La narrativa de Bachelet - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 9 JULIO, 2019 05:39

La narrativa de Bachelet

Ver más de

Andrés Cañizalez | @infocracia

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Michelle Bachelet habló y habló fuerte con su informe presentado ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra. Debo decir que ocurrió lo que se esperaba, ya que este informe estuvo precedido de dos informes anteriores, de agrias discusiones sobre Venezuela en seno del consejo y de declaraciones previas de alta comisionada que para nada dejaban bien parado al régimen de Nicolás Maduro.

Desde un punto de vista comunicacional, el informe se encarga de no dejar dudas sobre el carácter generalizado que tiene la crisis en derechos humanos que padecemos los venezolanos, estén dentro del país o que se hayan visto obligados a emigrar. Al hacer un balance enfocado en los años 2018 y 2019, por otro lado, el informe Bachelet tampoco deja dudas sobre quién tiene la responsabilidad. Sí, el principal responsable es el gobierno de Nicolás Maduro.

El informe de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos tiene una serie de frases que sencillamente ayudan a la comprensión internacional de la gravedad. No es el papel de la señora Bachelet venir a Venezuela y meter preso a Maduro, como tantas personas viscerales le exigen. Ella, con este informe, ha cumplido lo que es su papel: documentar y denunciar públicamente.

  • “La crisis económica y social se agudizó considerablemente entre 2018 y 2019”.
  • “El desvío de recursos, la corrupción y la falta de mantenimiento en la infraestructura pública, así como la subinversión, han tenido como resultado violaciones al derecho a un nivel adecuado de vida”.
  • “Información verificada por el ACNUDH confirma violaciones al derecho a la alimentación, incluida la obligación del Estado para garantizar que la población no padezca hambre”.
  • “Además de la hiperinflación y la contracción de la economía, las políticas económicas y sociales adoptadas durante la última década han debilitado los sistemas de producción y distribución de alimentos, aumentando la cantidad de personas que dependen de programas de asistencia alimentaria”.
  • “Violaciones al derecho a la salud son resultado del incumplimiento del Gobierno de sus obligaciones fundamentales, las cuales son irrenunciables, aún por motivos económicos”.
  • “La discriminación con base en motivos políticos y el control social mediante los carnets (de la Patria) tiene un impacto diferenciado en la habilidad de las mujeres para hacer valer sus derechos (…) Las mujeres reportaron que en ocasiones preferían no exigir sus derechos, incluido el derecho a pronunciarse en contra del Gobierno, por miedo a represalias”.
  • “La economía venezolana, especialmente su industria petrolera y los sistemas de producción de alimentos, ya estaban en crisis antes de que se impusiera cualquier sanción (internacional)”.
  • “En los últimos años el Gobierno ha tratado de imponer una hegemonía comunicacional imponiendo su propia versión de los hechos y creando un ambiente que restringe los medios de comunicación independientes”.
  • “Durante al menos una década, el Gobierno, así como las instituciones controladas por el Gobierno han aplicado leyes y políticas que han acelerado la erosión del estado de derecho y el desmantelamiento de las instituciones democráticas, incluyendo la Asamblea Nacional”.
  • “La GNB y la PNB han sido responsables del uso excesivo de la fuerza en manifestaciones al menos desde 2014. Las FAES, una unidad de respuesta rápida creada en 2017 para combatir el crimen organizado, han sido presuntamente responsables de numerosas ejecuciones extrajudiciales en operaciones de seguridad, al igual que el CICPC. Los servicios de inteligencia (el SEBIN y la DGCIM) han sido responsables de detenciones arbitrarias, maltratos y tortura de opositores/as políticos/as y de sus familiares. Los colectivos armados contribuyen a este sistema ejerciendo control social en las comunidades locales, y apoyando a las fuerzas de seguridad en la represión de manifestaciones y de la disidencia”.
  • “Estas políticas van acompañadas de una retórica pública, utilizada también por autoridades de alto rango, que desacredita y ataca de manera constante a quienes critican al Gobierno o se oponen a él”.

Y así, con este tono demoledor, está escrito el informe Bachelet sobre Venezuela. Puede leerlo en español (también está en inglés y francés) en la web del alto comisionado.

Violaciones sistemáticas

La narrativa de Bachelet, además, como me lo comentó Rafael Uzcátegui, coordinador general de Provea, usa la palabra sistemático para referirse a patrones de violaciones a derechos humanos. Esta palabra es clave para entender la gravedad de una crisis, y la responsabilidad de los gobernantes en tales violaciones, por parte de la comunidad internacional, especialmente de instancias como el Consejo de Derechos Humanos.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

 

Del mismo autor

Bachelet, las víctimas y el periodista vedette

 

ESPECIALES · 12 MAYO, 2019

Madres coraje de Venezuela

Texto por Julett Pineda

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 JULIO, 2017

Caracas 450

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

OPINIÓN · 22 SEPTIEMBRE, 2019 01:13

¿Creará China un imperio?

Hasta ahora la diplomacia China ha sido extremadamente cautelosa e interrelacionada con otros actores globales.

OPINIÓN · 21 SEPTIEMBRE, 2019 05:31

Preocupaciones de la gente

La mayoría de la gente del país está clamando por soluciones concretas que respondan a sus necesidades.

OPINIÓN · 20 SEPTIEMBRE, 2019 05:46

ONU: Misión de Determinación de Hechos

Más de 100 organizaciones han solicitado al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas crear una Comisión de Investigación para Venezuela

OPINIÓN · 20 SEPTIEMBRE, 2019 04:44

La verdadera negociación, tarde o temprano

Otra vez los votantes opositores están confundidos porque no saben a quién escuchar.