OPINIÓN · 27 ABRIL, 2021 04:05

Nuevos algoritmos para conocer a los escribas del pasado

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Al mirar el Gran Rollo de Isaías -de unos 7 metros de largo que incluye 66 capítulos- el más largo de los 950 rollos del Mar Muerto descubierto en 1946, asumiríamos que la mano del escriba que hizo semejante trabajo se debió sentir muy, muy agotada. La “uniforme” escritura hebrea en el pergamino de 2.000 años, que a simple vista parece haber sido escrita por una sola persona, probablemente fue escrita por dos escribas, según un nuevo estudio que utilizó inteligencia artificial (IA) y estadísticas, para detectar las sutiles diferencias en la escritura a mano en el documento antiguo.

Los Rollos del Mar Muerto se descubrieron cuando un joven pastor -que buscaba una cabra extraviada- encontró varios manuscritos en una cueva de Qumrán, en Cisjordania. Durante la siguiente década, los investigadores y los beduinos locales encontraron más de 900 manuscritos en 11 cuevas. Estos manuscritos son los textos más antiguos de la Biblia hebrea, que datan desde el siglo IV antes de la era común (a. e. c.), hasta el siglo II después de la era común (d.e.c.). Pero no está claro quién o incluso cuántas personas las escribieron, porque los escribas no colocaron sus nombres.

Desde entonces, los eruditos bíblicos han tratado de inferir cuántos escribas participaron en la redacción de los diversos manuscritos del Rollo del Mar Muerto. Intentan encontrar una pista en una letra, por ejemplo, un rasgo muy específico en una hoja que identificaría al escriba, pero estos análisis de búsqueda de pistas a menudo son subjetivos y, como resultado, se debaten acaloradamente.

Entonces, los investigadores utilizaron otro enfoque, inteligencia artificial y estadísticas, para investigar el Gran Rollo de Isaías, uno de los siete rollos encontrados originalmente por el pastor beduino. Este rollo bien conservado, que data de alrededor de 125 a. e. c., es largo y contiene 54 columnas de texto hebreo. Un aspecto en particular llamó la atención: entre las columnas 27 y 28, hay una pequeña ruptura en el texto y una nueva “página”, donde se han cosido dos hojas. Otros investigadores ya habían debatido si este pergamino fue escrito por uno o dos escribas, y el equipo de investigación quería ver si podían resolver el misterio. En efecto, el equipo quiso determinar si las diferencias sutiles en la escritura debían considerarse variaciones normales en la escritura de un escriba o como escrituras similares de dos escribas diferentes.

Al centrarse en la letra hebrea aleph –que aparece más de 5.000 veces- se revelaron cambios en el texto después de la columna 27, donde se cosen dos hojas del material, sugiriendo que hay dos escribas. Estos trazaron las letras de una manera tan similar, que las diferencias entre ambos no son visibles a simple vista, según reveló el análisis publicado el miércoles pasado en PLOS One. Un detalle que sugiere que los escribas podrían haber recibido una formación similar, tal vez en una escuela o en un entorno social cercano, tratando de mantener el mismo estilo de escritura. Incluso podría ser un padre que le enseñó a escribir a su hijo, suponen los investigadores.

Un cambio en el utensilio de escritura, la fatiga al escribir o alguna lesión en la mano del escriba también podrían explicar el ligerísimo cambio. Pero, los trazos de tinta se relacionan directamente con el movimiento muscular de una persona y son específicos de él. Independientemente de la explicación exacta, el estudio muestra la capacidad de reflejar de cerca el estilo de escritura de un segundo escriba, tanto que los eruditos pueden ser engañados.

Mladen Popović, profesor de Biblia hebrea y judaísmo antiguo escribió:“hemos abierto la puerta a un nivel muy fino de detalle sobre escribas individuales, esto generará nuevas posibilidades para estudiar a todos los escribas detrás de los Rollos del Mar Muerto”. Los métodos de los investigadores detectaron diferencias sutiles y matizadas en la escritura que no podemos discernir solo con el ojo humano. El descubrimiento de que dos escribas colaboraron en el Gran Rollo de Isaías, revela que los trabajaban en equipo.

Al diseñar el algoritmo, los investigadores tuvieron que entrenarlo para diferenciar el texto, la tinta y el fondo (piel del animal o papiro). Esta distinción, conocida como binarización, fue diseñada por un estudiante de doctorado, quien creó una red neuronal artificial que podía entrenarse mediante el aprendizaje profundo. Esta red neuronal registró los rastros de tinta originales en el manuscrito, incluso cuando estas letras antiguas se transformaron en imágenes digitales.

El análisis de la red neuronal reveló que las 54 columnas de texto del Gran Rollo se dividieron en dos grupos distintos, que tuvieron una transición aproximadamente a la mitad del manuscrito.  Para ser más cautelosos, el equipo agregó comprobaciones y controles al texto. A continuación, realizaron un análisis visual mediante la creación de “mapas de calor”. Estos mapas incorporaron todas las variantes de la letra hebrea aleph (א), que se encuentra en el pergamino. Luego, hicieron una versión promedio de las primeras 27 columnas y otra de las últimas veintisiete. Después de eso, compararon estas letras promediadas y descubrieron que podían detectar fácilmente las diferencias entre las dos. Además, las diferencias fueron estadísticamente significativas.

Los científicos planean investigar otros pergaminos. Estos análisis también pueden arrojar luz sobre las comunidades que escribieron los Rollos del Mar Muerto. El Gran Rollo de Isaías es una copia manuscrita de otra copia, que se remonta a muchas generaciones y como cualquier fotocopia de una fotocopia o una réplica de ADN, el cambio se infiltra, y esto significa una evolución inevitable en los textos, a veces por error, a veces como resultado de una intervención humana deliberada. Al compararlo con una versión más antigua del libro de Isaías, se muestra un proceso de crecimiento y desarrollo a medida que las comunidades fueron leyéndolo e interpretándolo a la luz de su propio tiempo.

Comprender a los escribas de los Rollos del Mar Muerto, hace posible entender mejor lo que se llama, la evolución cultural de la Biblia. Aunque nunca sabremos sus nombres, se siente como si finalmente pudiéramos conocerlos a través de su escritura.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Antiguos grupos de humanos viven en nosotros

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

Carlos Maslatón, un influencer de Buenos Aires en Argentina, publicó un tuit acerca de un gol de Brasil a Serbia durante el Mundial y se refirió a este último país como “Yugoslavia”, al principio pensé que había sido un error voluntario pero siguió tuiteando reincidiendo en el error; obviamente, al tener numerosas reacciones en esta […]

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

Si el tema del cuidado de la salud física por parte de los hombres es complicado, mucho más es su salud mental, su emocionalidad. En los patrones tradicionales de crianza del varón se sanciona la expresión emotiva por ser considerada propia de las mujeres; seres de segunda, según ese mismo pensamiento. A la fantasía de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista

El Mundial de fútbol ya irrumpió para ser el centro de atención durante unas semanas. Los cánticos y banderitas de los distintos países servirán para avivar preferencias y rivalidades. Muchos de los niños ven a través de las pantallas a los jugadores de las barajitas del álbum que coleccionaron. Los padres comparten sus experiencias de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Recuperando a Venezuela: microeconomía

En la entrega pasada referimos que existe una tendencia a la mejora de variables macroeconómicas como inflación, tasa de cambio, empleo y pobreza, así como una activación modesta, aunque para nada despreciable de nuestra economía. No obstante, todavía hace falta mucho recorrido y esfuerzo para lograr un movimiento significativo y estructural de la actividad productiva […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022

Nuevos algoritmos para conocer a los escribas del pasado

Texto por Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Al mirar el Gran Rollo de Isaías -de unos 7 metros de largo que incluye 66 capítulos- el más largo de los 950 rollos del Mar Muerto descubierto en 1946, asumiríamos que la mano del escriba que hizo semejante trabajo se debió sentir muy, muy agotada. La “uniforme” escritura hebrea en el pergamino de 2.000 años, que a simple vista parece haber sido escrita por una sola persona, probablemente fue escrita por dos escribas, según un nuevo estudio que utilizó inteligencia artificial (IA) y estadísticas, para detectar las sutiles diferencias en la escritura a mano en el documento antiguo.

Los Rollos del Mar Muerto se descubrieron cuando un joven pastor -que buscaba una cabra extraviada- encontró varios manuscritos en una cueva de Qumrán, en Cisjordania. Durante la siguiente década, los investigadores y los beduinos locales encontraron más de 900 manuscritos en 11 cuevas. Estos manuscritos son los textos más antiguos de la Biblia hebrea, que datan desde el siglo IV antes de la era común (a. e. c.), hasta el siglo II después de la era común (d.e.c.). Pero no está claro quién o incluso cuántas personas las escribieron, porque los escribas no colocaron sus nombres.

Desde entonces, los eruditos bíblicos han tratado de inferir cuántos escribas participaron en la redacción de los diversos manuscritos del Rollo del Mar Muerto. Intentan encontrar una pista en una letra, por ejemplo, un rasgo muy específico en una hoja que identificaría al escriba, pero estos análisis de búsqueda de pistas a menudo son subjetivos y, como resultado, se debaten acaloradamente.

Entonces, los investigadores utilizaron otro enfoque, inteligencia artificial y estadísticas, para investigar el Gran Rollo de Isaías, uno de los siete rollos encontrados originalmente por el pastor beduino. Este rollo bien conservado, que data de alrededor de 125 a. e. c., es largo y contiene 54 columnas de texto hebreo. Un aspecto en particular llamó la atención: entre las columnas 27 y 28, hay una pequeña ruptura en el texto y una nueva “página”, donde se han cosido dos hojas. Otros investigadores ya habían debatido si este pergamino fue escrito por uno o dos escribas, y el equipo de investigación quería ver si podían resolver el misterio. En efecto, el equipo quiso determinar si las diferencias sutiles en la escritura debían considerarse variaciones normales en la escritura de un escriba o como escrituras similares de dos escribas diferentes.

Al centrarse en la letra hebrea aleph –que aparece más de 5.000 veces- se revelaron cambios en el texto después de la columna 27, donde se cosen dos hojas del material, sugiriendo que hay dos escribas. Estos trazaron las letras de una manera tan similar, que las diferencias entre ambos no son visibles a simple vista, según reveló el análisis publicado el miércoles pasado en PLOS One. Un detalle que sugiere que los escribas podrían haber recibido una formación similar, tal vez en una escuela o en un entorno social cercano, tratando de mantener el mismo estilo de escritura. Incluso podría ser un padre que le enseñó a escribir a su hijo, suponen los investigadores.

Un cambio en el utensilio de escritura, la fatiga al escribir o alguna lesión en la mano del escriba también podrían explicar el ligerísimo cambio. Pero, los trazos de tinta se relacionan directamente con el movimiento muscular de una persona y son específicos de él. Independientemente de la explicación exacta, el estudio muestra la capacidad de reflejar de cerca el estilo de escritura de un segundo escriba, tanto que los eruditos pueden ser engañados.

Mladen Popović, profesor de Biblia hebrea y judaísmo antiguo escribió:“hemos abierto la puerta a un nivel muy fino de detalle sobre escribas individuales, esto generará nuevas posibilidades para estudiar a todos los escribas detrás de los Rollos del Mar Muerto”. Los métodos de los investigadores detectaron diferencias sutiles y matizadas en la escritura que no podemos discernir solo con el ojo humano. El descubrimiento de que dos escribas colaboraron en el Gran Rollo de Isaías, revela que los trabajaban en equipo.

Al diseñar el algoritmo, los investigadores tuvieron que entrenarlo para diferenciar el texto, la tinta y el fondo (piel del animal o papiro). Esta distinción, conocida como binarización, fue diseñada por un estudiante de doctorado, quien creó una red neuronal artificial que podía entrenarse mediante el aprendizaje profundo. Esta red neuronal registró los rastros de tinta originales en el manuscrito, incluso cuando estas letras antiguas se transformaron en imágenes digitales.

El análisis de la red neuronal reveló que las 54 columnas de texto del Gran Rollo se dividieron en dos grupos distintos, que tuvieron una transición aproximadamente a la mitad del manuscrito.  Para ser más cautelosos, el equipo agregó comprobaciones y controles al texto. A continuación, realizaron un análisis visual mediante la creación de “mapas de calor”. Estos mapas incorporaron todas las variantes de la letra hebrea aleph (א), que se encuentra en el pergamino. Luego, hicieron una versión promedio de las primeras 27 columnas y otra de las últimas veintisiete. Después de eso, compararon estas letras promediadas y descubrieron que podían detectar fácilmente las diferencias entre las dos. Además, las diferencias fueron estadísticamente significativas.

Los científicos planean investigar otros pergaminos. Estos análisis también pueden arrojar luz sobre las comunidades que escribieron los Rollos del Mar Muerto. El Gran Rollo de Isaías es una copia manuscrita de otra copia, que se remonta a muchas generaciones y como cualquier fotocopia de una fotocopia o una réplica de ADN, el cambio se infiltra, y esto significa una evolución inevitable en los textos, a veces por error, a veces como resultado de una intervención humana deliberada. Al compararlo con una versión más antigua del libro de Isaías, se muestra un proceso de crecimiento y desarrollo a medida que las comunidades fueron leyéndolo e interpretándolo a la luz de su propio tiempo.

Comprender a los escribas de los Rollos del Mar Muerto, hace posible entender mejor lo que se llama, la evolución cultural de la Biblia. Aunque nunca sabremos sus nombres, se siente como si finalmente pudiéramos conocerlos a través de su escritura.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Antiguos grupos de humanos viven en nosotros

¿Cómo valoras esta información?

4

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista