Con la victoria de Lasso el correísmo “se va a ir desdibujando”, afirman internacionalistas

POLÍTICA · 13 ABRIL, 2021 17:52

Con la victoria de Lasso el correísmo “se va a ir desdibujando”, afirman internacionalistas

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa planteó las elecciones presidenciales en ese país como una suerte de plebiscito para medir respaldos a su favor y perdió. Sorpresivamente se impuso el banquero Guillermo Lasso, entre otras razones, porque logró explotar el rechazo contra el “socialismo del siglo XXI” que representa el correísmo, según analistas consultados.

Para el internacionalista Luis Daniel Álvarez, la victoria de Lasso se debe a que “logró venderse como el candidato de la democracia y como el hombre que tenía autonomía, mientras que (Andrés) Arauz representaba el continuismo de (Rafael) Correa”, algo similar a lo que ocurrió en Brasil cuando se enfrentaron Jair Bolsonaro y Fernando Haddad y éste último llegó a usar una máscara de Lula da Silva en la campaña, recuerda el profesor universitario.

“El elemento principal que hizo que Lasso lograra aglutinar a la mayoría fue el gran rechazo que tiene la figura de Correa, la gente decidió que no quería volver al socialismo del siglo XXI”, agrega el presidente del Colegio de Internacionalistas de Venezuela, Juan Francisco Contreras.

Contreras destaca otro elemento: la asesoría de un equipo de expertos con gran trayectoria y prestigio.

“Lasso pasó de ser un candidato casi derrotado a convertirse en presidente por profesionalizar al máximo su campaña con un equipo multidisciplinario. Incorporó a su equipo al exasesor de Mauricio Macri (expresidente de Argentina), Durán Barba, clave en la victoria electoral de Macri ante el kirchnerismo”, señala el periodista especializado en la fuente electoral Eugenio Martínez.

Martínez también destaca el uso de redes sociales populares como Tik Tok para sumar a los electores más jóvenes. “5 de cada 10 electores en Ecuador tienen entre 16 y 29 años. Los jóvenes apoyan más a las causas que a las ideologías”, destaca.

¿Se acaba el correísmo?

El internacionalista Luis Daniel Álvarez sostiene que el correísmo “se va a ir desdibujando” con el ascenso de Lasso al poder: “El correísmo puede empezar a desaparecer; Correa tiene verbo, tiene contactos, pero no vive en Ecuador y poco a poco eso le va a ir pasando factura”.

Sobre el expresidente ecuatoriano pesa una sentencia de ocho años de prisión por formar parte de una red de sobornos mediante la cual recibió “aportes indebidos” para el financiamiento de su movimiento político Alianza País a cambio de la adjudicación de millonarios contratos del Estado a empresas, entre ellas la constructora brasileña Odebrecht. Por esta razón no puede regresar a Ecuador.

“La victoria de Lasso también evidencia que el populismo autocrático pierde respaldo, este fue un fin de semana negro para el Foro de Sao Paulo, para el grupo de Puebla, para los radicales, porque perdieron a Ecuador; en Perú no ganaron en la primera vuelta y en Bolivia perdieron las cuatro gobernaciones”, afirma Álvarez.

En su opinión, el nuevo presidente de Ecuador “puede jugar un rol de líder en la región ante un Perú que vive una anarquía, una Colombia que se mueve entre los vaivenes de la inestabilidad, un Chile colapsado, una Argentina contradictoria. Podría tener los mecanismos para liderizar debates sobre el tema migratorio venezolano y los derechos humanos”.

Democracia vs. autoritarismo

El internacionalista Juan Francisco Contreras opina que el socialismo del siglo XXI “está perdiendo terreno” en la región por las experiencias “nefastas” ocurridas en Venezuela, en Brasil y en el propio Ecuador.

No obstante, subraya que la dicotomía entre izquierda y derecha ya no explica la complejidad de los procesos actuales. “Lo que está planteado es la lucha entre la democracia y el totalitarismo. El socialismo del siglo XXI ha significado la vuelta al siglo XIX, al caudillo, al autoritarismo, y esto es rechazado”, expone.

A su juicio, Lasso incrementará la presión internacional sobre el gobierno de Nicolás Maduro: “Representa la posibilidad de continuar en la búsqueda de una solución política para la crisis de Venezuela”.

Tanto Álvarez como Contreras coinciden en que el principal reto para Lasso será articular consensos y alianzas en la Asamblea Nacional donde no tiene un respaldo mayoritario.

Foto: ABC.es