OPINIÓN · 19 OCTUBRE, 2021 05:40

Una intromisión repudiada

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El ejercicio de la política se ha prestado para amalgamar situaciones que van de la mano con la insolencia. Por eso resulta fácil, a quienes desde el poder presumen de lo que no tienen, para entrometerse impúdica y atrevidamente en terrenos que no les incumben. Muchos de esos politiqueros de oficio, acostumbrados a engancharse de una superioridad que declaran potestativa de sus cargos, suponen que el mundo es libre. Y, por tanto, les pertenece. Que pueden hacer del mundo, lo que mejor consideren propio de sus antojos.

Así apelan a la “libertad de expresión”, casi siempre para desordenar todo lo que más convenga a sus intereses. Lo hacen, sin entender los más singulares postulados y primordiales criterios que encierra el concepto de “libertad de expresión”. En contrario a lo que aduce la filosofía política, invocan tan esencial derecho a manera de bandera ideológica. Pero cuántas tonterías acorralan bajo la mención de “libertad de expresión”.

Por otro lado, utilizan el egoísmo por el temor que tales operadores políticos, disfrazados de demócratas, hacen de la intromisión de causas extemporáneas. Todo, bajo la excusa mejor elaborada de justificar la pérdida de razones que se corresponde con la sustentación de valores de moralidad y política. De forma que las realidades se tornan en cómplices silentes de tan ultrajado ejercicio de la política. Juegan así, con libertades y derechos. Y de manera tan arbitraria como grosera.

Esto bien se explica con la intromisión que dio lugar a que el régimen político venezolano hurgara la autonomía universitaria como principio y jerarquía declarada por la Constitución de la República.

La intromisión de la que fue objeto la Universidad Central de Venezuela, el 4-10-2021, ha significado para el régimen congraciarse con el Alma Mater.

En una primera interpretación del evento, es posible asomar la retaliación o revancha con la que el régimen opresor persigue alguna oportunidad que permita obtener cierta ganancia para sustentar la narrativa de cara al proceso electoral en noviembre próximo.

Sin embargo, no es difícil suponer que el régimen político venezolano, que por ignorancia desdice de todo lo que a su alrededor acontece, no tenga la menor conciencia del nocivo efecto de lo que una intromisión a la fuerza, le depara a la vida institucional del país. Peor aún, de un país como Venezuela, envuelto en la más controversial crisis de su historia.

Aunque pudiera decirse que fue una ocupación algo apresurada, aun cuando al mismo tiempo, arbitraria e inconstitucional, tal hecho debió recordarles a sus indecentes protagonistas que existe un mundo fuera del recinto universitario. Un mundo que jamás ha de perdonarles tanta osadía batida con resentimiento, ignorancia y acidez. Propio de importunados y desvergonzados funcionarios de presumido postín.

Fue un acto indignante que quizás pretendió, sin éxito alguno, deshonrar tan magnánimo recinto académico. Y aunque pudo haber sido un momento de mucho ruido, es posible que esos representantes del opresivo régimen venezolano, imaginaron que saldrían ungidos de la intelectualidad que bien se respira en tan exclusivo ámbito de la Universidad Central de Venezuela, como en efecto es su Aula Magna. Así como del resto de ambientes que impregnan de grandeza las universidades autónomas nacionales.

Esta intromisión, según opinión de quienes comprometidamente viven la Universidad venezolana, podría significar una página turbia de la historia académica. Un momento que solamente sirvió para dar cuenta de la capacidad de abuso del poder dictatorial que detenta el régimen usurpador y despótico.

Pero, si tan denigrante hecho puede dejar alguna huella característica del desbordante egoísmo y grosera envidia que hay en quienes cometieron tal acto de irrespeto (que hasta cobardía demostró), igualmente esos mismos instantes pueden dar cuenta de la grandeza que ostenta el concepto de “autonomía universitaria”.

“Esta Casa que vence las sombras, con su lumbre de fiel claridad”, tal como canta el himno universitario, no sólo es capaz de resistirse a cualquier intromisión encargada por el autoritarismo que tiene encharcado el país, sino que igual puede enfrentar todo intento de hacerla hundir en el oscuro foso donde cohabitan la desesperanza y la resignación. Su fuerza tiene el impulso necesario para repeler toda amenaza que, aferrada a la ignorancia, presuma arrinconar la verdad del saber. 

El ejercicio de “restauración y mantenimiento” del cual ha estado siendo objeto la Universidad Central de Venezuela, no sólo es una manera figurada de encubrir decisiones que en poco o nada se corresponden con la situación de crisis, también es una táctica de ofensiva asimétrica donde se impone la fuerza de la ocasión mañosa de un poder político jactancioso. Y aunque ha sido todo el preludio de una perspicaz injerencia o intrusión, no cabe duda que lo vivido fue una intromisión que removió los cimientos universitarios. Una intromisión repudiada.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: “Verdades” que zarandean

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas

La desconfianza ha sido uno de los grandes obstáculos que han tenido los partidos políticos opositores al gobierno de Nicolás Maduro para mostrarse cohesionados y, al mismo tiempo, representar una alternativa atractiva para sus electores. En los últimos años, tenemos una larga lista de episodios que han servido para alimentar la desconfianza política y, en […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022 05:45

La prostasina: ¿un nuevo marcador de riesgo potencial de diabetes y cáncer?

Los médicos han identificado una proteína en la sangre que podría emplearse como una señal de advertencia temprana para los que corren el riesgo de padecer diabetes, cáncer o ambas enfermedades simultáneamente. Investigadores de Suecia y China tomaron muestras de sangre en más de 4500 adultos de mediana edad, como parte de un gran estudio […]

OPINIÓN · 7 AGOSTO, 2022 05:22

Los dientes de China

Esta semana ha estado llena de eventos importantes en la geopolítica mundial, pero sin duda, el más controvertido y que ha generado mayor preocupación internacional ha sido la visita de Nancy Pelosi, presidenta de la cámara de representantes del Congreso de los Estados Unidos, a Taiwán de manera oficial y en medio de reclamos diplomáticos […]

OPINIÓN · 6 AGOSTO, 2022 05:27

¿Del cáncer rosa a la viruela del mono?

La Organización Mundial de la Salud -OMS- prendió las alarmas por una nueva epidemia: la de la viruela del mono. No se trata de una pandemia como la que todavía sigue activa en todo el mundo, la del covid-19. Pero para que la del mono siga como epidemia, focalizada, hay que actuar. Después no digan […]

OPINIÓN · 6 AGOSTO, 2022

Una intromisión repudiada

Texto por Antonio José Monagas

El ejercicio de la política se ha prestado para amalgamar situaciones que van de la mano con la insolencia. Por eso resulta fácil, a quienes desde el poder presumen de lo que no tienen, para entrometerse impúdica y atrevidamente en terrenos que no les incumben. Muchos de esos politiqueros de oficio, acostumbrados a engancharse de una superioridad que declaran potestativa de sus cargos, suponen que el mundo es libre. Y, por tanto, les pertenece. Que pueden hacer del mundo, lo que mejor consideren propio de sus antojos.

Así apelan a la “libertad de expresión”, casi siempre para desordenar todo lo que más convenga a sus intereses. Lo hacen, sin entender los más singulares postulados y primordiales criterios que encierra el concepto de “libertad de expresión”. En contrario a lo que aduce la filosofía política, invocan tan esencial derecho a manera de bandera ideológica. Pero cuántas tonterías acorralan bajo la mención de “libertad de expresión”.

Por otro lado, utilizan el egoísmo por el temor que tales operadores políticos, disfrazados de demócratas, hacen de la intromisión de causas extemporáneas. Todo, bajo la excusa mejor elaborada de justificar la pérdida de razones que se corresponde con la sustentación de valores de moralidad y política. De forma que las realidades se tornan en cómplices silentes de tan ultrajado ejercicio de la política. Juegan así, con libertades y derechos. Y de manera tan arbitraria como grosera.

Esto bien se explica con la intromisión que dio lugar a que el régimen político venezolano hurgara la autonomía universitaria como principio y jerarquía declarada por la Constitución de la República.

La intromisión de la que fue objeto la Universidad Central de Venezuela, el 4-10-2021, ha significado para el régimen congraciarse con el Alma Mater.

En una primera interpretación del evento, es posible asomar la retaliación o revancha con la que el régimen opresor persigue alguna oportunidad que permita obtener cierta ganancia para sustentar la narrativa de cara al proceso electoral en noviembre próximo.

Sin embargo, no es difícil suponer que el régimen político venezolano, que por ignorancia desdice de todo lo que a su alrededor acontece, no tenga la menor conciencia del nocivo efecto de lo que una intromisión a la fuerza, le depara a la vida institucional del país. Peor aún, de un país como Venezuela, envuelto en la más controversial crisis de su historia.

Aunque pudiera decirse que fue una ocupación algo apresurada, aun cuando al mismo tiempo, arbitraria e inconstitucional, tal hecho debió recordarles a sus indecentes protagonistas que existe un mundo fuera del recinto universitario. Un mundo que jamás ha de perdonarles tanta osadía batida con resentimiento, ignorancia y acidez. Propio de importunados y desvergonzados funcionarios de presumido postín.

Fue un acto indignante que quizás pretendió, sin éxito alguno, deshonrar tan magnánimo recinto académico. Y aunque pudo haber sido un momento de mucho ruido, es posible que esos representantes del opresivo régimen venezolano, imaginaron que saldrían ungidos de la intelectualidad que bien se respira en tan exclusivo ámbito de la Universidad Central de Venezuela, como en efecto es su Aula Magna. Así como del resto de ambientes que impregnan de grandeza las universidades autónomas nacionales.

Esta intromisión, según opinión de quienes comprometidamente viven la Universidad venezolana, podría significar una página turbia de la historia académica. Un momento que solamente sirvió para dar cuenta de la capacidad de abuso del poder dictatorial que detenta el régimen usurpador y despótico.

Pero, si tan denigrante hecho puede dejar alguna huella característica del desbordante egoísmo y grosera envidia que hay en quienes cometieron tal acto de irrespeto (que hasta cobardía demostró), igualmente esos mismos instantes pueden dar cuenta de la grandeza que ostenta el concepto de “autonomía universitaria”.

“Esta Casa que vence las sombras, con su lumbre de fiel claridad”, tal como canta el himno universitario, no sólo es capaz de resistirse a cualquier intromisión encargada por el autoritarismo que tiene encharcado el país, sino que igual puede enfrentar todo intento de hacerla hundir en el oscuro foso donde cohabitan la desesperanza y la resignación. Su fuerza tiene el impulso necesario para repeler toda amenaza que, aferrada a la ignorancia, presuma arrinconar la verdad del saber. 

El ejercicio de “restauración y mantenimiento” del cual ha estado siendo objeto la Universidad Central de Venezuela, no sólo es una manera figurada de encubrir decisiones que en poco o nada se corresponden con la situación de crisis, también es una táctica de ofensiva asimétrica donde se impone la fuerza de la ocasión mañosa de un poder político jactancioso. Y aunque ha sido todo el preludio de una perspicaz injerencia o intrusión, no cabe duda que lo vivido fue una intromisión que removió los cimientos universitarios. Una intromisión repudiada.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: “Verdades” que zarandean

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas

OPINIÓN · 7 AGOSTO, 2022 05:22

Los dientes de China