OPINIÓN · 27 JUNIO, 2021 05:22

Historias que conmueven desde la pandemia

Ver más de

Piero Trepiccione

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

¿Nos uniremos?

Justo el 24 de junio de 2021 y en el marco de una fecha particularmente significativa para la tradición histórica de nuestra nación, fui testigo de excepción de una situación trágica y terrible en medio de la realidad que vivimos. El esposo de una compañera de trabajo que venía siendo afectado por COVID-19 desde hace unos días, por su condición de vulnerabilidad previa, se le fue agravando su cuadro clínico hasta que fue imposible atenderlo desde casa. Con todo el esfuerzo económico posible se contrató una ambulancia para ser trasladado a un centro médico, donde esperamos alrededor de tres horas, mientras en el CDI decidían ingresarlo o no.

Al principio se negaron porque no tenían ni oxigeno, ni capacidad para atender la emergencia. Luego, un alma bondadosa se apiadó del caso y les señaló a los familiares que sí lo iban a ingresar. En ese transcurrir del tiempo inexorable, el paciente fue agravándose. Se intentó lograr el ingreso en otros centros clínicos. La tarea fue imposible. Entre los elevados costos de admisión en algún centro, que exigía la cantidad de 10 mil dólares mínimos para poder ingresar y múltiples llamadas e intentos en centinelas públicos que estaban colapsados, fue imposible avanzar. Luego, una contraorden señaló que definitivamente no se podía hacer el ingreso. Apenas se le dio alguna asistencia esencial en la propia ambulancia. Y al cabo de tres horas, ocurrió el fallecimiento del paciente. Terrible consecuencia de un colapso anunciado desde hace mucho tiempo y al que no se le ha prestado la más mínima atención.

Casos como éste ya se comienzan multiplicar en todo el país. Aunque éste particularmente ocurrió en Barquisimeto, son múltiples los que están apareciendo en todo el territorio nacional mostrando un colapso anunciado del sistema de salud, al que se ha trabajado con mucha política partidista y no tanto con políticas públicas.

Más triste aún es que en el marco del Bicentenario de la Batalla de Carabobo, más allá de los festines y honores simbólicos requeridos en una fecha patria de esta naturaleza, la mayor conmemoración que se pudiera haber hecho es vacunar al menos a 10 millones de personas en noventa días. Ese hubiese sido el mayor de los eventos que reivindicaría nuestra independencia y nuestra capacidad de respuesta frente a un invasor, o bien de características militares o bien, una pandemia terrible que va diezmando a la población paulatinamente.

Lamentablemente, el liderazgo del país sigue dividido, disperso y enfocado en intereses políticos muy reducidos que tienen que ver más con conservar o alcanzar el poder y no con los intereses mayoritarios de la gente.

Hace algunos meses apenas escribía esto: “El liderazgo político del país luce aún muy dividido e impactado por la polarización y más recientemente, por los apoyos geopolíticos y geoestratégicos globales. Más de 20 años de un conflicto que no ha logrado ser descifrado ni interna, ni externamente, y que han debilitado la estructura institucional del país y los mecanismos que habitualmente desarrollan los sistemas políticos democráticos para resolver las diferencias de forma y de fondo. No obstante, y según nos han venido indicando los últimos estudios de opinión pública realizados en Venezuela, la creciente despolarización que se ha venido dando aguas abajo, y que ha neutralizado casi absolutamente las profundas diferencias ideológicas, que en algún momento arreciaron en nuestro territorio, pero que lamentablemente, no se sienten todavía, aguas arriba.” Y muy lamentablemente siguen sin sentirse aguas arriba.

Esperemos que los nuevos intentos de diálogo y negociación en el país logren destrancar una situación que está multiplicando por doquier historias de éstas, que siguen conmoviendo el sentimiento colectivo de la población, pero que aún no se reflejan en los centros de toma de decisiones del país.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Criptopolítica

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022 06:30

Tareas pendientes para proteger a los niños

¿Qué está pasando en el país?, ¿por qué tanta crueldad hacia los niños? El video de un niño siendo abusado por varias mujeres reavivó el sentimiento. El Fiscal General presentó un balance en el marco del 53° Aniversario del Ministerio Público que concluye que se han registrado un total de 1.494 casos de delitos de […]

OPINIÓN · 30 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Mi historia, mis términos

Así se llama el libro que en días pasados presentamos desde la ONGs Resonalia y FeminismoINC, fruto de un trabajo liderado por la activista feminista María Luisa Campos y en esfuerzo solidario con muchas otras mujeres y organizaciones feministas en Venezuela. Se trata de un libro para sobrevivientes de violencia sexual basado en una traducción […]

OPINIÓN · 29 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Reanudando la función de la política

Los grandes acuerdos —sean políticos, económicos, sociales, familiares, laborales, etc.— no se logran por el mero voluntarismo, ni mucho menos son amores a primera vista. Al contrario, su materialización depende de un esfuerzo sostenido entre personas que tienen diferentes visiones del mundo y que, sin duda, evitarían que sus hijos (as) se conocieran para reducir […]

OPINIÓN · 28 NOVIEMBRE, 2022 05:30

En busca de la mejor foto del virus de la hepatitis C

El virus de la hepatitis C, o VHC, provoca una infección crónica en el hígado que puede producir daños permanentes y, en casos extremos, cáncer. Afecta a alrededor de 58 millones de personas en todo el mundo y ocasiona unas 290.000 muertes cada año. Si bien hay tratamientos disponibles para las infecciones relacionadas con el […]

OPINIÓN · 28 NOVIEMBRE, 2022

Historias que conmueven desde la pandemia

Texto por Piero Trepiccione

¿Nos uniremos?

Justo el 24 de junio de 2021 y en el marco de una fecha particularmente significativa para la tradición histórica de nuestra nación, fui testigo de excepción de una situación trágica y terrible en medio de la realidad que vivimos. El esposo de una compañera de trabajo que venía siendo afectado por COVID-19 desde hace unos días, por su condición de vulnerabilidad previa, se le fue agravando su cuadro clínico hasta que fue imposible atenderlo desde casa. Con todo el esfuerzo económico posible se contrató una ambulancia para ser trasladado a un centro médico, donde esperamos alrededor de tres horas, mientras en el CDI decidían ingresarlo o no.

Al principio se negaron porque no tenían ni oxigeno, ni capacidad para atender la emergencia. Luego, un alma bondadosa se apiadó del caso y les señaló a los familiares que sí lo iban a ingresar. En ese transcurrir del tiempo inexorable, el paciente fue agravándose. Se intentó lograr el ingreso en otros centros clínicos. La tarea fue imposible. Entre los elevados costos de admisión en algún centro, que exigía la cantidad de 10 mil dólares mínimos para poder ingresar y múltiples llamadas e intentos en centinelas públicos que estaban colapsados, fue imposible avanzar. Luego, una contraorden señaló que definitivamente no se podía hacer el ingreso. Apenas se le dio alguna asistencia esencial en la propia ambulancia. Y al cabo de tres horas, ocurrió el fallecimiento del paciente. Terrible consecuencia de un colapso anunciado desde hace mucho tiempo y al que no se le ha prestado la más mínima atención.

Casos como éste ya se comienzan multiplicar en todo el país. Aunque éste particularmente ocurrió en Barquisimeto, son múltiples los que están apareciendo en todo el territorio nacional mostrando un colapso anunciado del sistema de salud, al que se ha trabajado con mucha política partidista y no tanto con políticas públicas.

Más triste aún es que en el marco del Bicentenario de la Batalla de Carabobo, más allá de los festines y honores simbólicos requeridos en una fecha patria de esta naturaleza, la mayor conmemoración que se pudiera haber hecho es vacunar al menos a 10 millones de personas en noventa días. Ese hubiese sido el mayor de los eventos que reivindicaría nuestra independencia y nuestra capacidad de respuesta frente a un invasor, o bien de características militares o bien, una pandemia terrible que va diezmando a la población paulatinamente.

Lamentablemente, el liderazgo del país sigue dividido, disperso y enfocado en intereses políticos muy reducidos que tienen que ver más con conservar o alcanzar el poder y no con los intereses mayoritarios de la gente.

Hace algunos meses apenas escribía esto: “El liderazgo político del país luce aún muy dividido e impactado por la polarización y más recientemente, por los apoyos geopolíticos y geoestratégicos globales. Más de 20 años de un conflicto que no ha logrado ser descifrado ni interna, ni externamente, y que han debilitado la estructura institucional del país y los mecanismos que habitualmente desarrollan los sistemas políticos democráticos para resolver las diferencias de forma y de fondo. No obstante, y según nos han venido indicando los últimos estudios de opinión pública realizados en Venezuela, la creciente despolarización que se ha venido dando aguas abajo, y que ha neutralizado casi absolutamente las profundas diferencias ideológicas, que en algún momento arreciaron en nuestro territorio, pero que lamentablemente, no se sienten todavía, aguas arriba.” Y muy lamentablemente siguen sin sentirse aguas arriba.

Esperemos que los nuevos intentos de diálogo y negociación en el país logren destrancar una situación que está multiplicando por doquier historias de éstas, que siguen conmoviendo el sentimiento colectivo de la población, pero que aún no se reflejan en los centros de toma de decisiones del país.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Criptopolítica

 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

2

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022 06:30

Tareas pendientes para proteger a los niños

OPINIÓN · 30 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Mi historia, mis términos

OPINIÓN · 29 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Reanudando la función de la política