Al “Golpe de Timón” se le fueron cuatro de sus tripulantes - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 1 NOVIEMBRE, 2015 12:22

Al “Golpe de Timón” se le fueron cuatro de sus tripulantes

Texto por Dayimar Ayala

Ver más de

Dayimar Ayala

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Durante todo el mes de octubre el chavismo recuerda el “Golpe de Timón”. Aquél famoso discurso del 20 de octubre de 2012 en el que, después de ganar las elecciones presidenciales, el fallecido mandatario Hugo Chávez llamó a cambiar el rumbo de la revolución para hacerla “más eficiente”.

Chávez ya había nombrado vicepresidente de la República a Nicolás Maduro y en esa oportunidad se rodeó de todo su gabinete para girar instrucciones específicas. “Con el nuevo ciclo que se abre debemos ser más eficientes en el modelo político-económico-social-cultural”, sentenció.

Durante esa alocución, de más de tres horas, Chávez tomó como referencia muchas de las sugerencias que le hiciera su entonces ministro de Planificación, Jorge Giordani.

Luego de la muerte de Hugo Chávez, el llamado “Monje”, Jorge Giordani fue sacado a cuentagotas de sus funciones. Primero fue destituido del Min-Planificación para darle paso a Ricardo Menéndez. Después fue sacado de la directiva del Banco Central de Venezuela y del directorio de Petróleos de Venezuela. Ya para junio de 2014 no estaba en funciones de gobierno.

GIORDANI MADURO

“El distanciamiento de las relaciones con el Presidente electo Nicolás Maduro comenzó en primer lugar con mi reclamo por la interferencia de unos asesores franceses en la operación del Ministerio de Planificación y Finanzas. En el documento denominado ‘Contraofensiva económica’ y en otros se documenta de manera detallada la crisis que produjo la subasta de divisas dentro del proceso de la creación del Órgano Superior de Administración de Divisas. La actitud por demás absurda por el candidato en ese momento a la Presidencia de la República marcó el sentido de una incomprensión del hecho económico, agobiado tal vez por el avance de la campaña electoral previa al 14 de abril y la grave decisión de desvincularse de la dirección de la economía nacional, la cual estaba atravesando momentos difíciles y de alta complejidad”, reza uno de los párrafos escritos por Giordani en la carta “Testimonio y responsabilidad ante la historia”.

Por su denuncia fue tildado de traidor, de tonto útil, de corresponsable de todo lo que señaló, entre otras cosas. Pero eso no lo detuvo y continuó las críticas hasta el punto de señalar, que a su juicio, no hay conducción económica.

Héctor Navarro había salido de la Asamblea Nacional al despacho de Energía Eléctrica. Chávez le encomendó la tarea de asumir las mejoras en el sistema eléctrico a principios de 2012 y estuvo en el tren ministerial hasta siete días después que el presidente Maduro asumió el poder. El 21 de abril fue sustituido por Jesse Chacón y se mantuvo bajo perfil hasta que se plegó a las denuncias hechas por Giordani.

El disentimiento le valió la suspensión como miembro de la Dirección Nacional del Psuv  a petición de Diosdado Cabello, según denunció él mismo. Actualmente encabeza la “plataforma de auditoría contra la corrupción” promovida por la corriente oficialista Marea Socialista.

“¿El traidor es Giordani porque, por ejemplo, denunció la asignación de dólares a empresas de maletín y propuso cursos de acción para impedir que eso siguiera ocurriendo? o ¿traidores son, aunque eso no se dice, los que asignaron los dólares que hoy requieren los Hospitales, o necesarios para la producción y para satisfacer las necesidades del pueblo?, sentenció Navarro en una misiva pública de apoyo a Jorge Giordani.

Eugenia Sader fue ministra de Salud durante tres años. Todos durante la gestión de Chávez. Estuvo en ese llamado “Golpe de Timón”. Una vez Nicolás Maduro tomó el poder la removió del cargo y colocó a Isabel Iturria. Nada se supo de ella hasta que en 2014 el Ministerio Público imputó a la exministra de Salud  los delitos de presunta comisión de peculado doloso propio, sobregiro presupuestario y asociación para delinquir, durante su gestión. El Tribunal Supremo de Justicia ordenó congelar sus bienes, pero posteriormente revocó la medida.

EUGENIA SADER

En el “Golpe de Timón”, Hugo Chávez bromeó con Farruco Sesto, entonces ministro de Estado para la transformación de Caracas. Le planteó con dibujitos la forma de hacer una mejor Caracas donde se mezclaran las industrias con las viviendas de la misión Vivienda Venezuela. Sesto duró un poco más en el gabinete de Nicolás Maduro, pero en diciembre de 2013 lo sustituyeron por Ernesto Villegas.

A diferencia de sus compañeros de mesa en el “Golpe de Timón” no se alejó del chavismo, simplemente se distanció de lo público. Lo último que se tiene registro de él fue un artículo escrito en Aporrea el 27 de junio de 2014. “Por mi parte, a nadie juzgo. A nadie condeno. No tengo el ánimo ni la autoridad para ello. El pueblo y la historia serán quienes lo hagan con cada uno de nosotros”, reza uno de los párrafos en el que además defiende la gestión de Maduro.

De los que estuvieron en el “Golpe de Timón” y que se quedaron, muchos figuran como candidatos para las parlamentarias del 6 de diciembre como: Héctor Rodríguez, Ernesto Villegas, Mary Pili Hernández, Nancy Pérez y Ricardo Molina. Los demás están todavía en el gabinete ministerial.