Solo pueden ser obras del maligno

Uno termina persuadido de esta tesis de la santería y no le queda más opción que creer que estos conjuros han despertados demonios  para controlar Venezuela