De la asistencia a los negocios opacos: los pasos de la enfermera de Chávez

POLÍTICA · 15 MAYO, 2022 08:00

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano


¿Cómo valoras esta información?

43
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
5
QUÉ CHIMBO

La historia que empezó en el patio interior del Palacio de Miraflores ahora continúa en Estados Unidos, lugar a donde fue extraditada la extesorera y enfermera del fallecido expresidente Hugo Chávez, Claudia Díaz Guillén, acusada de tres cargos penales.

Fue parte del círculo cercano del exmandatario, hasta el punto de formar parte de su comitiva. Luego esta confianza trascendió hasta nombrarla tesorera de la nación y secretaria de un fondo millonario.

Sin embargo, con la publicación de los Papeles de Panamá (una de las investigaciones transnacionales más importantes del mundo) y la intención del Gobierno venezolano de investigar, la enfermera y su pareja cayeron en manos de la justicia.

El pasado viernes, 13 de mayo, un tribunal federal de West Palm Beach le negó la libertad bajo fianza por “riesgo de fuga”, apenas 24 horas después de que las autoridades españolas la entregaran a Estados Unidos. Está detenida en una cárcel de Florida, Estados Unidos, recién extraditada desde España, acusada de recibir sobornos milmillonarios gracias a sus cargos.

Su ascenso y caída tardó varios años. A continuación, las claves del caso de la mano de Armando.info.

El comienzo

Luego de obtener su licenciatura en Enfermería y el grado de oficial de la Escuela Superior de Defensa Militar y Orden Interno de la Guardia Nacional, Guillén cultivó una carrera en varios centros de salud como el Hospital Militar y la clínica Leopoldo Aguerrevere.

En junio de 2022 trabajó en la oficina de atención al ciudadano del Palacio de Miraflores como asistente de la directora de la oficina de gestión interna, en ese entonces a cargo de la actual gobernadora de Caracas, Carmen Meléndez. En diciembre de ese año conoció a Hugo Chávez, en el patio interior del palacio.

En 2003, Meléndez pasó a la Oficina Nacional del Tesoro y Guillén continuó como su asistente. En eso entonces, Chávez se comunicó con Meléndez y le dijo que quería que la enfermera trabajara al mismo tiempo para ambos. Un día la citaron al Palacio de Miraflores y le dijeron que debía con unas guardias en condición de enfermera del Presidente.

Fue así como ingresó a la comitiva del entonces Presidente.

Nuevas funciones

Viajó por última vez con Chávez en abril de 2010. Entre 2011 y 2013 se desempeñó como directora de la Oficina Nacional del Tesoro y secretaria del Fondo de Desarrollo Nacional (Fondén).

En abril de 2016, el nombre de su esposo, el capitán Adrián José Velásquez Figueroa, apareció en los Papeles de Panamá, un conjunto de historias que parte de una filtración de correspondencia interna y correos electrónicos entre el escritorio de abogados Mossack Fonseca y sus clientes.

Guillén y su esposo abrieron una empresa en las islas Seychelles. En ese entonces, las autoridades sospechaban que sería para gestionar el dinero que acumularon mientras formaron parte de la administración pública.

El presidente Nicolás Maduro pidió a la entonces fiscal Luisa Ortega Díaz que investigara a todas las personas que mencionaban en la investigación. Sin embargo, al mes solo trascendió la averiguación contra la pareja.

Estatus actual

Se pudo conocer que la Fiscalía del Distrito Sur estadounidense la sigue por tres delitos: uno por “conspiración para competer blanqueo de capitales” y dos por “blanqueo de capitales” haciendo uso de la banca de Miami, Florida.

Guillén y Velásquez participaron en un método de corrupción a través del sistema cambiario de Venezuela por al menos 1.000 millones de dólares. Los esposos residían ya en Madrid, España, al momento de la acusación penal.

Según Estados Unidos, Díaz Guillén y Velásquez recibieron “millones de dólares en sobornos” para que la enfermera de Chávez asegurara los derechos sobre transacciones internacionales de cambio de divisas a “tasas favorables”.