Como «un grito de tortura» califican organizaciones civiles la declaración por coacción

ONG responsabilizan directamente a Nicolás Maduro «por la persecución penal» contra el diputado Juan Requesens