Indultados: ¿ofendidos o humillados? - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 8 SEPTIEMBRE, 2020 04:35

Indultados: ¿ofendidos o humillados?

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“El régimen estaría implantando una oposición a su medida”

El ejercicio de la política, no es fácil. Indistintamente de las circunstancias donde se desarrolle. Pero si eso ocurre en el fondo de un escenario de autoritarismo hegemónico, la situación es mayormente complicada. Más, si la acción del actor que detenta el poder es conducida por la coerción. Esta, administrada con odio, intimidación y alevosía. Ahí es cuando cualquier intento de oposición a la dominación, se convierte en causa de represión cruda y desmedida.

La teoría política no escatima en consideraciones que redunden en aclaraciones sobre este género de problemas. Sin embargo, no siempre sus criterios se ajustan a cualquier realidad. Depende de los factores que configuran cada problema. Así como de las reacciones de quienes claman respuestas y soluciones. Sólo que muchas veces estas no llegan. Es justamente cuando surgen crisis políticas.

En estos momentos, Venezuela es escenario patético de una de estas crisis. Crisis que pudiera derivar en un serio atasco de la dinámica política. Aún cuando no hay discordancia, contrariedad o revés, que no se haya convertido en parte del folklore político venezolano.

Actualmente, la oposición venezolana se encuentra atorada en un dilema. Se halla encallada. A punto de caer atrapada en un sumidero de arena movediza. O de desfallecer. Aunque estas probabilidades, lucen remotas habida cuenta de la experiencias vividas.

Las características que distinguen a todo actor político cuya razón de ser lo sitúa del otro lado del estamento político que detenta el poder político, insinúan o le apuestan a ejercer la política desde la oposición político-partidista.

En Venezuela, el régimen político se ha valido de la fuerza de la oposición para provocarle el revolcón que puede dislocar su estructura. Por eso ha buscado despojarla de todo principio político que valide sus determinaciones. Pero para la ocasión que resulte de la coyuntura esperada, descalifique sus decisiones e impida la gestión política procurada. Por dicha razón, determinó la excarcelación y liberación de dirigentes políticos, perseguidos y presos políticos confinados en sus mazmorras. Y para lo cual, fue necesario que el régimen se mostrara tal cual es. O sea, se desnudara de la “pluralidad” que se empeña en exhibir.

Fue así como logró desvestir a algunos personajes representativos del ideario político-ideológico que ha pautado la lucha de la sociedad nacional por la recuperación de la democracia. En consecuencia, el apetito de poder político de quienes se han arrogado la condición de dirigentes políticos, fue aprovechado por funcionarios del régimen oprobioso para seducirlos. Y por tanto, tentarlos con alguna suspicaz oferta. Así, asumieron la actitud que le es propia. O sea, un comportamiento político que bien sirve a lo que el libertinaje y la impunidad exactamente motivan.

Secuelas de una negociación (manipulada)

Apremiado por el interés de toda coyuntura dictatorial, donde “no se da puntada sin  dedal”, el régimen logró abrirse una vía electoral que le permita realizar elecciones con garantías, el venidero 6-D. Para ello se aprovechó de las debilidades de opositores, que como los que fueron, se prestaron al indecente juego de morbosas urdimbres, o mañosos contubernios sin calcular las dificultades que, tan remendona decisión, arrastrará consigo. En perjuicio del país.

Por consiguiente, el régimen “socialista”, al decretar por vía de una decisión política, más no jurídica, actuó al margen de la Constitución nacional. Además, un hecho que aunque llamado “indulto”, es más una humillación u ofensa a lo que representan las libertades y derechos. Y ello ha sucedido en un terreno oscurecido en el cual ha sido fácil apalear los valores que envuelven la democracia.

Poco o nada se ha entendido que la negociación emprendida por otrora reconocidos personajes de la política nacional, no sólo acentuará la crisis política. La misma crisis que ha generado hambre, desempleo, desencuentro, fracturas familiares y una economía deficitaria. Es decir, un país arruinado. Más aún, se hincharán problemas políticos al enrarecerse sus causales. La calificación de presidente “usurpador”, del TSJ, del CNE y otras dependencias del Ejecutivo Nacional acusadas de ejercicios ilegítimos e inconstitucionales, se verían peligrosamente revertidas. Todo, debido al hecho de preparar elecciones parlamentarias avaladas por una obstinada negociación. Que sólo fue un subvertido arreglo que saltó la barrera de la legalidad, la moralidad y la ética pública.

El aducido “indulto” que no ha sido más que un insulto al concepto de República del cual hace rimbombante alarde la denominación de Venezuela como país. Al igual que a las libertades y  derechos de los venezolanos que fueron “rehenes” del régimen atrabiliario, es una maniobra de mala ley. Al mejor estilo mercenario.

Más de 150 personas, entre presos políticos o presos de conciencia, perseguidos y acusados a instancia del temperamento del opresor, esbirro, bravucón o mandón de oficio, vuelven a ver la luz del día. Significa esto que la ley de la que se valió el régimen para ordenar tal decisión, es la “ley del poder”. Del poder “rojo-delincuente”. Aunque ningún agraciado de rango militar o policial. A pesar de ser muchos estos venezolanos, encarcelados en contraposición con el tan cacareado “Estado de Derecho” dispuesto por el segundo artículo constitucional. Ni siquiera el diputado presidente de la Asamblea Nacional (legítima), sobre quien pesan distintas causa judiciales.

A todas estas, la oposición comienza a fracturarse. Ayudada por contrariedades y acusaciones de decepcionantes revelaciones. Y que podría acabar en un suicidio involuntario. Provocado por la actitud de opositores que traicionan principios, promesas y compromisos. Es la intención primigenia solapada por la orden “presidencial” contemplada. Así el régimen estaría implantando una oposición a su medida. Esto podría salvar de problemas jurídicos internacionales a estos gobernantes al verse amparados por la potestad que le brinda un posible teatro electoral. Aunque en el fondo, todo sea una mera pantalla.

La pandemia pudiera interferir en la realización de los cuestionados comicios. Aunque ello no garantiza del todo lograr su interrupción. Detrás de la negociación alcanzada “entre gallos y medianoche” siguen encubiertas tramadas consideraciones. Que parecieran más conspiraciones que acuerdos. Sin embargo, cabe pensar en la posibilidad que todo termine enredándose más de lo que pueda suponerse. Para perjuicio de las partes involucradas.

A este respecto, hay precedentes que avivan tal temor nacional. El país tiene en sus anales desagradables historias que refieren contradicciones que sólo han obstruido su desarrollo económico y social. Tanto así, que hoy el país político debate su realidad para ver si lo acontecido, a consecuencia de los indultos decretados, permite saber si es que la medida en cuestión afecta su fuero político. Vale entonces preguntarse si el caso analizado corresponde a indultados: ¿ofendidos o humillados?

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Ciudadanía en tiempos de crisis

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 24 NOVIEMBRE, 2020 04:35

Por esas ínfulas de reescribir la historia

En los últimos veinte años, nos hemos llenado de frases incendiarias que procuran cautivar a la población para que se unan a su causa política. En los primeros años, estas frases calaron hondo porque provenían de un presunto salvador carismático (muy talentoso en escena) y pocos se dedicaron a explicarle a la ciudadanía que ese […]

OPINIÓN · 24 NOVIEMBRE, 2020 04:27

El triángulo de la “gerencia”

Desde que el hombre comienza a comprender la complejidad de sus acciones, empieza a darse cuenta del grado de dificultad que sus decisiones contraen. La necesidad del hombre de relacionarse con el entorno inmediato para interactuar con otros actores también determinantes del discurrir colectivo, lo estimula a ampliar su visión del mundo en el que […]

OPINIÓN · 23 NOVIEMBRE, 2020 04:45

Y vendrán huracanes más devastadores…

De acuerdo a un estudio publicado el miércoles pasado en la revista Nature, el cambio climático está provocando que los huracanes que tocan tierra tarden más en debilitarse. Los investigadores demostraron que los huracanes que se desarrollan sobre océanos más cálidos transportan mayor humedad y, por lo tanto, se incrementa su intensidad por más tiempo. […]

OPINIÓN · 23 NOVIEMBRE, 2020 04:45

Cartomancia económica II: qué nos depara el 2021

Seguimos con el ejercicio de adivinación económica respecto al 2021, para lo cual recurriremos esta vez a la baraja española. Fiesta verde y el rebusque Recientemente el Encovi aseguraba que el 96% de la población venezolana es pobre. Con todo el respeto que nos merecen los estudiosos de la UCAB, creemos que se están basando […]