¿Tradición oral?

Cuando el arrebato está por encima de la lógica, se abren las compuertas para la necedad y la estupidez.