La implosión

El estatus actual de Venezuela es un producto de la “multipolaridad” que por un lado tiene a Rusia, China, EEUU, a la Unión Europea y a la propia Cuba