OPINIÓN · 11 SEPTIEMBRE, 2018 04:00

Los pies en el suelo

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Uno de las aristas más críticas de la crisis migratoria de Venezuela tiene que ver con las recientes olas de emigrados, las que van cargadas de quienes tienen menos recursos económicos y formación profesional. Permítanme una precisión un poco antipática: gente de clase media baja y de más abajo. Su llegada a los países vecinos, con los pies en el suelo, ha cambiado el tono con respecto a la migración venezolana.

Hagamos algo de historia para ayudar a comprender el problema. La diáspora venezolana comenzó un poco antes de la llegada de Hugo Chávez al poder. En lo personal utilizo dos referencias: las sucesivas devaluaciones de la moneda a partir del viernes negro (1983) y el Caracazo (1989), una rebelión social consecuencia de la crisis económica que indicó que la economía venezolana empezaba a hacer aguas.

Fue a partir de esos momentos en que, por primera vez, oí decir a algunos alumnos, vecinos y gente amiga: “De aquí hay que irse”. Quienes lo decían tenían en común la ascendencia europea, el haber crecido y obtenido un título universitario en Venezuela. Se fueron al país de origen de sus padres o a la quimera del Norte, en condiciones de legalidad y, algunos, con buenos ahorros, con perspectivas seguras de aporte al país extranjero y progreso económico personal. Misión cumplida. Bienvenidos, les dijeron por allá.

Las oleadas migratorias que siguieron, ya con Chávez en el poder, fueron más heterogéneas en cuanto a orígenes familiares y destinos, pero siguieron con algo en común: casi todos iban con recursos económicos y buena formación profesional. Algunos con cuentas bancarias afuera, con perspectivas de negocios o trabajo y, casi todos, con dólares subsidiados por el gobierno venezolano a través de las remesas Cadivi. Clase media y para arriba, por supuesto. La permanencia legal a donde llegaron la resolvía la visa de estudio, de trabajo, de talento, matrimonios forzados o el asilo político, entre otras vías.

Hasta entonces, todo fue jolgorio, bombas y platillos por los países anfitriones. Se beneficiaban con migrantes con educación hasta universitaria (no mano de obra, atención) y, algunos, con ciertos recursos económicos. ¡Vivan los venezolanos!, ¡viva su patria querida!, se oía.

Mientras tanto, en el país de origen, Venezuela, la situación ha ido de mal en peor. Ya no es solo el tema de la inseguridad, el miedo a lo que políticamente podía pasar, sino que se agregó la atroz crisis económica, la indigna calidad de vida por el colapso de los servicios y el miedo -o la certeza- de un porvenir peor en todos los aspectos. Se sembró la desesperanza. El Gobierno venezolano con sus políticas incomprensibles le dijo a sus gobernados más pobres, como ya le ha dicho a los otros: ¡Vayánse!

Entonces, el sonar de las vivas migratorias fue cambiando de tono en la medida que el grueso de las nuevas oleadas de venezolanos en el exterior no va con la alta capacitación profesional, ni los dólares subsidiados de los compatriotas que le antecedieron.

El grueso de las últimas oleadas migratorias venezolanas no se ha ido cruzando el Atlántico, ni el Caribe, ni disfrutando el paisaje de la cordillera andina desde un avión, sino por los caminos verdes, atravesando selvas, montañas, cruzando puentes y fronteras en bus o a pie, viéndolas negra. No son espaldas mojadas (como los migrantes centroamericanos y mexicanos), son pies en el suelo.

A los pies en el suelo le ha tocado más duro que a quienes llegaron volando a otros países. Esos venezolanos tienen que enfrentar la tristeza de haber dejado a los suyos, de llevarse una patria en el recuerdo, la angustia por el porvenir, aunado al apuro por mandar la remesa y, como si fuera poco, enfrentar a algunas fieras en los países que llegan y les gritan: ¡Vayánse!. Son los parias de la tierra.

Y es que ser pobre es una gran calamidad, una gran vaina de la vida, aquí y allá.

Lea también

http://www.el-nacional.com/noticias/latinoamerica/exodo-venezolanos-pone-bajo-presion-resto-america-latina_249991

Ataques violentos en Brasil agudizan drama de venezolanos que escapan del chavismo http://bit.ly/2BCREuv

26 migrantes venezolanas han sido asesinadas en el exterior en menos de dos años http://goo.gl/LKchDB por @carlos_dhoy

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 17 SEPTIEMBRE, 2021 05:40

Tarek ¿y la masacre de El Ripial para cuándo?

Hoy se están cumpliendo 175 días desde que se perpetró la masacre de El Ripial en el estado Apure. En total cinco personas fueron asesinadas presuntamente por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), el 25 de marzo del presente año. Entre las víctimas, cuatro de ellas pertenecían a la […]

OPINIÓN · 17 SEPTIEMBRE, 2021 05:04

Notirumbos

La semana pasada, les había prometido hablarles de la inflación. Exactamente, de por qué la inflación en Venezuela esta disociada de la devaluación. De hecho, mi intención, era hablarles del “ornitorrinco” venezolano, que nos permitía disociar la macroeconomía de la microeconomía…tiene cola, tiene patas, ladra…¿entonces es?…¡un perro, claro está!. Aja, ¿y si tiene pico de […]

OPINIÓN · 16 SEPTIEMBRE, 2021 05:30

Dando la cara por la educación

Mientras me disponía a escribir estas líneas sobre el inicio del año escolar, escucho por la radio que la Escuela Técnica Industrial “Simón Bolívar” de Acarigua no podrá comenzar las clases presenciales, pues fue desmantelada. “Carlos Sánchez, director del referido plantel educativo, señaló que, tras haber sido blanco de la delincuencia en diversas ocasiones, la […]

OPINIÓN · 15 SEPTIEMBRE, 2021 05:29

Merkel ¡ya lo sabíamos!

“Les digo una cosa: las mujeres enriquecen la vida. No solo en lo privado, también en la política. No tengan miedo. No saben siquiera lo que se están perdiendo”. Angela Merkel, 2018   Tuvo que dejar el poder para admitir que era feminista, quizás calibrando el impacto que su declaración hubiese generado al decirlo en […]