Sin ciudadanía - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 19 OCTUBRE, 2019 05:16

Sin ciudadanía

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Cualquier intención o necesidad de asegurar la búsqueda o el rescate de la gobernabilidad, entendida como el ámbito de gestión pública bajo el cual se hace posible afianzar un ejercicio eficiente, eficaz, integrado y ordenado de gobierno, es inminente desde todo punto de vista. Por tanto, el alcance de la gobernabilidad a niveles de reconocida mediación y excelsa injerencia, depende no solamente de las instituciones y actores sociales, políticos y económicos copartícipes del tan anhelado objetivo. También de otras razones y atenciones, igualmente fundamentales.  

Hay que sumar otras condiciones, recursos y consideraciones cuyo valor agregado aporte la organización y conciencia necesaria a los fines de sustentar y garantizar la participación activa y comprometida de quienes pueden constituir la representatividad del conglomerado humano que integra el contexto sociopolítico y socioeconómico correspondiente.

Pero tan ansiado propósito, capaz de abonar cuotas de bienestar, calidad de vida y desarrollo, no puede alcanzarse sino con la incidencia directa de todo lo que envuelve el concepto de ciudadanía. De manera que el logro definitivo de la gobernabilidad de la cual ha de encargarse el estamento de dirección política y administrativa de la entidad gubernamental, en aras de sus funciones, competencias y atribuciones de ley, descansan en la construcción y ejercicio consciente y reflexivo del concepto de ciudadanía. No hay otra vía de llegar a un estadio relativamente confiable de gobernabilidad, más que la descrita.

Sin embargo, la tarea de asentir ciudadanía, comprendida como proceso político que involucra responsabilidades de carácter social, cultural, ético, moral y cívico, y que al mismo tiempo compromete actitudes dirigidas a sustentar relaciones interpersonales al margen de credos ideológicos de cualquier naturaleza, para lo cual es fundamental reconocer la importancia de la convivencia basada en el respeto, la tolerancia y la cooperación, no es nada fácil. Su logro también se encuentra determinado por la intervención de la educación familiar, tanto como de la educación formal. Particularmente, aquella servida desde la escuela primaria.

Así que nada de lo arriba referido, resulta de inmediata respuesta. Más, cuando se trata de promover la sinergia, inducir cultura política y social, consolidar la familia, reforzar la educación en sus niveles básicos, adecentar la economía, acabar con conductas que alojan la viveza y la tramposería como forma de vida. Asimismo, requiere de acciones dirigidas a darle sentido práctico a valores morales que exhorten la igualdad, entre otros no menos trascendentales. Pero entendiéndose ésta, en su compromiso de acentuar una relación horizontal entre actores sociales, económicos y políticos.  

Pero en el ámbito de esta Venezuela, cundida de un “socialismo” subordinado y tramado, donde predomina un enfermizo protagonismo individual por encima de necesidades dictadas por las carencias que sumieron al país en la desgracia que ahora padece por causa de la grosera violación a derechos tan fundamentales como el derecho a la salud, a la vida, a la seguridad social, al trabajo, o sea, derechos económicos, culturales, civiles y políticos, la ciudadanía expiró. 

Si la Venezuela del siglo XXI sigue estando al margen de lo que electoralmente ha configurado cualquier discurso que haya exaltado la democracia como sistema político de fundamental necesidad para superar los escollos de circunstancias políticas y económicas profundamente inhibidoras de libertades y castradoras de derechos humanos, entonces cómo no concluir esta disertación afirmando que se vive un país cuyas realidades están oscurecidas. O mejor dicho, desamparadas de justicia, solidaridad, igualdad, equilibrio y responsabilidad, por mencionar algunas de las condiciones que hacen vigorosa una democracia. 

Sobre todo, cuando se vive entre agoreros, carroñeros y eunucos políticos. Todo ello, por el grave y oprobioso problema que ha representado sobrevivir en Venezuela. Pero sin la menor condición de decencia, consideración y tolerancia. Es decir, sin ciudadanía.

****

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor

Sumas que restan o dividen

 

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 19 NOVIEMBRE, 2019 05:46

De El Cairo a Nairobi en 25 años

En Venezuela, ha sido el Estado quien ha propiciado un retroceso inaceptable en materia de derechos sexuales

OPINIÓN · 18 NOVIEMBRE, 2019 13:17

¿Y si la solución es un CNE adhoc?

Los ciudadanos piensan que el CNE está conformado por cinco rectores, cuando en realidad su estructura directiva la conforman ocho rectores

OPINIÓN · 18 NOVIEMBRE, 2019 05:34

José Antonio Anzoátegui: el militar preciso

José Antonio Anzoátegui era un hombre serio, ordenado, urgido por el cumplimiento de sus responsabilidades. Era la valoración que Bolívar tenía de él

OPINIÓN · 18 NOVIEMBRE, 2019 05:01

Un arca de Noé para bichos

Global Microbiome Conservancy está liderando una iniciativa para recolectar y almacenar microbiomas intestinales de personas en países subdesarrollados