AN denuncia violación de autonomía parlamentaria por la GNB

POLÍTICA · 27 JUNIO, 2017 18:23

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Cerca de las 5:20 pm se registraron hechos irregulares en los jardines del Palacio Federal Legislativo. Diputados de la bancada opositora denunciaron este martes, 27 de junio, que efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ingresaron material electoral a la sede del Poder Legislativo. Los parlamentarios indicaron que fueron agredidos por los uniformados y que el coronel Vladimir Lugo, a cargo de la seguridad en la Asamblea Nacional (AN), se niega a dar explicaciones.

«Hoy se está violando la autonomía parlamentaria y eso trae consigo responsabilidad penal», dijo el diputado de Voluntad Popular, Luis Florido, luego de que se produjera un forcejeo entre los legisladores y la GNB.

Henry Ramos Allup denunció que la diputada Delsa Solórzano fue agredida por los militares cuando utilizaron los escudos del equipo antimotón. Los periodistas ⁠⁠⁠⁠⁠Manuel Fajardo, Alexandra Castillo y Alejando Castillo también también recibieron agresiones.

«¿Acaso ya activaron el Plan República?», inquirió el parlamentario Rafael Guzmán. «La GNB estaba guardando material electoral en el Parlamento«. Los opositores rodearon la oficina del coronel Lugo, donde permanecen las cajas del CNE.

Los representantes de la bancada opositora exigieron a los uniformados que desalojaran la sede del Poder Judicial y advirtieron que el material electoral estaría relacionado con la Asamblea Nacional Constituyente propuesta por Nicolás Maduro.

Minutos después del forcejeo, simpatizantes del Gobierno protestaron en la entrada principal del Palacio Federal Legislativo. Los oficialistas intentaron abrir la reja, por lo que GNB reforzó la seguridad en el perímetro de la asamblea. También detonaron cohetones en los jardines de la AN.

A las 6.20 de la tarde volvieron a escucharse detonaciones que fueron lanzadas contra la Asamblea Nacional, mientras en Miraflores el sacerdote jesuita Numa Quevedo leía el discurso de orden del Premio Nacional de Periodismo.