Mercado libre de gente - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 3 AGOSTO, 2019 05:47

Mercado libre de gente

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las condiciones socio económicas y políticas de Venezuela en las últimas décadas han originado, en millones de personas, unas incontenibles ganas de irse del país. Algunas se han ido, o piensan irse, en buena forma –con recursos, con un plan-, otras a la deriva, aventurando. Sea como sea.

La desesperación y desesperanza que carcome a muchos de quienes quedan en ese país ha creado un peligroso caldo de cultivo para la trata de personas y nos ha generado un problema, que aunque históricamente ha tenido alcance mundial, en Venezuela era excepcional.

Hambre, migración forzada e impunidad potencian la trata de personas en Venezuela, advierten ONG

Se trata de lo que por décadas se llamó trata de blancas bajo el supuesto de que afectaba a solo a un grupo tradicionalmente vulnerable: las mujeres.  Pero esa denominación invisibilizaba a las mujeres con piel de otro color y a otras víctimas del comercio de carne humana más culpabilizantes: las niñas, niños y adolescentes.  Las sociedades no quería ver.  No se decía nada de trata de hombres. Se suponía que no.

Igualmente, estaba implícito que ese comercio de personas tenía casi exclusivos fines de explotación sexual.  Poco se decía de la mano de obra barata para labores en condiciones despiadadas o el tráfico de órganos, por ejemplo.

Debido a la magnitud y cobertura mundial del problema, las Naciones Unidas lo asumieron y cambió la denominación de trata de blancas a trata de personas.  Así se reconoce que afecta a un espectro social más amplio, no solo a las mujeres.

El comercio de personas pasó a ser considerado una violación de los derechos humanos y un  delito de lesa humanidad.  Esto ha permitido que el problema sea considerado por los Estados pero no necesariamente resuelto.

Por el contrario, en estos tiempos de gran conflictividad política en muchos países y la contracción económica de la mayoría, el inconveniente parece haberse agravado.  La necesidad de emigrar, de huir de sus países –lo que está sucediendo en Venezuela- pone la alfombra roja para que el delito se ejecute.

Una de las aristas del drama humano que significa la trata de personas es que la inmensa mayoría de las víctimas son gente de escasos recursos económicos entre quienes a los explotadores les es fácil captar a las víctimas.

En estos tiempos de virtualidad la trata de personas es como un mercado libre de gente.  Se comercia en las redes. Tanto para la captación como la promoción del producto.  Eso que llaman carne fresca.  Al ser por las redes, el problema se hace casi intangible, inaprensible pero es real, dramático.  Inhumano.

Por supuesto, comerciar con gente, después de la abolición de la esclavitud, es un delito mundial pero como con el de las drogas ilegales, funciona, tiene plena vigencia.

A pesar de las denuncias y la persecución de quienes comercian con personas, este sigue siendo un buen negocio, como casi todos los ilegales,  y que están a cargo de mafias.  Es decir, grupos de poder bien variopinto donde las autoridades suelen estar involucradas.

Eso parece haber sido una de las características de los recientes naufragios de peñeros (embarcaciones artesanales de los pescadores venezolanos) que trasladaban, ilegalmente, a gente que huía del país hacia islas relativamente cercanas.  Esos naufragios han causado decenas de muertos, desaparecidos y mucho dolor a sus familias ante la casi indiferencia de las autoridades.

Hay indicios de que hay trata de personas en estos hechos por la forma cómo han sido captadas las víctimas, las condiciones del viaje y las de llegada al otro país (si es que llegan). Lo que falta saber es qué pasa o hubiera pasado con esas personas al  desembarcar en otras tierras.  El mutismo de las autoridades portuarias y los responsables de esos naufragios hace pensar que no se ha dicho todo.  Han investigado poco porque no les conviene que se sepa.

A las inclemencias del país de donde huían, los riesgos en la travesía, las deudas que probablemente le dejaron a sus familias, se suma el trato despiadado que reciben esos grupos migrantes en el país “huésped”.  Así ha sido con quienes han desembarcado en Trinidad, Aruba o Curacao.  Países que parecen desconocer los servicios básicos humanitarios

Estos accidentes marinos han sido los que más han impactado a la opinión pública venezolana por su magnitud y la zozobra creada desde las primeras noticias de la desaparición del bote pero, sin duda, son solo la punta del iceberg de la tragedia que viven miles de venezolanos y venezolanas migrantes en búsqueda de una mejor vida.

Igual debe haber mucha tela que cortar en los que se han ido pata en el suelo e, inclusive, en avión.

Muchas de las empresas que se lucran con la actividad sexual disponen de tanto dinero que trasladan volando la carne humana venezolana al exterior.  Con esa misma velocidad, casi seguro, recaudaran lo invertido.

Detener la trata de personas

Ahora, Venezuela exporta trabajadoras sexuales, travestis, estrellas del porno gay y straight.  Algunas de esas personas se fueron por decisión propia y han logrado un próspero negocio con sus dotes corporales.  Esto pudiera decir algo bueno de la carne humana que producimos pero muy malo de nosotros como nación, como sociedad.  Sobre todo, si  ellas y ellos son objeto de explotación sexual por parte de las mafias que los reclutaron.

En todo caso, la trata de personas hay que pararla.  La mejor forma sería mejorando la calidad de vida a lo interno de cada país, pero ante la ineficacia de los gobiernos, las ganas de irse del país crecen y los más necesitados están dispuestos a hacerlo de cualquier forma. ¡Qué malo!

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores

 

Lee también

Familiares de desaparecidos denuncian que autoridades navieras cobran en dólares por permisos de zarpe en Güiria

https://twitter.com/Codhez/status/1155869627186143232

Del mismo autor

Nocturneando en Caracas

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 15 JULIO, 2020 04:35

Miedo al éxito y brecha de género laboral

Atendí a una invitación para un “foro chat” de las amigas barquisimetanas de la organización feminista Berenjena Empoderada. Hablamos ante un grupo de unos 350 participantes acerca del rol de las mujeres en la economía y los enormes rezagos que aun hoy encontramos en su participación laboral, así como de otros indicadores que dan cuenta […]

OPINIÓN · 14 JULIO, 2020 04:29

Crónicas en tiempos sin gasolina

El popular adagio “cada cabeza es un mundo” es casi una exhortación al pensamiento y actitud de cada quien. Pero también es una apología a la individualidad. Hace ver que cada persona maneja su mundo de ideas y valores como un sistema tan completo compacto, que lo hace presumir bastarse a sí mismo. Aunque reza […]

OPINIÓN · 13 JULIO, 2020 04:35

Voluntad de poder III, ¿se puede hacer algo?

Una nueva geometría del poder viene produciéndose en Venezuela. Unas veces bajo el silencio de la cotidianidad y otras bajo el ruido del terror que generan las estructuras criminales. Desde abajo, desde la base de la sociedad y las comunidades vamos viendo cómo el poder comunal avanza.  En el Centro de Investigaciones Populares, hemos venido […]

OPINIÓN · 13 JULIO, 2020 04:31

¿Una ruta de la batata antes de Colón?

La Isla de Pascua, un pequeño punto verde perdido en la inmensidad al sudeste del Océano Pacífico, ha encantado por mucho tiempo a los arqueólogos y al público. Cientos de esculturas gigantes de piedra, o Moai, que decoran la isla volcánica siguen siendo una fuente de fascinación. Uno de los mayores misterios sobre la Isla […]