A los diputados de la AN tampoco les alcanza el sueldo para vivir

ECONOMÍA · 4 ABRIL, 2016 17:58

Ver más de

Dayimar Ayala


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Hablar de las finanzas no es cosa fácil, mucho menos cuando se tiene una responsabilidad política y una imagen pública, pero hay unanimidad entre los diputados de la Asamblea Nacional: el sueldo no les alcanza.

El salario actual de los parlamentarios sigue siendo el mismo que en agosto de 2015, la última vez que se incrementó. Oscila entre Bs 30.000 y Bs 35.000 (dependiendo de la región) y perciben de Bs 13.000 a Bs 21.000 por concepto de viáticos (también de acuerdo con el estado de donde provengan). Con ese salario global que no supera los Bs 56.000 deben pagar boleto aéreo, estadía tres veces por semana y comidas, respectivamente. Fuera de los gastos que competen a un hogar (servicios, comida, transporte, entre otros). No perciben cestatickets.

“¿A quién le alcanza un sueldo en Venezuela?”, sentenció un diputado de la Mesa de la Unidad Democrática que prefirió resguardarse bajo anonimato. Tiene cuatro hijos pequeños y una esposa, aunque refirió que, afortunadamente, ella también trabaja para ayudar con los gastos.

“Sin duda nuestros sueldos como diputados son relativamente altos frente a otros cargos de la administración pública, pero en el caso de la AN, ésta viene arrastrando un rezago de más de cuatro años en relación con la actualización de los salarios”, dijo el parlamentario.

Otro diputado, que también prefirió resguardar su identidad, destacó que el dinero se le va en comer en la calle y el pago de servicios. No tiene más responsabilidades, pero igualmente como parlamentario ayuda a personas, de la circunscripción donde fue electo, que le piden por alguna necesidad.

“Es imposible vivir con un promedio mensual de ingresos de Bs 40.000. Insostenible”, apuntó un diputado del centro del país, al que no le tocan mayores viáticos y debe asistir martes y jueves a sesiones y miércoles a la comisión permanente a la que pertenece.

Un parlamentario del oriente del país sacó rápido la cuenta y aseguró que lo que gana solamente le alcanza para comprar ocho boletos de avión hasta la capital. “El gasto mensual para ir a Caracas supera los Bs 65.000”, agregó.

“Hemos tenido que hacer colectas para que compañeros del interior puedan venir. No es cosa fácil. Entre todos nos ayudamos”, dijo uno de los diputados de Distrito Capital, que relató que ha visto cómo los de las regiones prefieren movilizarse en Metro para reducir costos.

En su mayoría, al menos los de la MUD, no reciben ayuda económica de sus partidos. Pero trascendió que toldas como Voluntad Popular están en la búsqueda de alternativas de alquiler de apartamentos o anexos para ayudar, al menos, en la estadía.

Un parlamentario de la MUD calculó que para costear boletos, estadía, comida y sostener una familia tendrían que ganar al menos Bs 300.000. “La inflación se come cualquier sueldo, la verdad es que ¿cómo se vive con Bs 35.000 de sueldo y Bs 13.000 de viático? Allí te dejo eso”, dijo.

RECIBO DIPUTADO

Efecto Cocuyo tuvo acceso al recibo anual de pago de un diputado. El acumulado es de Bs 500.000, incluidos los tres meses de aguinaldo y el de vacaciones.

También se quejan 

Un parlamentario de la bancada del Partido Socialista Unido de Venezuela reveló a Efecto Cocuyo que el sueldo tampoco les alcanza. Aunque prefirió no especificar su ingreso total, dijo que estaba cerca de los Bs 40.000. Sus compañeros de partido viajan por las aerolíneas del Gobierno para abaratar costos y se quedan en las instalaciones del Hotel Alba Caracas, donde la habitación para los diputados cuesta Bs 1.500 ( una tarifa especial). “Ese sueldo se va en lo principal: comida”, señaló.

Los más sufridos

De los diputados los que más cuesta arriba la tienen son los suplentes. No ganan un salario mensual fijo, sino que sus ingresos dependen de las sesiones a las que falte su principal. Sesión trabajada, sesión pagada. El salario es de Bs 4.500.

El trabajo parlamentario es a dedicación exclusiva, pero los suplentes tienen un margen de maniobra en el que se pueden dedicar a sus respectivas profesiones para generar ingresos.