Advierten que el Gobierno enfila su ofensiva para “abortar” el revocatorio

POLÍTICA · 8 ABRIL, 2016 17:45

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La activación del revocatorio se ha retrasado más de tres semanas. La razón que alega el Consejo Nacional Electoral es que la oposición no ha cumplido con los requisitos exigidos en el reglamento.

Desde su terreno, el Gobierno ha hecho lo propio y ha incorporado un nuevo elemento: la iniciativa de una enmienda para acortar el período de la Asamblea con el propósito de “distraer” a la oposición en su intención de activar el revocatorio, en opinión de la psicóloga social y experta electoral Colette Capriles.

“La amenaza de enmienda no es viable en la práctica, porque debe pasar por una elección popular; pero sí tiene un efecto político que busca generar una reacción: que desde la oposición concentren su esfuerzo en activar también una enmienda, pero para recortar el periodo presidencial en respuesta y que el revocatorio pierda fuerza como alternativa”, explicó.

El pasado 6 de abril el Poder Electoral reclamó la exclusividad para legislar en su materia. Una reacción que generó controversia porque desde la AN se discute una Ley de Referendos que sustituiría la normativa que el CNE aplica actualmente.

La ley –que busca acortar los lapsos para ejecutar el referendo- también podría pasar por el filtro de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia como ocurrió con la Reforma de la Ley del BCV o la Ley de Amnistía.

La experta considera que estas acciones obedecen a una “ofensiva global” con la que el Gobierno busca frustrar el mecanismo constitucional. “Desde varios tableros el Gobierno está jugando su ofensiva. Están concentrando todas las baterías en un solo punto, todas las fuerzas en abortar el revocatorio”, manifestó.

A su juicio, el Gobierno se siente más amenazado por el referendo porque “es el único mecanismo que puede convocar a más chavistas descontentos, porque los demás (enmienda y constituyente) son percibidos en el chavismo como golpes de Estado; puede ser obstaculizado legal y procedimentalmente; y le da la oportunidad a la oposición de organizarse para arrancar inmediatamente con una campaña electoral lo que jugará en su contra en las elecciones de alcaldes y gobernadores”, enumeró Capriles.

El analista Nicmer Evans señaló que las cúpulas políticas están obsesionadas con preservar el poder y no por conectarse con las necesidades de la gente. “Estamos entrando en una fase de autoritarismo que atenta contra las mayorías. El Gobierno no está cercando a la oposición, sino a la opinión popular que se expresó contra el sistema con más de un millón de votos nulos y con voto castigo. Se trata de un autogolpe continuado que busca resistirse a una decisión mayoritaria del pueblo venezolano y que trata de prevenir que se exprese en otro tipo de cambio”, dijo.

El politólogo considera que del lado opositor tampoco se ha interpretado la victoria del 6D. “Las cúpulas de la oposición todavía no se conectan con la realidad, que haya ganado la oposición no quiere decir que tienen una carta blanca para promover una Ley de Amnistía como la que proponen poniéndose de espaldas a las necesidades de la gente y con la que le dan la excusa perfecta al Gobierno para que arremeta contra ellos”, concluyó.