Hassine Abassi y las dificultades de la paz para Venezuela - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 9 JULIO, 2019 05:21

Hassine Abassi y las dificultades de la paz para Venezuela

Ver más de

Francisco J. Sánchez | @reacin_vzla

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Hace unos pocos días tuvimos la oportunidad de recibir a Hassine Abassi, quien en el 2015 recibiera, junto con los miembros del cuarteto de Túnez, el premio Nobel de la Paz por sus labores políticas y de negociación en su país. Fue un esfuerzo coordinado de diferentes organizadores, entre ellos, la Red de Activismo e Investigación  por la Convivencia (REACIN), con la asesoría del Dr. Pedro Nikken; gentes que desde las profundas diferencias buscan generar una alternativa política con horizonte de pacificación y negociación en el país.

La historia del Cuarteto de Túnez en la búsqueda de negociaciones fue, como lo dijo el mismo Abassi, una experiencia que no busca ser un modelo aplicable a todos los países. En el proceso político que ellos vivieron, Túnez se vio en medio de un importante vacío de poder luego de que el dictador Ben Ali huyera del país. Para ellos en ese momento, tal y como narró Abassi, era necesario ver el espejo de los países vecinos, pues la mayoría estaban entrando en lo que conocemos como la primavera árabe (Egipto, Libia, Siria, Argelia, Marruecos, Yemen) países que terminarían con regímenes totalitarios o con conflictos entre factores fundamentalistas que provocarían violaciones masivas de los Derechos Humanos. Túnez no era excepción, pues las protestas para la salida de Ben Ali habían dejado más de 60 muertos.

La lectura del momento político y del entorno árabe los llevó a pensar que sería necesario negociar y pactar para que el país no terminara como sus vecinos. De allí que la labor del cuarteto –integrado por la unión de trabajadores, los empresarios, la liga de derechos humanos y el gremio de abogados- fue constituirse en un ente independiente para presionar a las fracciones políticas y así buscar un mutuo acuerdo.

Como diría el propio Abassi “tuvimos que decirnos a nosotros mismos que el futuro de Túnez era incierto; de allí nuestra consigna “Túnez está en peligro, Túnez está amenazada, sus intereses están amenazados, y su futuro es sombrío, por ello era necesario unirnos y dejar diferencias de lado”.

El señor Abassi, proveniente del mundo sindical, tuvo la valentía de compartir sus propias intuiciones sobre lo que veía en nuestro país. En un discurso dijo: “se me hace difícil creer que en pleno siglo XXI se adopten medidas que busquen solucionar una crisis humanitaria generando mayor crisis”; también se atrevió a decir “Ustedes tienen profundas diferencias ideológicas, pero aún no tienen a un partido con componentes fundamentalistas religiosos, ruego porque no lleguen a tener eso”. Así nos dejó claro lo que enfatizó una y otra vez: no venía a compartir un modelo, venía a narrar una experiencia.

De la risa escéptica al monopolio del sufrimiento

Luego de asistir a las reuniones para escuchar a Abassi, su experiencia no dejó de asombrarme. Pero a medida que más lo escuchaba, más me asombraban las reacciones de algunos los asistentes. Narrando lo vivido y sufrido en su país, Abassi mencionó la cifra inflacionaria a la que llegaron en momentos del conflicto político (5% de inflación anual), y la reacción de la audiencia fue soltar una enorme carcajada, interrumpiendo su narración. No quisiera caer en cánones morales sobre esto, las interrupciones pueden reflejar el clima del momento. Pero lo que sí me hizo pensar esta carcajada fue “¿Qué tipo de sufrimiento o experiencia dolorosa de otros será válida para nosotros los venezolanos? ¿Qué referentes podemos tomar como espejos para nuestro futuro? ¿Al creer que ninguna experiencia es tan dolorosa como la nuestra, cómo podemos estar en espera de una solución que venga del exterior?

Tuvimos a un nobel de la paz en frente, esperando a que generáramos diálogo con su experiencia y no fue fácil para nosotros entenderlo. Ante algunas intervenciones sobre lo que ellos hicieron, Abassi respondió “Es imposible ir a un diálogo anhelando que el otro desaparezca. No sean tacaños con Venezuela. Piensen en el país primero, pongan los intereses personales, partidistas o internacionales de lado”. O frente a varias intervenciones que revelaban el temor y la desconfianza de los asistentes a implicarse en iniciativas que se relacionaran con el diálogo o la negociación, Abassi ripostó rápidamente: “¡con esa actitud entonces no van a lograr nada!”. Agregando de inmediato que nos arriesguemos; que nuestro país lo vale, que todos somos venezolanos y merecemos vivir en nuestro país y en democracia.

Pareciera imposible priorizar el horizonte o futuro de Venezuela si creemos tener el monopolio del sufrimiento del mundo. Siendo así, no habrá referente que pueda hablarnos por no haber sufrido tanto como nosotros.

No hay política genérica

La experiencia de Abassi nos dio un claro mensaje y nos ilustró  cómo los que conformaron este cuarteto mostraron una importante capacidad de establecer el bien común como prioridad, dejando de lado sus intereses personales, gremiales o ideológicos, a sabiendas que el horizonte del país podía parecerse al de sus países vecinos.

“La política es el arte de lo posible” dice Peter Sloterdijk, y escuchando a Abassi era imposible dejar de pensar: ¿qué organización o grupo de organizaciones podrían asumir un rol así en el país, evitando ser etiquetados, quizás de “colaboracionistas” o exigiéndoles una “toma de posición”? Creo que apostar por la vía política y buscar el cese de tanto sufrimiento es una clara toma de posición.

“La pugna entre los chavismos y las oposiciones; entre la hegemonía comunicacional y el atropello de las redes sociales” como destacó el Dr. Pedro Nikken al final del foro, nos exige construir la alternativa que sea capaz de pensar un país en el horizonte.

Sabemos que los problemas sociales van a recrudecer, sabemos que habrá más migración, sabemos también por la experiencia histórica que las intervenciones extranjeras dejan desolación, lo que no hemos sabido hacer durante los últimos años es representar a la mayoría de las y los venezolanos y sus enormes necesidades sociales. Privan las pugnas políticas sobre las urgencias de la población. Entonces, tendremos que recordarnos que costo político no es igual a costo humano. Que la movilización no se origina espontáneamente como los sesgos históricos continúan repitiendo. Tendremos que convencernos de que la vía política será la alternativa, para los que aún queden en el país. Que no hay soluciones mágicas a lo que vivimos. Y que para negociar, como nos dijo Abassi, “no podemos esperar la eliminación del otro, pues es con ese otro con quien debemos pactar”.

 

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

 

Le puede interesar

“Hay muchos ojos viendo a Venezuela con intereses propios”, dijo el Nobel de la Paz Hassine Abassi

 

ESPECIALES · 12 MAYO, 2019

Madres coraje de Venezuela

Texto por Julett Pineda

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 JULIO, 2017

Caracas 450

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

OPINIÓN · 17 SEPTIEMBRE, 2019 04:56

Libertad de Expresión: Desafíos para la próxima década

Estamos a la vuelta de la esquina con el año 2020, envuelto en un cierto aire de expectativa por su resonancia, ya que desde hace bastante se habla del 20-20. En todo caso será el punto de inflexión para dar inicio a lo que será la tercera década del siglo XXI. En diversos campos, al […]

OPINIÓN · 16 SEPTIEMBRE, 2019 05:38

Luchar o huir depende de sus huesos

Cuando enfrentamos un peligro repentino, ya sea encontrarnos con una serpiente de cascabel o ver la última película de terror de Stephen King, la frecuencia cardíaca aumenta, la respiración se vuelve más rápida y se bombea combustible en forma de glucosa por todo el cuerpo para prepararnos a enfrentar el peligro o huir. Se cree […]

OPINIÓN · 15 SEPTIEMBRE, 2019 04:40

¿Se trancó el juego en Venezuela?

El panorama luce demasiado confuso como para avizorar una salida apegada a los principios elementales de la democracia.

OPINIÓN · 14 SEPTIEMBRE, 2019 05:21

Medios y género

Los transfobícos detestan a las mujeres trans porque son hombres que se han feminizado hasta el extremo