OPINIÓN · 24 OCTUBRE, 2018 04:02

Equidad de género como tema de debate y de políticas públicas

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

A partir de la experiencia histórica de Chile y Perú durante los ochenta y los noventa, Virginia Guzmán en su libro “Género en el Estado. Estado del Género”, hace una reconstrucción del devenir histórico reciente en cuanto a la influencia de la perspectiva de género en la reconfiguración institucional del Estado y sus relaciones, a través de una perspectiva donde el aparato gubernamental luce como protagonista de múltiples y reiterativas formas de inequidad y desigualdad.

La lectura, aunque se refiere a una época y una subregión específica, es bastante ejemplificadora -y me atrevería a decir aleccionadoramente optimista- sobre la manera en la que las mujeres organizadas y el resto de la sociedad ha venido transformando su visión sobre la problemática de género y han abordado diferentes propuestas para concretar cambios positivos que alteren la causalidad involucrada en los problemas de inequidad por género.

El reconocimiento público de la igualdad de género como componente fundamental de la equidad general y el impacto institucional de las luchas sociales a partir del género son parte considerable de los cambios suscitados en la segunda mitad del siglo XX, logrando que los movimientos de mujeres en América Latina ganaran en legitimidad y notoriedad.

Las principales limitaciones de estos cambios guardan relación con la adaptación del Estado a una interpretación sectorial del problema: la mujer como “área” de desempeño-problema-organización en la política pública, que luego es comparada con múltiples otras problemáticas desdibujándose así su impacto y potencial para contribuir a mejores diseños de políticas pro-equidad. Esta concepción llevó a muchos gobiernos a crear ministerios, departamentos, centros de estudios, despachos de “la mujer”, lo cual a mi modo de ver enfatizó la exclusión como tema apartado del resto de los problemas típicos de gestión.

La autora nos invita, sobre todo a los gestores de lo público, a reconocer la necesidad del planteamiento transversal en las políticas públicas, sin dejar de considerar la dirección femenina y los organismos de coordinación como posibles ayudas, pero sobre todo a advertir la necesidad de interlocución al ampliarse el espectro de actores involucrados y al considerar a la mujer y sus organizaciones, como protagonistas de los diseños y sus ejecuciones.

Hacia un cambio pro-equidad de género

Como estoy bastante consustanciada con los procesos de reforma institucional (fui responsable de un organismo de modernización del Estado a finales de los noventa), me sorprendió que no me hubiese percatado antes de las potencialidades positivas de abordar la reforma institucional con enfoque de género. Ni siquiera había considerado el tema de los indicadores y ahora creo que es determinante por aquello de considerar un modelo explicativo, al menos en términos socio económicos y, por tanto, trasegar con esta lupa violeta todo el espectro de inequidad, desigualdad, pobreza, discriminación, etc.

Me duele un poco no haber estado más involucrada en el enfoque de género, más preparada para abordarlo y no haber coordinado, aunque fuese de manera intuitiva, más iniciativas que tuviesen como eje a la mujer en nuestro plan de reformas. Lo cierto es que me identifiqué mucho con el tipo de problemas que enfrentan los gobernantes que quieren hacer cambios y lo extraordinariamente difícil que resulta lograr resultados.

De algún modo concluí al leer a Guzmán, que lo que ella ve como problema de agenda, coordinación o implementación es, en realidad, un problema sistémico general de los procesos de gobierno y no uno especialmente derivado del cambio pro-equidad de género.

Sin embargo, me gustó la capacidad de hacer una revisión crítica sin demasiada pasión y la forma como ofrece rutas estratégicas que pudiesen servir de guía o inspiración a directivos y directivas para revisar sus propias políticas de reforma institucional.

Ver también

Felicidad y equidad de género

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

Equidad de género como tema de debate y de políticas públicas

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

A partir de la experiencia histórica de Chile y Perú durante los ochenta y los noventa, Virginia Guzmán en su libro “Género en el Estado. Estado del Género”, hace una reconstrucción del devenir histórico reciente en cuanto a la influencia de la perspectiva de género en la reconfiguración institucional del Estado y sus relaciones, a través de una perspectiva donde el aparato gubernamental luce como protagonista de múltiples y reiterativas formas de inequidad y desigualdad.

La lectura, aunque se refiere a una época y una subregión específica, es bastante ejemplificadora -y me atrevería a decir aleccionadoramente optimista- sobre la manera en la que las mujeres organizadas y el resto de la sociedad ha venido transformando su visión sobre la problemática de género y han abordado diferentes propuestas para concretar cambios positivos que alteren la causalidad involucrada en los problemas de inequidad por género.

El reconocimiento público de la igualdad de género como componente fundamental de la equidad general y el impacto institucional de las luchas sociales a partir del género son parte considerable de los cambios suscitados en la segunda mitad del siglo XX, logrando que los movimientos de mujeres en América Latina ganaran en legitimidad y notoriedad.

Las principales limitaciones de estos cambios guardan relación con la adaptación del Estado a una interpretación sectorial del problema: la mujer como “área” de desempeño-problema-organización en la política pública, que luego es comparada con múltiples otras problemáticas desdibujándose así su impacto y potencial para contribuir a mejores diseños de políticas pro-equidad. Esta concepción llevó a muchos gobiernos a crear ministerios, departamentos, centros de estudios, despachos de “la mujer”, lo cual a mi modo de ver enfatizó la exclusión como tema apartado del resto de los problemas típicos de gestión.

La autora nos invita, sobre todo a los gestores de lo público, a reconocer la necesidad del planteamiento transversal en las políticas públicas, sin dejar de considerar la dirección femenina y los organismos de coordinación como posibles ayudas, pero sobre todo a advertir la necesidad de interlocución al ampliarse el espectro de actores involucrados y al considerar a la mujer y sus organizaciones, como protagonistas de los diseños y sus ejecuciones.

Hacia un cambio pro-equidad de género

Como estoy bastante consustanciada con los procesos de reforma institucional (fui responsable de un organismo de modernización del Estado a finales de los noventa), me sorprendió que no me hubiese percatado antes de las potencialidades positivas de abordar la reforma institucional con enfoque de género. Ni siquiera había considerado el tema de los indicadores y ahora creo que es determinante por aquello de considerar un modelo explicativo, al menos en términos socio económicos y, por tanto, trasegar con esta lupa violeta todo el espectro de inequidad, desigualdad, pobreza, discriminación, etc.

Me duele un poco no haber estado más involucrada en el enfoque de género, más preparada para abordarlo y no haber coordinado, aunque fuese de manera intuitiva, más iniciativas que tuviesen como eje a la mujer en nuestro plan de reformas. Lo cierto es que me identifiqué mucho con el tipo de problemas que enfrentan los gobernantes que quieren hacer cambios y lo extraordinariamente difícil que resulta lograr resultados.

De algún modo concluí al leer a Guzmán, que lo que ella ve como problema de agenda, coordinación o implementación es, en realidad, un problema sistémico general de los procesos de gobierno y no uno especialmente derivado del cambio pro-equidad de género.

Sin embargo, me gustó la capacidad de hacer una revisión crítica sin demasiada pasión y la forma como ofrece rutas estratégicas que pudiesen servir de guía o inspiración a directivos y directivas para revisar sus propias políticas de reforma institucional.

Ver también

Felicidad y equidad de género

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

2

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONGs: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia