OPINIÓN · 31 JULIO, 2022 05:38

Si no está en la agenda pública, no existe

Ver más de

Piero Trepiccione

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una de las grandes limitantes que tenemos en la actualidad particularmente en Venezuela, es la falta de espacio público. Se está haciendo cada vez más complicado discutir y debatir temas de interés nacional bajo un centro de gravedad, que oriente una sana presencia de asuntos que requieren la atención ciudadana y estatal para el corto, mediano y largo plazo. No tener ese “cable a tierra” nos está generando enormes dificultades para mantener la identidad nacional y un imaginario colectivo con una visión clara y compartida sobre el horizonte al cual apuntar como país.

¿Qué queremos en materia educativa o en nuestro sistema sanitario? ¿Debemos mantener una moneda local o asumir una divisa internacional como elemento de transaccionalidad cotidiana? ¿Hacia dónde debe apuntar nuestro modelo de desarrollo en las próximas décadas? ¿Cómo apalancar nuestra economía sobre el petróleo y cómo potenciar otros sectores que nos garanticen mayor sustentabilidad? ¿Cómo se vinculan los líderes con el sentimiento nacional? ¿Cómo democratizar a nuestros partidos políticos para hacerlos más abiertos y transparentes? ¿Nos conviene descentralizar de nuevo? Dentro de la multipolaridad geopolítica, ¿hacia dónde nos conviene alinearnos más? ¿Debemos repotenciar la federación, la bicameralidad? ¿Cómo obtenemos financiamiento fresco para recuperar la infraestructura de servicios en el país? ¿Hay que reprivatizar o estatizar? En fin, son tantas las interrogantes que pueden surgir y que deben ser incorporadas con mucha fuerza en la agenda pública para que se inserten en una dinámica referencial clara dentro del imaginario popular.

¿Y cómo hacemos para lograrlo? Lo primero es romper el hechizo mágico de la desinformación que nos rodea. Para ello, debemos aprender a distinguir lo real y necesario de la pirotecnia macabra que distrae nuestros sentidos cada minuto en redes sociales. Lo segundo es organizarnos y actuar colectivamente. “Un solo palo no hace montaña”, así que si realmente queremos influir en los asuntos públicos necesitamos articularnos con muchas voces que se orienten direccionalmente para pegar con más fuerza los “gritos que superen el ruido de la desconfianza mutua” que nos siembran a cada instante. Lo tercero, construir confianza, tejido entre pares. Olvidémonos de la fórmula mágica, del caudillo salvador, de la conexión directa líder-pueblo. Ese es un artilugio para que dependamos a pies juntillas de quien ostenta el poder. O nos interesamos en los asuntos públicos y contribuimos a ser una República de todos o nos dominan con argumentos falaces. Lo cuarto es escuchar atentamente. Hablar menos y ponerse en el lugar del otro. Esta ecuación es irreversible para los procesos de reconciliación y paz.

Por último para este artículo pero no significa que no haya otros elementos a tomar en cuenta, es la coherencia, sindéresis, sentido común y profundo amor por el país puestos en escena por cada aspirante a LÍDER POLÍTICO en cada una de sus acciones. Ya basta de tomar decisiones sin racionalidad. De discursos vacíos tal y como se lanzaban al ruedo hace algunos años. Hay que tener claridad absoluta de estos tiempos digitales. Y aunque el espacio público hoy día tenga un alto componente de virtualidad, una sabia combinación con el rasgo civilizatorio del gregarismo y el cara a cara, también es indispensable para “humanizar” la agenda pública y darle un sentido de identidad y pertenencia si se quiere realmente reinstitucionalizar el país.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Vocerías en tiempos de redes digitales: los errores se pagan caro

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 11 AGOSTO, 2022 05:35

Camino a la recuperación económica

Estamos creciendo económicamente, incluso, tendremos el más alto de toda la región latinoamericana. Según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) la economía nacional creció 12,3% en el primer semestre de 2022, con respecto al mismo período de 2021. Se trata de una recuperación «desde el sótano» donde estábamos, pues en los últimos seis años, la […]

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

Marcos, de 7 años, se esmeraba dibujando El Ávila con sus creyones mientras escuchaba la radio de la cocina que tenía sintonizada su padre. La pregunta puso a correr a su papá Ernesto, quien tuvo que apelar a un mapa para ubicar la selva de Panamá. Ernesto trató de explicar en palabras sencillas lo dicho […]

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas

La desconfianza ha sido uno de los grandes obstáculos que han tenido los partidos políticos opositores al gobierno de Nicolás Maduro para mostrarse cohesionados y, al mismo tiempo, representar una alternativa atractiva para sus electores. En los últimos años, tenemos una larga lista de episodios que han servido para alimentar la desconfianza política y, en […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022 05:45

La prostasina: ¿un nuevo marcador de riesgo potencial de diabetes y cáncer?

Los médicos han identificado una proteína en la sangre que podría emplearse como una señal de advertencia temprana para los que corren el riesgo de padecer diabetes, cáncer o ambas enfermedades simultáneamente. Investigadores de Suecia y China tomaron muestras de sangre en más de 4500 adultos de mediana edad, como parte de un gran estudio […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022

Si no está en la agenda pública, no existe

Texto por Piero Trepiccione

Una de las grandes limitantes que tenemos en la actualidad particularmente en Venezuela, es la falta de espacio público. Se está haciendo cada vez más complicado discutir y debatir temas de interés nacional bajo un centro de gravedad, que oriente una sana presencia de asuntos que requieren la atención ciudadana y estatal para el corto, mediano y largo plazo. No tener ese “cable a tierra” nos está generando enormes dificultades para mantener la identidad nacional y un imaginario colectivo con una visión clara y compartida sobre el horizonte al cual apuntar como país.

¿Qué queremos en materia educativa o en nuestro sistema sanitario? ¿Debemos mantener una moneda local o asumir una divisa internacional como elemento de transaccionalidad cotidiana? ¿Hacia dónde debe apuntar nuestro modelo de desarrollo en las próximas décadas? ¿Cómo apalancar nuestra economía sobre el petróleo y cómo potenciar otros sectores que nos garanticen mayor sustentabilidad? ¿Cómo se vinculan los líderes con el sentimiento nacional? ¿Cómo democratizar a nuestros partidos políticos para hacerlos más abiertos y transparentes? ¿Nos conviene descentralizar de nuevo? Dentro de la multipolaridad geopolítica, ¿hacia dónde nos conviene alinearnos más? ¿Debemos repotenciar la federación, la bicameralidad? ¿Cómo obtenemos financiamiento fresco para recuperar la infraestructura de servicios en el país? ¿Hay que reprivatizar o estatizar? En fin, son tantas las interrogantes que pueden surgir y que deben ser incorporadas con mucha fuerza en la agenda pública para que se inserten en una dinámica referencial clara dentro del imaginario popular.

¿Y cómo hacemos para lograrlo? Lo primero es romper el hechizo mágico de la desinformación que nos rodea. Para ello, debemos aprender a distinguir lo real y necesario de la pirotecnia macabra que distrae nuestros sentidos cada minuto en redes sociales. Lo segundo es organizarnos y actuar colectivamente. “Un solo palo no hace montaña”, así que si realmente queremos influir en los asuntos públicos necesitamos articularnos con muchas voces que se orienten direccionalmente para pegar con más fuerza los “gritos que superen el ruido de la desconfianza mutua” que nos siembran a cada instante. Lo tercero, construir confianza, tejido entre pares. Olvidémonos de la fórmula mágica, del caudillo salvador, de la conexión directa líder-pueblo. Ese es un artilugio para que dependamos a pies juntillas de quien ostenta el poder. O nos interesamos en los asuntos públicos y contribuimos a ser una República de todos o nos dominan con argumentos falaces. Lo cuarto es escuchar atentamente. Hablar menos y ponerse en el lugar del otro. Esta ecuación es irreversible para los procesos de reconciliación y paz.

Por último para este artículo pero no significa que no haya otros elementos a tomar en cuenta, es la coherencia, sindéresis, sentido común y profundo amor por el país puestos en escena por cada aspirante a LÍDER POLÍTICO en cada una de sus acciones. Ya basta de tomar decisiones sin racionalidad. De discursos vacíos tal y como se lanzaban al ruedo hace algunos años. Hay que tener claridad absoluta de estos tiempos digitales. Y aunque el espacio público hoy día tenga un alto componente de virtualidad, una sabia combinación con el rasgo civilizatorio del gregarismo y el cara a cara, también es indispensable para “humanizar” la agenda pública y darle un sentido de identidad y pertenencia si se quiere realmente reinstitucionalizar el país.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Vocerías en tiempos de redes digitales: los errores se pagan caro

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 11 AGOSTO, 2022 05:35

Camino a la recuperación económica

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas