OPINIÓN · 27 ABRIL, 2019 04:51

Y los hombres, ¿qué?

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Algo pasa con los hombres. Me refiero a ellos cómo género sexual, a como hemos aprendido a comportarnos de acuerdo a nuestro sexo.  Por supuesto, no todos nos comportamos igual, pero hay algo que está muy generalizado entre nosotros; tiene que ver con la forma de expresarnos, sobre todo a nivel público y paradójicamente, algo que pareciera tan masculino, la adquisición de compromisos.

En algún momento escribí sobre algo que pareciera ser trivial, la dificultad de muchos hombres a bailar en un sitio público por temor al ridículo.  Pero resulta que eso no es una tontería es parte de la problemática que los hombres enfrentamos con nosotros mismos y las mujeres. Algunas quisieran hacerlo con una pareja hombre. Simplemente.  Y no pueden porque muchos hombres no quieren, no pueden.

Pero ahora traigo el tema a colación porque si alguien tiene que parar la violencia machista somos los hombres.  Mientras hayan hombres machistas, ergo, violentos, las mujeres estarán amenazadas.  Los machistas son un peligro para ellas, para los mismos hombres, para la especie humana.

La reflexión viene, en parte, por una experiencia personal. Uno asume que los amigos se parecen a uno, que hay comunión de intereses, que somos como el mismo tipo de gente, digamos.  No tengo duda de que así son los míos y los de cada quien.   Sin embargo, hay algo que me tiene pensando no solo por mis amigos sino por los millones de congéneres desconocidos.

Cada vez que escribo sobre asuntos de género, eso que tiene que ver con el comportamiento de cada quien, hombre o mujer según su sexo y cada sociedad genera y exige, me surge una duda: comparto esto con fulano?, zutano?, perencejo?, será esto tema de su interés?  Y con muy alta frecuencia, llego a la conclusión -prejuiciada- de que no.  Distinto es con mis amigas, con ellas voy seguro.

Esto es muy malo por mis prejuicios acerca de la masculinidad pero es peor por los resultados. Cuando leo las reacciones por FB, los comentarios,  los retweets, los “me gusta”, son muy pocos, poquísimos, de varones.  Honradas excepciones.  Si eso pasa con mis amigos, ¡cómo será con los que no lo son!   Y no es que esos temas no sean de su interés, claro que lo son, estoy seguro de ello, pero no lo manifiestan.  No se atreven a decir, a comprometerse.  Algo se los impide.

Ese algo es la educación castrante que recibimos. Hombre que se respete, debe ser reprimido, controlado en cuanto a expresión de emociones, de lo que pudiera poner en duda su hombría. Mejor no decir ni pío.

Y eso que cuando escribo sobre violencia machista, sobre cuestiones de género no es precisamente emocional, es más cognitivo, reflexivo pero, en todo caso, pareciera, que para muchísimos hombres, lo que tenga que ver con emotividades, con género, que suena a femenino, mejor callarse.

Y esto no es un reclamo a mis amigos, para nada. Al contrario, entre ellos hay muchos que me llenan de orgullo por eso mismo, por su capacidad expresiva, por su compromiso por nuevas formas de masculinidad, no machistas, no castrantes.  Mi preocupación va más por mis desconocidos que son millones.

En esos millones de desconocidos hay quienes, a cuenta de hombres, desprecian, ofenden, ridiculizan, acosan, humillan, insultan, golpean, violan, matan a mujeres en la creencia, a veces no consciente, de que por ser mujeres son despreciables o solo apreciables en cuanto le sirvan ya sea como esposa abnegada, empleada atenta, amiga simpática, puta complaciente.  Lo que sea pero que le sirvan para resolver sus necesidades y , a veces, saciar sus instintos.

Fueron hombres jóvenes

Esto pareciera un discurso para hombres de otras épocas pero, lamentablemente, no es así.  En la mayoría de casos de violencia machista, los victimarios, suelen ser jóvenes.  Eso es muy preocupante porque a pesar de los tiempos que llaman modernos, de la liberación femenina, de las nuevas formas de masculinidad, de la salida gay, del sexo libre y consensuado, los viejos patrones machistas perduran y no es porque sea genético sino que la sociedad es muy férrea, admite pocas disidencias.  Sobre todo en patrones sexuales.  Lo sexual asusta.

A Mayell,  Ángela,  Ailin, Fabiola, póngale el nombre posible, las mataron hombre jóvenes.  La violencia en el noviazgo también se da.  Y es que la violencia machista no tiene edad, no sabe de etapas, mucho menos de respeto, confunde amor con odio, mujer con animal.  Esto pasa en todos los países.  No es problema de subdesarrollo, es casi estructural, societario y tenemos que cambiarlo.

Ya lo decía: si los hombres no la paramos, la violencia contra las mujeres no parará.  Mi preocupación por “likes”  y el compartir los textos sobre esta materia, aumenta cuando ante la noticia de los dos últimos crímenes de mujeres en Venezuela, un hombre comenta: “Eso es lo que está de moda. Jajaja”.

Esa pedestre conclusión y carcajada debe retumbar en nuestras conciencias.  “Me  avergüenza”, como honrosamente comentó un querido amigo, cuando leyó el texto sobre el crimen de Ángela, la que contaba 16 años.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

 

Lee también:

Del mismo autor

Ángela, la que contaba 16 años

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONG: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

Y los hombres, ¿qué?

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Algo pasa con los hombres. Me refiero a ellos cómo género sexual, a como hemos aprendido a comportarnos de acuerdo a nuestro sexo.  Por supuesto, no todos nos comportamos igual, pero hay algo que está muy generalizado entre nosotros; tiene que ver con la forma de expresarnos, sobre todo a nivel público y paradójicamente, algo que pareciera tan masculino, la adquisición de compromisos.

En algún momento escribí sobre algo que pareciera ser trivial, la dificultad de muchos hombres a bailar en un sitio público por temor al ridículo.  Pero resulta que eso no es una tontería es parte de la problemática que los hombres enfrentamos con nosotros mismos y las mujeres. Algunas quisieran hacerlo con una pareja hombre. Simplemente.  Y no pueden porque muchos hombres no quieren, no pueden.

Pero ahora traigo el tema a colación porque si alguien tiene que parar la violencia machista somos los hombres.  Mientras hayan hombres machistas, ergo, violentos, las mujeres estarán amenazadas.  Los machistas son un peligro para ellas, para los mismos hombres, para la especie humana.

La reflexión viene, en parte, por una experiencia personal. Uno asume que los amigos se parecen a uno, que hay comunión de intereses, que somos como el mismo tipo de gente, digamos.  No tengo duda de que así son los míos y los de cada quien.   Sin embargo, hay algo que me tiene pensando no solo por mis amigos sino por los millones de congéneres desconocidos.

Cada vez que escribo sobre asuntos de género, eso que tiene que ver con el comportamiento de cada quien, hombre o mujer según su sexo y cada sociedad genera y exige, me surge una duda: comparto esto con fulano?, zutano?, perencejo?, será esto tema de su interés?  Y con muy alta frecuencia, llego a la conclusión -prejuiciada- de que no.  Distinto es con mis amigas, con ellas voy seguro.

Esto es muy malo por mis prejuicios acerca de la masculinidad pero es peor por los resultados. Cuando leo las reacciones por FB, los comentarios,  los retweets, los “me gusta”, son muy pocos, poquísimos, de varones.  Honradas excepciones.  Si eso pasa con mis amigos, ¡cómo será con los que no lo son!   Y no es que esos temas no sean de su interés, claro que lo son, estoy seguro de ello, pero no lo manifiestan.  No se atreven a decir, a comprometerse.  Algo se los impide.

Ese algo es la educación castrante que recibimos. Hombre que se respete, debe ser reprimido, controlado en cuanto a expresión de emociones, de lo que pudiera poner en duda su hombría. Mejor no decir ni pío.

Y eso que cuando escribo sobre violencia machista, sobre cuestiones de género no es precisamente emocional, es más cognitivo, reflexivo pero, en todo caso, pareciera, que para muchísimos hombres, lo que tenga que ver con emotividades, con género, que suena a femenino, mejor callarse.

Y esto no es un reclamo a mis amigos, para nada. Al contrario, entre ellos hay muchos que me llenan de orgullo por eso mismo, por su capacidad expresiva, por su compromiso por nuevas formas de masculinidad, no machistas, no castrantes.  Mi preocupación va más por mis desconocidos que son millones.

En esos millones de desconocidos hay quienes, a cuenta de hombres, desprecian, ofenden, ridiculizan, acosan, humillan, insultan, golpean, violan, matan a mujeres en la creencia, a veces no consciente, de que por ser mujeres son despreciables o solo apreciables en cuanto le sirvan ya sea como esposa abnegada, empleada atenta, amiga simpática, puta complaciente.  Lo que sea pero que le sirvan para resolver sus necesidades y , a veces, saciar sus instintos.

Fueron hombres jóvenes

Esto pareciera un discurso para hombres de otras épocas pero, lamentablemente, no es así.  En la mayoría de casos de violencia machista, los victimarios, suelen ser jóvenes.  Eso es muy preocupante porque a pesar de los tiempos que llaman modernos, de la liberación femenina, de las nuevas formas de masculinidad, de la salida gay, del sexo libre y consensuado, los viejos patrones machistas perduran y no es porque sea genético sino que la sociedad es muy férrea, admite pocas disidencias.  Sobre todo en patrones sexuales.  Lo sexual asusta.

A Mayell,  Ángela,  Ailin, Fabiola, póngale el nombre posible, las mataron hombre jóvenes.  La violencia en el noviazgo también se da.  Y es que la violencia machista no tiene edad, no sabe de etapas, mucho menos de respeto, confunde amor con odio, mujer con animal.  Esto pasa en todos los países.  No es problema de subdesarrollo, es casi estructural, societario y tenemos que cambiarlo.

Ya lo decía: si los hombres no la paramos, la violencia contra las mujeres no parará.  Mi preocupación por “likes”  y el compartir los textos sobre esta materia, aumenta cuando ante la noticia de los dos últimos crímenes de mujeres en Venezuela, un hombre comenta: “Eso es lo que está de moda. Jajaja”.

Esa pedestre conclusión y carcajada debe retumbar en nuestras conciencias.  “Me  avergüenza”, como honrosamente comentó un querido amigo, cuando leyó el texto sobre el crimen de Ángela, la que contaba 16 años.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

 

Lee también:

Del mismo autor

Ángela, la que contaba 16 años

 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONG: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia