OPINIÓN · 27 JUNIO, 2022 05:15

Enfermedades raras: cambios en el ADN y el cabello

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

¿Cómo valoras esta información?

11
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Miles de enfermedades raras afectan a millones de personas en todo el mundo, pero debido a que cada caso es tan particular, los médicos luchan por diagnosticar con precisión estas enfermedades y tratar con eficacia a los pacientes de manera individual. Entre estas enfermedades se encuentra la cistinosis, que si bien es un padecimiento raro (afecta a unas 40 personas en Venezuela y 2000 en todo el mundo), es devastadora.

En octubre de 2019, Jordan Janz se convirtió en la primera persona en el mundo en recibir una terapia experimental para la cistinosis, una enfermedad genética. La cistinosis es causada por una alteración grave en la secuencia de un gen individual, lo que da como resultado una acumulación anormal de cistina (aminoácido sulfurado no esencial) en todas las células del cuerpo. Este extraño trastorno metabólico que padece uno de cada cien mil personas en todo el mundo, provoca daños en los tejidos de los órganos, los riñones, el hígado, los músculos, los ojos y también en el cerebro. El resultado es un conjunto de síntomas y consecuencias adversas, así como una muerte prematura. Los pacientes con cistinosis viven, en promedio, hasta los 28 años.

El tratamiento al que se sometió Janz fue físicamente agotador, los médicos extrajeron células madre sanguíneas de su médula ósea y las modificaron genéticamente en un laboratorio. Mientras tanto, se sometió a quimioterapia para eliminar las células defectuosas restantes en su médula ósea antes de obtener las recién modificadas. La quimioterapia le provocó a Janz dolorosas llagas en la boca que le impedían comer y además, perdió su cabello. Pero, participó como voluntario en este tratamiento porque sabía que la cistinosis lo estaba matando lentamente. El gen mutado detrás de esta enfermedad causaba la producción de cristales tóxicos de una molécula llamada cistina, que se acumulaban en todo su cuerpo. Vomitaba constantemente desde niño y sus riñones empezaron a fallar en la vida adulta.

Afortunadamente, la terapia genética experimental funcionó y detuvo la enfermedad. Incluso, volvió a crecer su cabello, pero para sorpresa de todos apareció en un color diferente: oscuro, casi negro, marcadamente distinto del “rubio casi blanco” de antes. De todas las cosas que se esperaba que alterara la terapia génica experimental, como la gravedad de los síntomas de la cistinosis, el color del cabello no era una de ellas. Cuando los científicos investigaron más a fondo sobre el cambio de color, descubrieron que el cabello oscuro no era una señal de que algo anduviera mal, por el contrario, podía ser un signo muy visible del funcionamiento de la terapia génica. Los médicos habían observado hace años que los pacientes con cistinosis tienden a ser más pálidos que sus familiares. Un estudio en ratones determinó que el gen que está mutado en pacientes con cistinosis normalmente juega un papel en la producción del pigmento melanina de color marrón, la responsable del color oscuro del cabello.

Pero, ¿cómo la modificación genética de sus células sanguíneas cambió el color del cabello? Si bien la mutación que causa la cistinosis afecta prácticamente a todas las células del cuerpo, la terapia génica solo cambió el ADN de una pequeña fracción de ellas. Los científicos eligieron modificar genéticamente las células madre sanguíneas porque tienen una habilidad especial: algunas eventualmente se convierten en glóbulos blancos, que viajan a diferentes partes del cuerpo. Los glóbulos blancos normalmente ingresan a todos los tejidos y órganos para “patrullar” en busca de patógenos. Los nuevos glóbulos blancos de Janz se modificaron genéticamente para expresar el gen que estaba mutado, llamado CTNS, y produce la cistinosis. Una vez que viajaron a sus ojos, piel e intestino, los glóbulos blancos comenzaron a “bombear” la proteína faltante. Las células en el área comenzaron a absorber la proteína y a eliminar los cristales de cistina acumulados durante mucho tiempo. En Janz, las proteínas anticistina de sus glóbulos blancos modificados llegaron a los folículos pilosos de la piel. Allí, eliminaron el exceso de cistina que bloqueaba la producción normal de melanina y su cabello se oscureció naturalmente.

La terapia génica reemplaza la proteína que falta, completando todas sus funciones. Los ensayos de terapia génica se han probado en cuatro pacientes más, los cuales han dejado de tomar cisteamina oral y los datos preliminares muestran que ahora tienen menos cristales de cistina en los ojos, la piel y el intestino. Su visión también ha mejorado un poco. Pero las mejoras en la función renal son más esquivas. En el caso de Janz tenía una enfermedad renal avanzada antes del tratamiento y necesitará un trasplante de riñón, pero ya no necesitan las gotas para los ojos ni las píldoras que solo retrasaban la progresión de su enfermedad y les dejaba un mal olor. La compañía que desarrolló esta terapia la está probando para otras enfermedades, ajustando el tipo de gen que se suministrará.

Este tipo de terapia abre nuevas posibilidades en el tratamiento de enfermedades raras, dando esperanzas a los pacientes con cistinosis. En el caso específico de este padecimiento, es posible que los pacientes deban recibir terapia génica a una edad temprana, probablemente antes de los 10 años, para evitar el daño irreversible en los órganos del cuerpo. Si funciona, un futuro niño que tenga cistinosis podría curarse a través de la terapia génica, evitando que necesite toda una vida de cisteamina o un trasplante de riñón, incluso también podría cambiar el color de su cabello.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Sobre qué hablaban los primeros humanos?

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 11 AGOSTO, 2022 05:35

Camino a la recuperación económica

Estamos creciendo económicamente, incluso, tendremos el más alto de toda la región latinoamericana. Según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) la economía nacional creció 12,3% en el primer semestre de 2022, con respecto al mismo período de 2021. Se trata de una recuperación «desde el sótano» donde estábamos, pues en los últimos seis años, la […]

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

Marcos, de 7 años, se esmeraba dibujando El Ávila con sus creyones mientras escuchaba la radio de la cocina que tenía sintonizada su padre. La pregunta puso a correr a su papá Ernesto, quien tuvo que apelar a un mapa para ubicar la selva de Panamá. Ernesto trató de explicar en palabras sencillas lo dicho […]

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas

La desconfianza ha sido uno de los grandes obstáculos que han tenido los partidos políticos opositores al gobierno de Nicolás Maduro para mostrarse cohesionados y, al mismo tiempo, representar una alternativa atractiva para sus electores. En los últimos años, tenemos una larga lista de episodios que han servido para alimentar la desconfianza política y, en […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022 05:45

La prostasina: ¿un nuevo marcador de riesgo potencial de diabetes y cáncer?

Los médicos han identificado una proteína en la sangre que podría emplearse como una señal de advertencia temprana para los que corren el riesgo de padecer diabetes, cáncer o ambas enfermedades simultáneamente. Investigadores de Suecia y China tomaron muestras de sangre en más de 4500 adultos de mediana edad, como parte de un gran estudio […]

OPINIÓN · 8 AGOSTO, 2022

Enfermedades raras: cambios en el ADN y el cabello

Texto por Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Miles de enfermedades raras afectan a millones de personas en todo el mundo, pero debido a que cada caso es tan particular, los médicos luchan por diagnosticar con precisión estas enfermedades y tratar con eficacia a los pacientes de manera individual. Entre estas enfermedades se encuentra la cistinosis, que si bien es un padecimiento raro (afecta a unas 40 personas en Venezuela y 2000 en todo el mundo), es devastadora.

En octubre de 2019, Jordan Janz se convirtió en la primera persona en el mundo en recibir una terapia experimental para la cistinosis, una enfermedad genética. La cistinosis es causada por una alteración grave en la secuencia de un gen individual, lo que da como resultado una acumulación anormal de cistina (aminoácido sulfurado no esencial) en todas las células del cuerpo. Este extraño trastorno metabólico que padece uno de cada cien mil personas en todo el mundo, provoca daños en los tejidos de los órganos, los riñones, el hígado, los músculos, los ojos y también en el cerebro. El resultado es un conjunto de síntomas y consecuencias adversas, así como una muerte prematura. Los pacientes con cistinosis viven, en promedio, hasta los 28 años.

El tratamiento al que se sometió Janz fue físicamente agotador, los médicos extrajeron células madre sanguíneas de su médula ósea y las modificaron genéticamente en un laboratorio. Mientras tanto, se sometió a quimioterapia para eliminar las células defectuosas restantes en su médula ósea antes de obtener las recién modificadas. La quimioterapia le provocó a Janz dolorosas llagas en la boca que le impedían comer y además, perdió su cabello. Pero, participó como voluntario en este tratamiento porque sabía que la cistinosis lo estaba matando lentamente. El gen mutado detrás de esta enfermedad causaba la producción de cristales tóxicos de una molécula llamada cistina, que se acumulaban en todo su cuerpo. Vomitaba constantemente desde niño y sus riñones empezaron a fallar en la vida adulta.

Afortunadamente, la terapia genética experimental funcionó y detuvo la enfermedad. Incluso, volvió a crecer su cabello, pero para sorpresa de todos apareció en un color diferente: oscuro, casi negro, marcadamente distinto del “rubio casi blanco” de antes. De todas las cosas que se esperaba que alterara la terapia génica experimental, como la gravedad de los síntomas de la cistinosis, el color del cabello no era una de ellas. Cuando los científicos investigaron más a fondo sobre el cambio de color, descubrieron que el cabello oscuro no era una señal de que algo anduviera mal, por el contrario, podía ser un signo muy visible del funcionamiento de la terapia génica. Los médicos habían observado hace años que los pacientes con cistinosis tienden a ser más pálidos que sus familiares. Un estudio en ratones determinó que el gen que está mutado en pacientes con cistinosis normalmente juega un papel en la producción del pigmento melanina de color marrón, la responsable del color oscuro del cabello.

Pero, ¿cómo la modificación genética de sus células sanguíneas cambió el color del cabello? Si bien la mutación que causa la cistinosis afecta prácticamente a todas las células del cuerpo, la terapia génica solo cambió el ADN de una pequeña fracción de ellas. Los científicos eligieron modificar genéticamente las células madre sanguíneas porque tienen una habilidad especial: algunas eventualmente se convierten en glóbulos blancos, que viajan a diferentes partes del cuerpo. Los glóbulos blancos normalmente ingresan a todos los tejidos y órganos para “patrullar” en busca de patógenos. Los nuevos glóbulos blancos de Janz se modificaron genéticamente para expresar el gen que estaba mutado, llamado CTNS, y produce la cistinosis. Una vez que viajaron a sus ojos, piel e intestino, los glóbulos blancos comenzaron a “bombear” la proteína faltante. Las células en el área comenzaron a absorber la proteína y a eliminar los cristales de cistina acumulados durante mucho tiempo. En Janz, las proteínas anticistina de sus glóbulos blancos modificados llegaron a los folículos pilosos de la piel. Allí, eliminaron el exceso de cistina que bloqueaba la producción normal de melanina y su cabello se oscureció naturalmente.

La terapia génica reemplaza la proteína que falta, completando todas sus funciones. Los ensayos de terapia génica se han probado en cuatro pacientes más, los cuales han dejado de tomar cisteamina oral y los datos preliminares muestran que ahora tienen menos cristales de cistina en los ojos, la piel y el intestino. Su visión también ha mejorado un poco. Pero las mejoras en la función renal son más esquivas. En el caso de Janz tenía una enfermedad renal avanzada antes del tratamiento y necesitará un trasplante de riñón, pero ya no necesitan las gotas para los ojos ni las píldoras que solo retrasaban la progresión de su enfermedad y les dejaba un mal olor. La compañía que desarrolló esta terapia la está probando para otras enfermedades, ajustando el tipo de gen que se suministrará.

Este tipo de terapia abre nuevas posibilidades en el tratamiento de enfermedades raras, dando esperanzas a los pacientes con cistinosis. En el caso específico de este padecimiento, es posible que los pacientes deban recibir terapia génica a una edad temprana, probablemente antes de los 10 años, para evitar el daño irreversible en los órganos del cuerpo. Si funciona, un futuro niño que tenga cistinosis podría curarse a través de la terapia génica, evitando que necesite toda una vida de cisteamina o un trasplante de riñón, incluso también podría cambiar el color de su cabello.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Sobre qué hablaban los primeros humanos?

¿Cómo valoras esta información?

11

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 11 AGOSTO, 2022 05:35

Camino a la recuperación económica

OPINIÓN · 10 AGOSTO, 2022 05:31

Papá ¿dónde queda el Darién?

OPINIÓN · 9 AGOSTO, 2022 05:38

Craso error: alimentar desconfianzas