Guanipa, quienes según la prensa regional son los líderes mejor posicionados entre los zulianos. Pero Guanipa, ganador de las elecciones regionales 2017 y destituido por no juramentarse ante la ANC, permanece en la misma línea de Guaidó: presidenciales y parlamentarias “justas y verificables”. 

 El líder de Avanzada Progresista, Henri Falcón, lideraba la lista la lista regional de su partido para las parlamentarias 2020, pero declinó para optar libremente por la gobernación de Lara, cargo que ya ha ocupado en dos oportunidades, además de la alcaldía de Iribarren (Barquisimeto).

Para el politólogo Oscar Vallés, es válido que ante el fracaso de la ruta trazada con Guaidó al frente hace dos años, que liderazgos regionales sientan que tienen oportunidad de derrotar al chavismo aun en condiciones adversas, bien sea para preservar espacios o conquistar nuevos.

El jefe del Departamento de Estudios Políticos de la Universidad Metropolitana advierte que el presidente de la Comisión Delegada Legislativa y las cabezas del G4 pueden quedarse solos, mientras en las regiones se va por otra dirección.

Alude a lo que denomina “descentralización unitaria” (pactos municipales y estadales de partidos y organizaciones civiles para ir a las elecciones fuera de la línea nacional) como una muestra de dicha tendencia.