OPINIÓN · 1 AGOSTO, 2018 04:00

Género, ideología y solidaridad

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las que trabajamos con enfoque de género por más inclusión, equilibrio de poder y oportunidades para todos, en ocasiones diferimos en los alcances de nuestra lucha o en su estrategia o en el foco puntual frente a situaciones puntuales o en el fondo político o incluso filosófico que sustenta nuestras posturas.

Confieso que nunca me interesó mucho la diatriba ideológica, no me interesó la genérica de los mapas políticos globales, con aquello de la izquierda, la derecha, marxistas, nacionalsocialistas, socialcristianos, liberales, socialdemócratas, anarquistas, verdes, etcétera; pero tampoco las derivadas específicamente de las luchas de género, que mezcladas en los grupos anteriores y también mezcladas con otros problemas, derechos y luchas como los de discriminación étnica o los grupos LGTBI, dan lugar a múltiples embrollos de posicionamiento frente a las diferentes estructuras de producción cultural y político institucional en las que se manifiesta el patriarcado y la supremacía masculina.

Una se ve inevitablemente vinculada a discusiones, unas veces más interesantes que otras, con temas álgidos como el aborto, agresión sexual vs violación (y el reto de definir el alcance de la aceptación o la negación en algo tan íntimo y complejo como la aproximación sexual) la lactancia forzada, las suspensiones remuneradas igualitarias por paternidad o el trabajo doméstico no remunerado, pero no es mi interés construir y extender el marco de «ideas correctas» vs las que, siendo diferentes, configuran gradualmente la frontera de comodidad que define a propios contra extraños.

Yo, como cualquiera, tengo mi propia visión de nuestros problemas y sus alternativas de acción, pero siempre me ha fastidiado un poco la discusión política y suelo sentirme más cómoda en iniciativas en las que se discute menos y se hace más.

No descreo de las potencialidades de esa discusión, pero me motiva más ayudar a gente concreta en situaciones concretas. Probar mis propias creencias enfrentando las explicaciones que cada mujer le da a sus propios problemas, incluyendo en la ecuación nuestras propias creencias machistas, que condicionan todo lo que hacemos y observamos, porque somos hijas e hijos de madres y padres machistas y el software de instalación temprana es el más difícil de reparar y rediseñar.

Tengo predilección por apoyar mujeres que, desde cualquier perspectiva ideológica y desde cualquier marco familiar y/o laboral, deciden hacer algo más en términos de su empoderamiento. Deciden, por ejemplo, reconocer que algunas de las tareas y conversaciones son duras y difíciles por sus implicaciones frente a la visión de esposos, padres, hermanos, jefes, compañeros (me refiero a hombres, aunque por el carácter machista de nuestro lenguaje el todo aglutinante es masculino) y también sufren la dureza y la incomprensión de otras mujeres, a veces cercanas.

Sin embargo, las que estamos dedicadas a extender lo antes posible la igualdad de género en todos los espacios de poder, especialmente en los que se articule y decida sobre lo común, sobre lo que afecta a otros, sabemos que hay otras mujeres que viven e interpretan lo que sucede con mínima sensibilidad y ante ello, cabe esperar y promover sororidad, sin importar cuál sea su posición política.

Tenemos que ayudar a la que da un paso al frente en su casa, en su empresa, en su asociación, su partido, su iglesia, su mundo. Tenemos que cerrar el paso a la diferenciación por razones ideológicas o por contextos nacionales y culturales, para ofrecer empatía y acompañamiento a cualquier mujer y a cualquier grupo de mujeres que, más allá de reclamar, hace por si misma lo que nadie más va a poder hacer, tomar conciencia de su ser, de su derecho inalienable a pensar y transformar su realidad por sí misma, insertarse en la sociedad aspirando a todo lo que quepa aspirar a un ser humano y más, porque ser humano incluye esa extraña pretensión de re-crear el mundo a nuestra imagen y semejanza, por lo que también diosa, madre de diosa e hija de diosa, debemos aprender a ser.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 4 OCTUBRE, 2022 05:30

Competencia de egos

La cultura política venezolana ha caído en la más recóndita depresión, que ha resultado de la exfoliación que de las fortalezas y esperanzas del venezolano ha realizado la gestión dictatorial desde hace 22 años. Venezuela no sólo se volvió un extraño país, sino que se anuncia el exterminio del sistema democrático. Atrás quedó la carta […]

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

Una generación de miopes -de Mr. Magoo– está surgiendo. Una epidemia de miopía, en parte no reconocida, está afectando a los ojos de los niños. Aquellos con miopía pueden ver claramente objetos de cerca, como las palabras escritas en esta página. Pero su visión de lejos se vuelve borrosa y es probable que se necesite […]

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

El término autocracia se define como un «régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad». También como una «forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley» es […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

La Ruta Verde no es una iniciativa de ecologistas en países ricos tan preocupados en estos tiempos por la crisis ambiental que atraviesa el mundo, no. La Ruta Verde, así con ese nombre tan ecológico, es un conjunto de acciones de mujeres en Venezuela para exigir la despenalización del aborto y la aprobación de una […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022

Género, ideología y solidaridad

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Las que trabajamos con enfoque de género por más inclusión, equilibrio de poder y oportunidades para todos, en ocasiones diferimos en los alcances de nuestra lucha o en su estrategia o en el foco puntual frente a situaciones puntuales o en el fondo político o incluso filosófico que sustenta nuestras posturas.

Confieso que nunca me interesó mucho la diatriba ideológica, no me interesó la genérica de los mapas políticos globales, con aquello de la izquierda, la derecha, marxistas, nacionalsocialistas, socialcristianos, liberales, socialdemócratas, anarquistas, verdes, etcétera; pero tampoco las derivadas específicamente de las luchas de género, que mezcladas en los grupos anteriores y también mezcladas con otros problemas, derechos y luchas como los de discriminación étnica o los grupos LGTBI, dan lugar a múltiples embrollos de posicionamiento frente a las diferentes estructuras de producción cultural y político institucional en las que se manifiesta el patriarcado y la supremacía masculina.

Una se ve inevitablemente vinculada a discusiones, unas veces más interesantes que otras, con temas álgidos como el aborto, agresión sexual vs violación (y el reto de definir el alcance de la aceptación o la negación en algo tan íntimo y complejo como la aproximación sexual) la lactancia forzada, las suspensiones remuneradas igualitarias por paternidad o el trabajo doméstico no remunerado, pero no es mi interés construir y extender el marco de «ideas correctas» vs las que, siendo diferentes, configuran gradualmente la frontera de comodidad que define a propios contra extraños.

Yo, como cualquiera, tengo mi propia visión de nuestros problemas y sus alternativas de acción, pero siempre me ha fastidiado un poco la discusión política y suelo sentirme más cómoda en iniciativas en las que se discute menos y se hace más.

No descreo de las potencialidades de esa discusión, pero me motiva más ayudar a gente concreta en situaciones concretas. Probar mis propias creencias enfrentando las explicaciones que cada mujer le da a sus propios problemas, incluyendo en la ecuación nuestras propias creencias machistas, que condicionan todo lo que hacemos y observamos, porque somos hijas e hijos de madres y padres machistas y el software de instalación temprana es el más difícil de reparar y rediseñar.

Tengo predilección por apoyar mujeres que, desde cualquier perspectiva ideológica y desde cualquier marco familiar y/o laboral, deciden hacer algo más en términos de su empoderamiento. Deciden, por ejemplo, reconocer que algunas de las tareas y conversaciones son duras y difíciles por sus implicaciones frente a la visión de esposos, padres, hermanos, jefes, compañeros (me refiero a hombres, aunque por el carácter machista de nuestro lenguaje el todo aglutinante es masculino) y también sufren la dureza y la incomprensión de otras mujeres, a veces cercanas.

Sin embargo, las que estamos dedicadas a extender lo antes posible la igualdad de género en todos los espacios de poder, especialmente en los que se articule y decida sobre lo común, sobre lo que afecta a otros, sabemos que hay otras mujeres que viven e interpretan lo que sucede con mínima sensibilidad y ante ello, cabe esperar y promover sororidad, sin importar cuál sea su posición política.

Tenemos que ayudar a la que da un paso al frente en su casa, en su empresa, en su asociación, su partido, su iglesia, su mundo. Tenemos que cerrar el paso a la diferenciación por razones ideológicas o por contextos nacionales y culturales, para ofrecer empatía y acompañamiento a cualquier mujer y a cualquier grupo de mujeres que, más allá de reclamar, hace por si misma lo que nadie más va a poder hacer, tomar conciencia de su ser, de su derecho inalienable a pensar y transformar su realidad por sí misma, insertarse en la sociedad aspirando a todo lo que quepa aspirar a un ser humano y más, porque ser humano incluye esa extraña pretensión de re-crear el mundo a nuestra imagen y semejanza, por lo que también diosa, madre de diosa e hija de diosa, debemos aprender a ser.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 4 OCTUBRE, 2022 05:30

Competencia de egos

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?