OPINIÓN · 1 ENERO, 2022 05:50

Máximo deseo para el 2022

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Por formación profesional y estilo personal no me gusta generalizar. Sin embargo, en relación a los deseos del año nuevo, que pueden aparecer en las listas o en las cabezas de casi todo el mundo, en estos momentos pienso en varios, pero uno creo que puede ser el más deseado: el que el SARS-CoV-2 y sus variantes que producen el Covid-19, sea controlado de una vez por todas y la vida se normalice un poco. Si fuese así, la humanidad tendría un mucho mejor 2022.

El puto virus

En todos los lugares, la gente está hastiada con el acecho del virus que puede producir el Covid-19.  El mundo ya lleva casi dos años no solo bajo su amenaza sino con sus dramáticas consecuencias: un poco más de 5 millones de muertes por esa causa y casi 300 millones de personas han sufrido la enfermedad con gran impacto personal, familiar y sanitario. Es mucho, muchísimo.

Durante estos dos años de lucha contra este coronavirus, los gobiernos de casi todos los países han hecho lo posible para evitar la propagación del virus, no solo por salvar vidas y evitar sufrimiento de la gente sino por impedir el colapso de las instalaciones sanitarias y, sobre todo, sus economías. Con esta pandemia, personas, familias y empresas se han ido a la ruina, o casi.

Giros de la pandemia

A pesar de que 2021 comenzó con la mejor noticia en estos tiempos, la disposición de varias vacunas anticovid, su uso no ha dado los resultados esperados. Las vacunas han logrado reducir los casos, disminuido la gravedad de las infecciones con la consecuente hospitalización y los riesgos de muerte, sí.  Se ha controlado la pandemia, no. La disposición de vacunas ha sido un gran avance, pero no la solución.

Varios países producen casi 10 tipos de vacunas anticovid en este momento pero el grave, el obsceno problema ha sido el acaparamiento de esas vacunas por parte de pocos países ricos en desmedro de la inmensa cantidad de países pobres. Aunado a la deficiente capacidad sanitaria de estos últimos, donde las campañas de vacunación no han avanzado como debería haber sido.

El haber hecho de las vacunas una bandera política y de competencia mercantil, ha afectado seriamente la lucha contra el Covid-19.  Los criterios técnicos o científicos no han podido contra la avaricia de los países productores de imponer sus productos sobre los de la competencia.  De nuevo, las leyes del mercado se han impuesto sobre las necesidades y el sufrimiento de la gente.

Finalizando el año, la aparición de un nuevo tipo de coronavirus, el Ómicron, ha sido un duro, durísimo golpe en la lucha contra la pandemia. Este tipo de virus se propaga más fácil y rápidamente, por tanto, hay más riesgo de infectarse. Para colmo, esto ocurre cuando la gente está más cansada de medidas preventivas como las restricciones de movimiento y pudiera estar menos dispuesta a respetarlas.  Una combinación que pudiera ser fatal en términos de pandemia.

Del Delta líbrame Dios, que del ómicron me libro yo

Ya venía la cepa Delta del virus haciendo de la suyas, cuando llegó el Ómicron. Hubo un gran susto universal pero, parece que esta variante es menos agresiva al organismo y que, además,  hay un factor que ayuda a que su impacto sea menor: estar vacunado.

Hasta ahora, un poquito más de la mitad de la población mundial tiene, al menos una dosis de la vacuna, lo que le da alguna defensa al organismo, quienes tienen la suerte de tener las tres dosis recomendadas, pues más fuertes son.  El problema está en la gran cantidad de gente que, en los países pobres, y algunos negacionistas en los países ricos, que no tiene ninguna vacuna. La OMS ha precisado que mientras haya gente sin vacunar, el virus variará más, afectará más y ni los ricos se salvarán. Ver a Europa y EEUU en estos momentos.

¡Puto virus, vete ya!

Por supuesto, el puto virus no se irá por su cuenta. Los esfuerzos de la ciencia, la tecnología, los gobiernos, las agencias internacionales, entre otros, deben crear las condiciones y suministrar los recursos necesarios para que las vacunas sean más eficientes y accesibles a todo el mundo, no solo a unos privilegiados por el lugar donde vivan.

Un factor fundamental en la lucha contra en covid es el comportamiento de la gente. Mucha de ella está hastiada con las medidas preventivas como el aislamiento e, inclusive, con las mascarillas. También, en alguna, hay fastidio con los llamados a vacunarse.  Aún con el hastío, si la gente no hace lo que tiene que hacer, esta lucha será más larga y difícil.

Las campañas gubernamentales llamando a protegerse del Covid-19 tienen que ser seductoras, convincentes, pero no puede ser delegando en la gente la responsabilidad que le corresponde a las instancias de poder.  No todas las personas se comportan igual. No todas se comportan responsablemente. Lamentablemente, se requieren medidas de contención del comportamiento.

En estos momentos críticos no solo se requiere salvar a las empresas y negocios, economías. Se trata, fundamentalmente, de salvar vidas.

***********

Con estas palabras, y desde el lecho donde me recupero del covid, les deseo un 2022 con menos angustias en salud, las otras las podemos torear. No se descuiden ni un poquito con este virus. El ómicron me agarró a pesar de tener los tres pinchazos y seguir las recomendaciones de prevención pero en alguna, fallé.

 

Interesante que leas también: 

https://news.un.org/es/story/2021/12/1501932
https://www.bbc.com/mundo/noticias-59818611
https://www.nytimes.com/es/2021/12/28/espanol/omicron-europa.html

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: En Navidad no todo es felicidad

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

Nuevamente, hoy 28 septiembre, Día de Acción Global por un aborto legal y seguro, los grupos de mujeres de movimientos feministas en el mundo nos levantamos para exigir a los gobiernos la despenalización y legalización del aborto y la facilitación del acceso al mismo, con el objetivo de reducir las muertes por interrupciones inseguras del […]

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana

El humo de la democracia se ha ido esfumando rápidamente. Se oyen voces que pretenden reivindicar imposibles o erigir absurdos. Pero tan contradictorias intenciones, lejos de lograr algunas de las promesas en provecho del desarrollo, terminaron afectando propuestas de crecimiento que habría inspirado el progreso que presumía merecer el país. En los primeros 20 años […]

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alzheimer: ¿alteración en la investigación?

La demencia es un síndrome neurocognitivo que se refiere a un conjunto de síntomas relacionados con la pérdida de memoria y el deterioro de la función cognitiva, entre otros. Una de las formas más comunes de demencia es la enfermedad de Alzheimer, que afecta a millones de personas. Según los datos en 2020, unos 55 […]

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

La democracia es el régimen de gobierno que más garantiza el ejercicio pleno de los derechos humanos. Aunque, evidentemente, la historia se ha encargado de mostrarnos sus fallas, carencias y desviaciones, y no en pocas oportunidades han causado cansancio, por parte de poblaciones enteras. Esto no significa que no sea perfectible y en el marco […]

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022

Máximo deseo para el 2022

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Por formación profesional y estilo personal no me gusta generalizar. Sin embargo, en relación a los deseos del año nuevo, que pueden aparecer en las listas o en las cabezas de casi todo el mundo, en estos momentos pienso en varios, pero uno creo que puede ser el más deseado: el que el SARS-CoV-2 y sus variantes que producen el Covid-19, sea controlado de una vez por todas y la vida se normalice un poco. Si fuese así, la humanidad tendría un mucho mejor 2022.

El puto virus

En todos los lugares, la gente está hastiada con el acecho del virus que puede producir el Covid-19.  El mundo ya lleva casi dos años no solo bajo su amenaza sino con sus dramáticas consecuencias: un poco más de 5 millones de muertes por esa causa y casi 300 millones de personas han sufrido la enfermedad con gran impacto personal, familiar y sanitario. Es mucho, muchísimo.

Durante estos dos años de lucha contra este coronavirus, los gobiernos de casi todos los países han hecho lo posible para evitar la propagación del virus, no solo por salvar vidas y evitar sufrimiento de la gente sino por impedir el colapso de las instalaciones sanitarias y, sobre todo, sus economías. Con esta pandemia, personas, familias y empresas se han ido a la ruina, o casi.

Giros de la pandemia

A pesar de que 2021 comenzó con la mejor noticia en estos tiempos, la disposición de varias vacunas anticovid, su uso no ha dado los resultados esperados. Las vacunas han logrado reducir los casos, disminuido la gravedad de las infecciones con la consecuente hospitalización y los riesgos de muerte, sí.  Se ha controlado la pandemia, no. La disposición de vacunas ha sido un gran avance, pero no la solución.

Varios países producen casi 10 tipos de vacunas anticovid en este momento pero el grave, el obsceno problema ha sido el acaparamiento de esas vacunas por parte de pocos países ricos en desmedro de la inmensa cantidad de países pobres. Aunado a la deficiente capacidad sanitaria de estos últimos, donde las campañas de vacunación no han avanzado como debería haber sido.

El haber hecho de las vacunas una bandera política y de competencia mercantil, ha afectado seriamente la lucha contra el Covid-19.  Los criterios técnicos o científicos no han podido contra la avaricia de los países productores de imponer sus productos sobre los de la competencia.  De nuevo, las leyes del mercado se han impuesto sobre las necesidades y el sufrimiento de la gente.

Finalizando el año, la aparición de un nuevo tipo de coronavirus, el Ómicron, ha sido un duro, durísimo golpe en la lucha contra la pandemia. Este tipo de virus se propaga más fácil y rápidamente, por tanto, hay más riesgo de infectarse. Para colmo, esto ocurre cuando la gente está más cansada de medidas preventivas como las restricciones de movimiento y pudiera estar menos dispuesta a respetarlas.  Una combinación que pudiera ser fatal en términos de pandemia.

Del Delta líbrame Dios, que del ómicron me libro yo

Ya venía la cepa Delta del virus haciendo de la suyas, cuando llegó el Ómicron. Hubo un gran susto universal pero, parece que esta variante es menos agresiva al organismo y que, además,  hay un factor que ayuda a que su impacto sea menor: estar vacunado.

Hasta ahora, un poquito más de la mitad de la población mundial tiene, al menos una dosis de la vacuna, lo que le da alguna defensa al organismo, quienes tienen la suerte de tener las tres dosis recomendadas, pues más fuertes son.  El problema está en la gran cantidad de gente que, en los países pobres, y algunos negacionistas en los países ricos, que no tiene ninguna vacuna. La OMS ha precisado que mientras haya gente sin vacunar, el virus variará más, afectará más y ni los ricos se salvarán. Ver a Europa y EEUU en estos momentos.

¡Puto virus, vete ya!

Por supuesto, el puto virus no se irá por su cuenta. Los esfuerzos de la ciencia, la tecnología, los gobiernos, las agencias internacionales, entre otros, deben crear las condiciones y suministrar los recursos necesarios para que las vacunas sean más eficientes y accesibles a todo el mundo, no solo a unos privilegiados por el lugar donde vivan.

Un factor fundamental en la lucha contra en covid es el comportamiento de la gente. Mucha de ella está hastiada con las medidas preventivas como el aislamiento e, inclusive, con las mascarillas. También, en alguna, hay fastidio con los llamados a vacunarse.  Aún con el hastío, si la gente no hace lo que tiene que hacer, esta lucha será más larga y difícil.

Las campañas gubernamentales llamando a protegerse del Covid-19 tienen que ser seductoras, convincentes, pero no puede ser delegando en la gente la responsabilidad que le corresponde a las instancias de poder.  No todas las personas se comportan igual. No todas se comportan responsablemente. Lamentablemente, se requieren medidas de contención del comportamiento.

En estos momentos críticos no solo se requiere salvar a las empresas y negocios, economías. Se trata, fundamentalmente, de salvar vidas.

***********

Con estas palabras, y desde el lecho donde me recupero del covid, les deseo un 2022 con menos angustias en salud, las otras las podemos torear. No se descuiden ni un poquito con este virus. El ómicron me agarró a pesar de tener los tres pinchazos y seguir las recomendaciones de prevención pero en alguna, fallé.

 

Interesante que leas también: 

https://news.un.org/es/story/2021/12/1501932
https://www.bbc.com/mundo/noticias-59818611
https://www.nytimes.com/es/2021/12/28/espanol/omicron-europa.html

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: En Navidad no todo es felicidad

¿Cómo valoras esta información?

5

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alzheimer: ¿alteración en la investigación?