La fragilidad humana y cultural en el totalitario

El totalitarismo afecta el vivir común, cuando eso ocurre no hay espacio para la política sino para el sometimiento