OPINIÓN · 29 MARZO, 2021 04:24

Hasta los confines de la autonomía (universitaria)

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Aunque las realidades luzcan confinadas o limitadas, las verdades no siempre se muestran demarcadas. Pues no están delimitadas como por momentos pudieran verse. Eso permite pensar que no pareciera tan cierto que todo tiene su límite. Porque a decir de lo que la mirada puede alcanzar a ver, se convencerá entonces que existen realidades que se pierden en el infinito. Y sin embargo, habrá que preguntarse si acaso el infinito ¿tiene algún final que limite su dominio? 

Ante esta pregunta, habrá que persuadirse que no. Sólo de ese modo, la vida podría disfrutarse tanto como el tiempo lo permita. Así que si esta disertación inicia su recorrido semántico aludiendo al espacio donde caben las realidades y hasta las presunciones, se estaciona en un estadio ontológico que lleva a visualizar que el mundo se expande más allá de lo que esas mismas realidades, lo permiten.

Aunque lo mejor de todo, es que, en medio de tan fantástico terreno, se halla anclado el conocimiento. Resguardado por el excelso bastión de la intelectualidad. O sea, lo que provee de sentido a la Universidad. En lo recóndito de la espiritualidad de quienes hacen vida académica universitaria. O sea, sus profesores, estudiantes, profesionales de la administración y gerencia universitaria, y personal de apoyo en lo concerniente a su cuidado y sustento.

Quizás esta savia emotiva indujo a contemplar la Universidad, abrigada por el privilegio que, en 1999, le concedió rango constitucional. El artículo 109 de la debutante Constitución de la República venezolana, fue el precepto que la elevó por encima de lo que la Reforma de la Ley de Universidades, en 1970, le había otorgado. 

Dicho mandato obligó al Estado venezolano a reconocer “la autonomía universitaria como principio y jerarquía (…)”, a fin de darse sus propias normas de gobierno. Por tanto, la Universidad autónoma configuraría sus capacidades y potencialidades en aras de planificar, organizar, coordinar, evaluar y administrar su patrimonio. 

Pero acá, las realidades fueron constriñéndose a instancia del poder político que, con el tiempo, fue convirtiéndose -discrecionalmente- en “agresor de saberes y en adicto del atraso”. Fue así como en agosto de 2009, la Asamblea Nacional sancionó una ley de universidades que pretendió imponer criterios obtusos. Pero la presión de la comunidad universitaria nacional, logró su derogación. 

Sin embargo, las intenciones de someter y controlar la educación universitaria fueron groseramente traduciéndose en fustigantes realidades. Entre decisiones y resoluciones determinadas en la oscuridad de sucesivas noches lúgubres, fueron elaborándose medidas que solamente apuntaban a derruir la autonomía universitaria. Y con ella, la institucionalidad académica. Así comienza a agravarse el dilema que se forma al dudar si acaso las realidades lucen confinadas por las circunstancias, o son las verdades limitantes de las realidades.

Cómo hace crisis el dilema entre realidades y verdades

El problema continúa extendiéndose toda vez que el régimen adopta consideraciones que se pasearon por distintos ámbitos del discurrir educacional. Aunque los mismos, se vieron restringidos por el influjo de reiterativas amenazas. Hasta que se hicieron realidad. En consecuencia, las agresiones de toda razón y proporción, alcanzaron funciones, procedimientos, programas y planes universitarios. No sólo de tenor financiero. También, de contenido académico.

Así el régimen comenzó a desmontar la institucionalización de la universidad autónoma venezolana. Un régimen tan acobardado, que sus determinaciones eran impuestas mediante el apoyo retorcido de un poder judicial complaciente.  No obstante, sus forjadas elaboraciones, fueron desmontadas por la crítica académica universitaria. Eso hizo que su siniestra cometida, se viera al descubierto. Quedaron así demostradas las ridiculeces, arbitrariedades e incoherencias que caracterizan su gestión pública.

Quedó desnudado el carácter pusilánime del régimen para encarar las verdades que promueve la Universidad autónoma. Pero, además, mostró otras costuras de su disfraz. Dejó ver la desvergüenza de las argucias y fraudes que comete, toda vez que se advierte impulsado a secuestrar la Universidad. Ve en la Universidad, un “hueso duro de roer”. Teme que la resistencia propia de posturas académicas, siga poniendo al descubierto su endeble base de apoyo popular. Todas sus truculencias han sido denunciadas desde la Universidad autónoma. 

La autonomía universitaria no es sólo la facultad, para que la Universidad se arrogue la potestad de organizarse mediante normativa propia. Asimismo, de administrarse en aras de sus compromisos y de darse el gobierno que su claustro decida. Al mismo tiempo, la autonomía universitaria es el poder que la intelectualidad y espiritualidad de su comunidad requiere para exaltar su función rectora en la educación. Una educación que abarca la amplitud de la cultura, las ciencias, las tecnologías, las artes y de las humanidades. 

Por eso el régimen continúa haciendo de las suyas, para arrebatarle a la Universidad autónoma su autonomía. Es así como a su soberanía, le arrancó la autoridad para administrar su presupuesto (achicado por la cobardía del régimen). Ahora su comunidad, ha quedado bajo el ojo restrictivo del régimen timorato. Claro, para algunas acciones. Pero atrevido, para otras. Sobre todo, relacionadas con la represión, expropiación, corrupción y expoliación de lo apetecido a gusto de los gobernantes de marras.

Lo acaecido respecto del atropello cometido en perjuicio de la autonomía universitaria, evidencia varias violaciones a la moralidad, ética, dignidad y respeto institucional. Dichas transgresiones, son reveladoras de la reyerta que el régimen ha cazado contra el país. 

Al confiscar el manejo de las nóminas correspondientes al presupuesto de cada universidad pública, y situarlo bajo el dominio del sistema Patria, escudándose en una resolución de la OPSU, deja en evidencia desmedidos problemas e insensateces de mayúscula proporción. Entre otros:

Algunas lecturas de la situación cuestionada

1) La democracia se apaga. 2) Busca convertir la universidad, en trinchera de mediocridad. 3) Motivación al desprecio del talento. 4) Un acto de osadía de la ignorancia. 5) Es una barricada contra la razón. 6) Una decisión estúpidamente incorrecta. 7) El régimen anda de ultraje en ultraje. 8) Es coadyuvar a construir un país que viva de no hacer nada. 9) Es una absurda pretensión y pestilente contradicción. 10) Es jugar a la humillación.

Tan grotesca imposición del régimen, deja ver el oprobio contenido en la rapaz decisión de secuestrar la autonomía financiera universitaria. Tal ejecutoria es demostrativa del “folklorismo político”, propio de un socialismo dedicado a repartir miseria. A cambio del talento, equivocadamente entendido como evento de resistencia política. 

El régimen no ha tenido tiempo de percatarse que la medida adoptada de arrebatarle la autonomía a la universidad nacional es producto del egoísmo, como ejercicio de gobierno. No ha comprendido que el desarrollo del país siempre pasa por el tamiz de la universidad autónoma, crítica y democrática. De la Universidad del talento. Cualquier otra cosa que pretenda parecerse a esta Universidad, es sólo un alarde de ilusionismo. 

Aunque deberá tenerse claro que, con decisiones de este talante, el régimen busca apalancar la intervención y control social de la comunidad universitaria. Más, porque las universidades autónomas no son del agrado de un régimen autocrático, autoritario o totalitario. 

En estas condiciones, la Universidad será objetivo a demoler por parte de gobernantes que repudian todo cuestionamiento hecho desde la academia universitaria. De ahí que los cañones apuntan a todo lo que es pluralismo, tolerancia y progreso. Por eso una dictadura se alinea con la doctrina del pensamiento único. Así le es posible apagar toda crítica que se interponga en el camino del poder hegemónico.

Es el caso Venezuela. Por eso el régimen hará todo cuanto pueda evitar que la Universidad autónoma sea creadora de saberes, conocimientos y talentos.  Hurgará y desgarrará sus capacidades, oportunidades y fortalezas, hasta los confines de la autonomía (universitaria).

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: “Aplausos” para la cuarentena

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2021 05:45

Entre mascarillas y condones te veas

La humanidad no ha salido de un virus que puede ser mortal cuando aparece otro o la variante de cualquiera de ellos. A pesar de los avances de las ciencias, el desarrollo de la farmacéutica y algunos pocos bien montados servicios sanitarios en el mundo, virus como el VIH y el del COVID-19, entre otros […]

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2021 05:50

Indolencia y maldad contra el pueblo

El pasado miércoles 1 de diciembre Maduro se confesó. Y como se dice en el campo jurídico a confesión de parte relevo de pruebas. En acto público afirmó: “El bloqueo del corazón y de la mente, la indolencia, la incapacidad, la corrupción, la ineficiencia es peor que el bloqueo gringo así lo digo hoy, 1 […]

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2021 05:45

Black Friday: negro proceder

Las ofertas en el marco del Black Friday a veces pueden resultar un poco estafadoras. Largas colas se registraron en Caracas, como parte del evento que concentra grandes rebajas. Como les he comentado en otras oportunidades, no comprendo como parte de la venezolanidad acoge celebraciones gringas como Halloween o Thanksgiving. ¿Qué diablos tiene que ver […]

OPINIÓN · 2 DICIEMBRE, 2021 05:45

Discapacidad, pandemia silenciosa

Henri está diagnosticado con déficit de atención. La escuela para él es sinónimo de reclamos y citaciones. Capta la incomodidad de su maestra, la alteración e impotencia de su mamá. En los primeros días le alivió la llegada del COVID-19. El no tener que asistir al aula le libraba de tensiones, pero días después el […]