Claves del rol de la ONU en la emergencia humanitaria, según HRW

POLÍTICA · 27 MAYO, 2020 19:32

Claves del rol de la ONU en la emergencia humanitaria, según HRW

Texto por Efecto Cocuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Organización de Naciones Unidas (ONU) es el único órgano calificado para atender la emergencia humanitaria en Venezuela a la escala que se requiere. La afirmación corresponde al director de la División de las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco.

En entrevista con la directora general de Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes, para el programa #ConLaLuz, el también experto en América Latina, manifestó que junto a médicos de los Centros de Salud Pública y Derechos Humanos y de Salud Humanitaria de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, plantea que Naciones Unidas haga de Venezuela una de sus prioridades humanitarias.

A continuación presentamos las claves sobre dicha propuesta, que además incluyen datos del informe presentado por ambas organizaciones sobre la crisis de agua en el país y los riesgos que supone en tiempos de COVID-19:

Prioridad. José Manuel Vivanco destacó la aspiración de que a partir de los datos y cifras que el informe sobre la crisis del agua contiene, la ONU haga de Venezuela una de sus tres o cuatro prioridades globales desde el punto de vista humanitario. “Si eso no ocurre estaremos ante una hecatombe con un mayor éxodo de venezolanos”, alertó.

Experticia. Vivanco insiste en que Naciones Unidas es el único organismo con la experticia y los recursos para enfrentar la emergencia humanitaria venezolana a la escala requerida. Destaca que hay 7 millones de venezolanos que requieren asistencia urgente, de los cuales 4,3 millones no tienen acceso al agua.

Se necesita presión. El experto en Latinoamérica acusa al régimen de Maduro de impedir a la misión de la ONU en el país operar libremente y desplazarse por el territorio nacional. Indica que solo ha podido apoyar en las condiciones de higiene, salud, y agua solo 300 mil personas.

Asegura que hace falta mayor presión internacional  para que el gobierno chavista dé una respuesta eficaz a la emergencia. Además, subrayó, que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres haga de Venezuela un tema prioritario y lidere un esfuerzo coordinado con las grandes potencias y el Grupo de Lima.

Temor. Entre las conclusiones del informe sobre la crisis de agua se asegura que en Venezuela no hay condiciones mínimas de acción por parte del sistema de salud frente al COVID-19. “Nos hace temer una catástrofe humanitaria en relación con la pandemia en Venezuela”, advirtió Vivanco.

Dudas. HRW y médicos de la Universidad Johns Hopkins se muestran escépticos con relación a las cifras oficiales de contagiados y muertos por el virus en Venezuela, hasta la fecha ubicados en 1.211 diagnósticos y 11 decesos.

Vivanco indicó que un “cálculo conservador” de los expertos señalan que si 1%  de 30 millones de venezolanos se enferma con el virus, serían 300 mil personas, de las cuales  20% (60 mil) serían pacientes de alto riesgo por complicaciones. De ese 20%, la mitad estaría en riesgo de muerte real, por lo que la cifra de muertos ascendería a seis mil.

Sistema de salud precario. Vivanco insistió en que las condiciones del sistema nacional de salud son precarias para atender a los pacientes con COVID-19. En el informe se refleja que 57% de hospitales escasean los guantes,  en 62% mascarillas, 76% el jabón, en 90% alcohol de gel. Así mismo, 20% no tiene acceso al agua potable, 60% la recibe de forma intermitente y solo  10% tiene acceso, Esto se suma a las fallas de luz.

“Se les pide a los familiares que  lleven algodón, jeringas, también se encargan de  limpiar los baños, los médicos y enfermeras llevan el agua para consumir y lavarse las manos en cirugías. El panorama desde el punto de vista del sistema de salud y la emergencia humanitaria es catastrófico”, expresó.

Auditoría. Se critica la falta de transparencia del gobierno de Nicolás Maduro en la metodología de detección del COVID-19 y su control total sobre las incidencias del virus en el país. Esta actitud, afirma Vivanco, no es extraña porque es propia de regímenes dictatoriales.

En este punto se plantea la entrada de la ONU a Venezuela, como única opción viable para saber el alcance de la pandemia, a través de una auditoría rigurosa y con sus recursos.

Rechazo. El miembro de HRW rechaza que voceros oficiales, encabezados por el mismo Maduro, estigmaticen a los migrantes venezolanos retornados en medio de la pandemia. Condena que los llamen traidores por irse de su país o los consideren focos de contagio del COVID-19.

Alertó que estas personas están en condiciones vulnerables al quedarse sin trabajo y sin sustento en los países de acogida y ahora regresan para ser hostigados y tratados como ciudadanos de segunda.

Mal pronóstico. Recalca que Venezuela no está en condiciones de subsistir  en una pandemia en las condiciones tan precarias en las que se encuentra y que no hay forma de que pueda salir adelante sin ayuda internacional.

“Venezuela es una verdadera bomba, tendremos que lamentar un desastre humanitario como muy pocas veces se ha podido ver en la región, ojalá nos equivoquemos”, dijo.

Repercusiones.  Advierte que pese a que los países están concentrados en atender la pandemia y ver cómo recuperan su economía, no pueden olvidarse de la situación en Venezuela y su emergencia humanitaria.

“Si los países no toman estas medidas,  Venezuela se puede convertir en epicentro del COVID-19, con consecuencias para la región”, afirmó.