#15Oct, el día que el CNE le rompió las alas a la MUD - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 15 OCTUBRE, 2017 23:58

#15Oct, el día que el CNE le rompió las alas a la MUD

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El repentino canto de fraude le cambió el semblante a la dirigencia de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Las celebraciones duraron poco: A las 9:40 pm el jefe de campaña de la coalición opositora, Gerardo Blyde, denunció que los resultados que daría el Consejo Nacional Electoral serían distintos a los que ellos habían recibido en los comandos previamente. Minutos después, Tibisay Lucena dio los anuncios de la jornada de este domingo, 15 de octubre: 17 gobernaciones para el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), 5 para la MUD y Bolívar  todavía en disputa.

Ya pasada la medianoche, Blyde apareció de nuevo, pero esta vez para advertir que exigirían que se auditara todo el proceso y para confirmar que aún no reconocían los resultados de la institución electoral. Un simple “lo intentamos” causó mas desazón.

Las celebraciones de la oposición comenzaron “graneaditas” a las 6:30 pm. Los electores del colegio San Ignacio de Loyola vitorearon en el liceo Fernando Peñalver, donde fueron reubicados, tras finalizar el conteo de las papeletas. En Twitter, dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática comenzaron a cantar victoria en 140 caracteres. Los rumores de llamadas para decir que tal o cual candidato de la tolda amarilla o naranja se había hecho con una gobernación también sonaron a partir de esa hora. Mientras tanto, el Psuv seguía en silencio.

El mutismo de los oficialistas hizo casi tanto ruido como los festejos de su contraparte. Desde las 1:30 pm el comando de campaña del chavismo, instalado en el emblemático centro de Caracas, se quedó vacío. Solo los periodistas esperaban a que alguien tomara el micrófono, cosa que solo ocurrió 7 horas después, cuando ofrecieron la segunda rueda de prensa de la jornada.

Ni en la plaza Bolívar, bastión de los “revolucionarios”, había mayor algarabía esta noche.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, solo había hablado cerca del mediodía para decir que estas elecciones a gobernadores han presentado el menor número de incidencias en unos comicios. A las 6:00 pm, hora de cierre de las mesas de votación, no se asomó para anunciar ni la prórroga ni la finalización de los comicios, como ya es costumbre en procesos anteriores. Las rectoras del CNE enmudecieron.

No fue sino a las 10:00 pm —y luego de que el jefe de campaña del Psuv, Jorge Rodríguez, dijera que “de antemano” reconoce los resultados— que Lucena volvió a declarar. Desde el CNE anunció la victoria “irreversible” del partido de gobierno incluso en gobernaciones emblemáticas para la MUD: Miranda, Lara y Amazonas, que la oposición se había hecho en las regionales 2012.

“Llevamos 17 gobernaciones por el pecho”, expresó el presidente Nicolás Maduro desde Miraflores tras conocer los resultados. Según el mandatario nacional, el chavismo sacó 54% de los votos, mientras que los opositores, 45%. Agregó que el chavismo pudiera sumarse el estado Bolívar, donde aún la tendencia no es irreversible, y pidió a la Asamblea Nacional Constituyente contar las papeletas.

Una contienda contra la abstención

“Operación morrocoy”, centros de votación reubicados, retrasos en la apertura de los colegios y problemas con las máquinas. Todos jugaron en contra del derecho al voto, pero la mayor preocupación de la oposición y del chavismo fue la abstención.

Unos electores intentaron “picarle adelante” a las maniobras del órgano electoral. Madrugonazos, “colas” en carros particulares, voluntarios con hidratación y comida y traslados en camioneticas fueron algunas de las estrategias de los opositores para quitarle espacios al chavismo.

De nada le valió a Camila Toro levantarse temprano este 15 de octubre para votar porque su centro, que fue reubicado en el Liceo Fernando Peñalver, abrió a las 7:30 am, una hora y media después de lo estipulado.

A Milagros Cedeño le cambiaron su centro dos veces. Originalmente vota en la Escuela Técnica Don Bosco, pero la reubicaron en el colegio Luis Beltrán Pietro Figueroa. Al llegar al sitio, voluntarios le dijeron que ya no le tocaba votar ahí, sino en el Martínez Centeno, ubicado en Sebucán. Tuvo que viajar en uno de los autobuses dispuestos para el traslado para poder ejercer su derecho.

Aunque la escuela Martínez Centeno estaba a reventar a las 11:00 am, la abstención empezó a postularse como la “gran ganadora” de estas regionales. Para las 2:30 pm, la encuestadora Meganálisis informó que la participación había sido de 45,59%.

La preocupación y los llamados se intensificaron; sin embargo, a partir de las 3:00 pm se anunciaron los repuntes. Las noticias de que la participación había sido de 60% empezó a aparecer en chats, Twitter y en los medios de comunicación. Ese número fue confirmado y reconfirmado por expertos y políticos por igual.

Más tarde, Tibisay Lucena daría el veredicto de que la participación fue de 61,14%y “felicitaría” a los venezolanos por expresarse en las urnas.

Con camioneticas, organizaciones vecinales, grupos de whatsapp y voluntarios, todo parecía indicar que se había vencido la abstención. Aunque nadaron contra la corriente, los electores decidieron no postergar su derecho al voto.

“Yo voto hasta que me muera”, afirmó Carmen de Esmeral, de 86 años, desde el Colegio Armando Castillo Plaza. En ese mismo centro, Juan Martínez hizo una sentencia similar: “Que nosotros salgamos hoy es la prueba más democrática que existe. Yo voto hasta en las elecciones de reina de carnaval”.

Foto: EFE/Miguel Gutiérrez