La ilusión perdida

Los trabajadores de hoy perdieron la ilusión por la jubilación, el cobro de prestaciones laborales, de tener una pensión digna por el resto de su vida.