Radiografía de un torturador

La única forma de romper el círculo de la perversión es la empatía. Cuando el torturador admite sus sentimientos, no puede seguir ejerciendo la crueldad.