OPINIÓN · 23 MAYO, 2018 00:11

No me lo expliques más

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Venía oyendo un programa de radio de César Miguel Rondón quien de pronto anuncia la entrevista con un médico ginecólogo que venía a hablar sobre la menopausia. Ya de entrada se me agrió la digestión al pensar que, para tratar un tema como ese, hubiese sido mucho más pertinente conversarlo con una experta médica ginecóloga, que las hay. Pero el colapso me llegó al intestino cuando el invitado empezó a explicar los síntomas que nos aquejan a las mujeres cuando dejamos de menstruar.

Hablaron de sudores, calorones, insomnio, sequedad vaginal y cambios de humor. No deja de ser curioso oír la charla entre hombres acerca de nuestra biología y nuestra psicología con aquel sentido de autoridad y condescendencia al mismo tiempo. Hasta el chofer de mi taxi le dio volumen como para enterarse y quizás sentirse un experto cuando tuviera que explicárselo a su pareja.

No pude dejar de tuitear en contra de tal acción, sobre todo cuando el experto dijo que la terapia de reemplazo hormonal era un imperativo porque “las mujeres de 50 y 60 de ahora son mucho más activas, inteligentes y despiertas que las de antes”, y que en función de eso había que alargarnos en el tiempo el perfil hormonal como para que sigamos siendo mujeres fisiológicamente productivas.

Para seguir siendo mujeres pues.

O sea que insultó a las de la generación de mi madre y abuela, y además definió lo que es ser o no una mujer, todo en menos de 5 minutos. Y para colmo prescribió lo que las mujeres tenemos que hacer con nuestro cuerpo, basado en supuestos estudios científicos que nos obligan a tomar pepas o recurrir a sus métodos para ajustarnos a un modelo de mujer que ha definido el patriarcado, siempre marcadas por la biología.

Dos cosas quiero resaltar con esta anécdota: 1. La escasa participación de mujeres en programas de opinión o foros o paneles, incluso para hablar de temas que nos aquejan 2. La generalización de indicaciones médicas a las mujeres siguiendo la lógica sanitaria masculina.

Que somos las menos convocadas a paneles es un hecho. Excusas habituales: las invitamos y no vinieron, es que no hay expertas, para un próximo evento nos encantaría tenerlas y escucharlas (la invitación nunca llega), o como me dijo un chamo por Instagram ante mi reclamo por la composición 100% masculina en el Congreso de Estudiantes de Economía de la UCAB “a estudiar para ver si algún día pueden hacer algo más que quejarse, a lo mejor participar en foros”. Está claro el espíritu varonil envuelto en su consejo ¿verdad?

Favorablemente esta misma semana un grupo de hombres del ámbito de las Ciencias Sociales en España, emitió un feliz y oportuno comunicado difundido por la cuenta @No_sin_mujeres estableciendo que: “Los miembros de esta lista nos comprometemos públicamente a no participar como ponente en ningún evento académico (Conferencia, Congreso, Jornadas o similar) o mesa redonda de más de dos ponentes donde no haya al menos una mujer en calidad de experta”, e invitan a sumarse a la lista como académico o profesional de las Ciencias Sociales. Ya van más de 500 a la fecha. Es un ejemplo que invito a muchos de mi país a seguir a ver si los organizadores se la piensan antes.

El otro punto, el que los hombres médicos diagnostican y recomiendan tratamientos a las mujeres sin hacer real distinción de género, está super bien recogido en el libro Medio Ambiente y Salud: Mujeres y hombres en un mundo de nuevos riesgos, de Carme Valls Llobet. En una reciente entrevista a elconfidencial.com, la española experta en Endocrinología declaró:

Uno de los mayores errores de la medicina es decirle a la mujer lo que tiene que hacer. No es para menos. Un dato más que llamativo es que la mayoría de los estudios científicos hasta la década de los 90 no las incluían a ellas ni tampoco se valoraba si sus resultados afectaban de forma diferente a hombres que a mujeres. El principal problema de esta desigualdad radica en que la ciencia médica ha extrapolado los remedios farmacéuticos destinados al género masculino al femenino, con las graves consecuencias que eso conlleva, como la sobre medicación de los cuerpos de las mujeres, expuestos a dosis excesivas…”

Este es un caso patético que demuestra lo poco escuchadas e involucradas que estamos las mujeres en las investigaciones y tópicos que nos incumben, y prueba de cómo los “expertos” se sienten con licencia para explicarnos a nosotras lo que somos, lo que nos pasa y lo que tenemos que hacer. Si no somos dueñas de nuestro propio cuerpo dime tú dueñas de qué vamos a ser.

Ambos aspectos, la forma y el fondo, son caras de una misma moneda. La moneda machista que supone que nosotras no sabemos lo suficiente, que ellos nos tienen que explicar todo y que diferenciar por género en cualquiera de los temas que se abordan, incluso en los más íntimamente femeninos, es poco menos que inútil porque el poder está de aquel lado y se quiere mantener así, qué duda cabe.

Escuchar exige respeto, validación, legitimación del otro como diferente y autónomo. Los hombres tienen que escuchar y respetar más, y hablar y explicar menos. Yo sé que fueron criados para lo contrario, pero hagan un esfuercito vale. Mientras no exista voluntad de cambio real y se evite caminar hacia una sociedad más inclusiva y paritaria, las mujeres seguiremos estando por fuera y escuchando barrabasadas como las del programa de radio de aquel día.

Foto principal: EFE

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.

 

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

No me lo expliques más

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Venía oyendo un programa de radio de César Miguel Rondón quien de pronto anuncia la entrevista con un médico ginecólogo que venía a hablar sobre la menopausia. Ya de entrada se me agrió la digestión al pensar que, para tratar un tema como ese, hubiese sido mucho más pertinente conversarlo con una experta médica ginecóloga, que las hay. Pero el colapso me llegó al intestino cuando el invitado empezó a explicar los síntomas que nos aquejan a las mujeres cuando dejamos de menstruar.

Hablaron de sudores, calorones, insomnio, sequedad vaginal y cambios de humor. No deja de ser curioso oír la charla entre hombres acerca de nuestra biología y nuestra psicología con aquel sentido de autoridad y condescendencia al mismo tiempo. Hasta el chofer de mi taxi le dio volumen como para enterarse y quizás sentirse un experto cuando tuviera que explicárselo a su pareja.

No pude dejar de tuitear en contra de tal acción, sobre todo cuando el experto dijo que la terapia de reemplazo hormonal era un imperativo porque “las mujeres de 50 y 60 de ahora son mucho más activas, inteligentes y despiertas que las de antes”, y que en función de eso había que alargarnos en el tiempo el perfil hormonal como para que sigamos siendo mujeres fisiológicamente productivas.

Para seguir siendo mujeres pues.

O sea que insultó a las de la generación de mi madre y abuela, y además definió lo que es ser o no una mujer, todo en menos de 5 minutos. Y para colmo prescribió lo que las mujeres tenemos que hacer con nuestro cuerpo, basado en supuestos estudios científicos que nos obligan a tomar pepas o recurrir a sus métodos para ajustarnos a un modelo de mujer que ha definido el patriarcado, siempre marcadas por la biología.

Dos cosas quiero resaltar con esta anécdota: 1. La escasa participación de mujeres en programas de opinión o foros o paneles, incluso para hablar de temas que nos aquejan 2. La generalización de indicaciones médicas a las mujeres siguiendo la lógica sanitaria masculina.

Que somos las menos convocadas a paneles es un hecho. Excusas habituales: las invitamos y no vinieron, es que no hay expertas, para un próximo evento nos encantaría tenerlas y escucharlas (la invitación nunca llega), o como me dijo un chamo por Instagram ante mi reclamo por la composición 100% masculina en el Congreso de Estudiantes de Economía de la UCAB “a estudiar para ver si algún día pueden hacer algo más que quejarse, a lo mejor participar en foros”. Está claro el espíritu varonil envuelto en su consejo ¿verdad?

Favorablemente esta misma semana un grupo de hombres del ámbito de las Ciencias Sociales en España, emitió un feliz y oportuno comunicado difundido por la cuenta @No_sin_mujeres estableciendo que: “Los miembros de esta lista nos comprometemos públicamente a no participar como ponente en ningún evento académico (Conferencia, Congreso, Jornadas o similar) o mesa redonda de más de dos ponentes donde no haya al menos una mujer en calidad de experta”, e invitan a sumarse a la lista como académico o profesional de las Ciencias Sociales. Ya van más de 500 a la fecha. Es un ejemplo que invito a muchos de mi país a seguir a ver si los organizadores se la piensan antes.

El otro punto, el que los hombres médicos diagnostican y recomiendan tratamientos a las mujeres sin hacer real distinción de género, está super bien recogido en el libro Medio Ambiente y Salud: Mujeres y hombres en un mundo de nuevos riesgos, de Carme Valls Llobet. En una reciente entrevista a elconfidencial.com, la española experta en Endocrinología declaró:

Uno de los mayores errores de la medicina es decirle a la mujer lo que tiene que hacer. No es para menos. Un dato más que llamativo es que la mayoría de los estudios científicos hasta la década de los 90 no las incluían a ellas ni tampoco se valoraba si sus resultados afectaban de forma diferente a hombres que a mujeres. El principal problema de esta desigualdad radica en que la ciencia médica ha extrapolado los remedios farmacéuticos destinados al género masculino al femenino, con las graves consecuencias que eso conlleva, como la sobre medicación de los cuerpos de las mujeres, expuestos a dosis excesivas…”

Este es un caso patético que demuestra lo poco escuchadas e involucradas que estamos las mujeres en las investigaciones y tópicos que nos incumben, y prueba de cómo los “expertos” se sienten con licencia para explicarnos a nosotras lo que somos, lo que nos pasa y lo que tenemos que hacer. Si no somos dueñas de nuestro propio cuerpo dime tú dueñas de qué vamos a ser.

Ambos aspectos, la forma y el fondo, son caras de una misma moneda. La moneda machista que supone que nosotras no sabemos lo suficiente, que ellos nos tienen que explicar todo y que diferenciar por género en cualquiera de los temas que se abordan, incluso en los más íntimamente femeninos, es poco menos que inútil porque el poder está de aquel lado y se quiere mantener así, qué duda cabe.

Escuchar exige respeto, validación, legitimación del otro como diferente y autónomo. Los hombres tienen que escuchar y respetar más, y hablar y explicar menos. Yo sé que fueron criados para lo contrario, pero hagan un esfuercito vale. Mientras no exista voluntad de cambio real y se evite caminar hacia una sociedad más inclusiva y paritaria, las mujeres seguiremos estando por fuera y escuchando barrabasadas como las del programa de radio de aquel día.

Foto principal: EFE

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.

 

 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia