OPINIÓN · 31 DICIEMBRE, 2021 05:45

¡En Uber voy!

Ver más de

Oscar Doval

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

A principios de diciembre, por asuntos de trabajo y temas bancarios tuve que viajar a Miami. Desde 2019 no pisaba USA, primero porque no tenía muchas ganas, y después, porque se atravesó la pandemia que nos tuvo confinados en Venezuela por casi 2 años.

Al llegar al Aeropuerto Internacional de Miami, el hombre de inmigración, perteneciente a una minoría racial, nos trató como basura: – ¡quítese el tapabocas para la foto!, ¿qué hace sin el tapabocas?, ¿es usted sordo?, ¡no entiendo lo que dice, está murmurando!, – ¡póngase el tapabocas, ya de dije!, -¡puedo acusarlo de violar leyes de salud e inmigración por desafiar a la autoridad y lo regreso a Venezuela!

Los días siguientes, hicimos un vía crucis bancario, para rogarle a cada una de las gringas instituciones financieras, que por caridad nos abrieran nuevamente las cuentas que nos habían cerrado o congelado, por el simple hecho de ser venezolanos.

Vencimos todo record, y logramos que dos de los bancos nos concedieran, graciosamente, la posibilidad de ser sus clientes nuevamente. Estoy hablando de bancos con los que tengo relación desde los 90, cuando estudiaba en Chicago.

Lejos de toda euforia, por supuesto me invadió un sentimiento ambivalente. Por una parte, que bueno poder contar con medios de pagos internacionales y “zelles”, por otra, que rabia el ser tratado como parias y los leprosos del mundo por las sanciones americanas. Ahora, resulta que todos los venezolanos nos dedicamos a lavar dinero.

En la época de las vacas gordas nos tendían alfombras rojas, porque la banca americana se llenaba de dinero venezolano. Recordemos que 500 mil millones de dólares de venezolanos reposa en las arcas del sistema financiero gringo.

Lamentablemente no he descubierto un banco iraní, ruso, cubano o bielorruso que tenga zelle, sino ya tuviese mis cuentas allí.

Las sanciones americanas, que a todas luces rechazo, lejos de mover ni un centímetro al gobierno, nos afectan a Usted y a mi, no sólo por el hecho de estar fuera del sistema financiero internacional, sino porque agudizan la crisis económica que vive el venezolano de a pie.

Después del espurio logro bancario, nos dimos a la tarea de atender el tema laboral, por lo que use al menos 20 veces el servicio de Uber. Mi mujer dice que soy un necio, cosa que es cierta, porque cuando estoy en la calle “caigo” a preguntas a todo el mundo que se atraviesa, preguntando sobre su vida y hacer. Esta vez, con los conductores de Uber no fue la excepción.

De estas conversaciones les mostraré una muestra aleatoria (¡bueno, bueno, esta bien, no tan aleatoria!)

Uber 1: iraní

(imaginar lo siguiente con marcado acento persa)

-Yo me vine de Irán cuando cayó el Sha y tomaron el gobierno los Ayatolas. Mi familia era muy pobre, pero apoyaba a Reza Palhavi. Delante de mí, fusilaron a todos mis hermanos y mi padre. Mi madre murió pocos meses después de un infarto, imagino por el dolor que tenía.

-A los 14 años llegué a los Estados Unidos como polizón, en un barco griego. Aquí hice mi vida, me casé con una colombiana y tengo 3 hijos que ya son adultos.

-Han pasado más de 40 años y el dolor por la pérdida de mi familia todavía lo llevo dentro, como un puñal en el corazón.

-¡Salga de Venezuela, no espere más! ¡Su país se está convirtiendo en otro Irán! Pueden matarlo a Usted y a su familia, no corra riesgos. ¡No vale la pena!

-Por cierto, si va a hacer compras, no deje de ir acá -me entregó una tarjeta-, dígales que va de parte de Mohammad y lo van a tratar como un rey.

Uber 2: venezolano

(acento del centro de Venezuela)

-¿Tu sigues en Venezuela?

-¡Discúlpame pana, pero estás loco!

-Yo me escapé en pleno caos económico, en 2017. Ya mi mamá y mi hermana estaban aquí. Me traje a mi esposa y a mis chamos.

-A un sobrino mío lo metieron preso por las protestas, y yo me vi también cerca de la cárcel porque estuve metido cabilla, organizando grupos de escuderos. ¡Qué va chamo, ni de vaina!

 -Soy ingeniero electrónico. Allá en Valencia tenía una empresa de computación, pero la cosa se puso muy mala. Acá estoy haciendo mantenimiento de casas y con el Uber me levanto una buena plata y puedo mantener cómodos a los muchachos. ¡Escuelas de primera, gratis!, ¡salud, gratis!, ¿qué más puedo pedir?

-¡Vente chamo, acá nos ayudamos todos, te echamos una mano y vas a ver que te va a ir súper bien!

Uber 3: cubana

(fuerte acento cubano)

-Yo estoy acá sola, no tengo marido, ni hijos, ni nada.

-Me vine en los 80 para hacer plata y ayudar a mi pobre viejita, mis hermanas y mis sobrinos. Una tropa completa, pues.

-Este país lo que sirve es para hacer dinero, para más nada. Acá, todo el mundo está pendiente de sí mismo y de hacer pesos. No hay amistad de verdad. No nos ayudamos entre los vecinos. Es más, ni nos conocemos.

-Yo el viernes en la noche me tomo unas cervezas con un par de amigas, de allí cada una a su casa a ver televisión, y al día siguiente, a trabajar. Eso, es la vida acá.

-Yo ya he viajado 6 veces a la Habana. Allá, se comparte la pobreza, la gente es solidaria, se ayudan entre todos, bailan, se ríen y lloran juntos. Si hay unas pocas habichuelas, pues eso es lo que hay, y lo comen entre todos. En La Habana se comparte la pobreza, pero al menos, se comparte.

-Yo me regresaría a vivir a Cuba, pero ahora están pasando una crisis muy maluca, después de que Venezuela dejó de ayudar y bajó el turismo por la pandemia. Así, que toca trabajar. Por lo menos un tiempo más, a ver si las cosas mejoran y me voy con mi viejita, para acompañarla a morir. 

Uber 5: venezolano

(acento maracucho)

-¡Este es un país de mierda hermano!

-Yo en Cabimas, tenía unos galpones de pollos y me iba muy bien. Empecé con algo pequeño, sólo con un galponcito y 1000 pollos. De allí crecí un montón y llegué a tener 30 mil pollos. Hacía buenos cobres mi hermano.

-En el 2002, por eso del comunismo de Chávez, mi mujer se empeñó y se empeñó y jodió tanto, que terminamos acá.

-Te cuento mi saldo después de 20 años: terminé divorciado el año pasado después de 25 años de matrimonio. Mis hijos se fueron todos de la casa a los 18 años y ya no me paran bolas. Me pude comprar una casita en Hialiah y todavía estoy pagando la hipoteca.

-Para poder vivir decentemente, durante el día trabajo como contratista y en las noches de Uber, así puedo redondearme y pagar la casa, los seguros, los impuestos y la pensión que le tengo que pagar a mi ex, porque una corte me exigió mantenerla, con todo y que me montó los cachos.

-El año que viene, en marzo, me regreso a Cabimas y monto mi vaina de pollos de nuevo. Ni un día más en esta esclavitud hermanito. Y que esa cuima, vaya a cobrarme la pensión a Cabimas, para lanzarle un pollo por la cabeza.

Bueno ahora a bajarme del Uber y a dar mi punto de vista, porque sino mi editora me regaña.

Está en la mente y el imaginario de todos los venezolanos, si quedarse en Venezuela, aunque sea un país que atraviesa una grave crisis social, económica y política, propia de cualquier país africano depauperado -con todo el respecto que merecen- o emigrar a un país con una economía y política estable. No en vano, han salido de Venezuela, entre 4 y 6 millones de compatriotas.

Yo mismo, me lo he preguntado muchas veces, eso si, si emigro alguna vez, me voy a los países nórdicos -te irás sólo, siempre me dice mi mujer-, nada de tercer mundo, ni de imperios, ambos son polos desastrosos.

Mi padre, español de origen, republicano y perseguido político en los 30 y 40, quien tiene hoy 94 años, y ostenta la sabiduría propia de esa edad, siempre dice que si él hubiese sabido que el régimen Franco iba a durar tan poco -36 años-, jamás habría salido de España.

Esto lo completa afirmando que el desarraigo y la melancolía por dejar la tierra natal, es un dolor que lo acompaña a uno de por vida, adentro, muy guardado en lo más profundo del alma. Dice también, que ese extrañar, no tiene que ver con el amor que tiene por Venezuela, donde hizo familia, patrimonio y un chorro de afectos que lo rodean y cuidan.

Pensando calmadamente, yo siento lo mismo que mi padre. En Venezuela están mis vivos y mis muertos, mi historia llena de alegrías y dolores, así como de miles de oportunidades que mi amada patria me ha dado, independientemente de las crisis y los políticos.

¡Ya basta de culpar al gobierno y a los gobiernos, por nuestra historia y circunstancias! Como ciudadanos venezolanos tenemos la responsabilidad ineludible de construir y hacer país.

¡Ya basta de poner afuera, la causa de nuestras penurias! Cada uno de nosotros es responsable del destino de la patria. Como una fuerza unida y organizada, la ciudadanía podemos con todos los retos que tenemos que enfrentar en lo político, social y económico.

¿Qué estamos esperando?

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Venezuela: cartomancia política

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONG: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

¡En Uber voy!

Texto por Oscar Doval

A principios de diciembre, por asuntos de trabajo y temas bancarios tuve que viajar a Miami. Desde 2019 no pisaba USA, primero porque no tenía muchas ganas, y después, porque se atravesó la pandemia que nos tuvo confinados en Venezuela por casi 2 años.

Al llegar al Aeropuerto Internacional de Miami, el hombre de inmigración, perteneciente a una minoría racial, nos trató como basura: – ¡quítese el tapabocas para la foto!, ¿qué hace sin el tapabocas?, ¿es usted sordo?, ¡no entiendo lo que dice, está murmurando!, – ¡póngase el tapabocas, ya de dije!, -¡puedo acusarlo de violar leyes de salud e inmigración por desafiar a la autoridad y lo regreso a Venezuela!

Los días siguientes, hicimos un vía crucis bancario, para rogarle a cada una de las gringas instituciones financieras, que por caridad nos abrieran nuevamente las cuentas que nos habían cerrado o congelado, por el simple hecho de ser venezolanos.

Vencimos todo record, y logramos que dos de los bancos nos concedieran, graciosamente, la posibilidad de ser sus clientes nuevamente. Estoy hablando de bancos con los que tengo relación desde los 90, cuando estudiaba en Chicago.

Lejos de toda euforia, por supuesto me invadió un sentimiento ambivalente. Por una parte, que bueno poder contar con medios de pagos internacionales y “zelles”, por otra, que rabia el ser tratado como parias y los leprosos del mundo por las sanciones americanas. Ahora, resulta que todos los venezolanos nos dedicamos a lavar dinero.

En la época de las vacas gordas nos tendían alfombras rojas, porque la banca americana se llenaba de dinero venezolano. Recordemos que 500 mil millones de dólares de venezolanos reposa en las arcas del sistema financiero gringo.

Lamentablemente no he descubierto un banco iraní, ruso, cubano o bielorruso que tenga zelle, sino ya tuviese mis cuentas allí.

Las sanciones americanas, que a todas luces rechazo, lejos de mover ni un centímetro al gobierno, nos afectan a Usted y a mi, no sólo por el hecho de estar fuera del sistema financiero internacional, sino porque agudizan la crisis económica que vive el venezolano de a pie.

Después del espurio logro bancario, nos dimos a la tarea de atender el tema laboral, por lo que use al menos 20 veces el servicio de Uber. Mi mujer dice que soy un necio, cosa que es cierta, porque cuando estoy en la calle “caigo” a preguntas a todo el mundo que se atraviesa, preguntando sobre su vida y hacer. Esta vez, con los conductores de Uber no fue la excepción.

De estas conversaciones les mostraré una muestra aleatoria (¡bueno, bueno, esta bien, no tan aleatoria!)

Uber 1: iraní

(imaginar lo siguiente con marcado acento persa)

-Yo me vine de Irán cuando cayó el Sha y tomaron el gobierno los Ayatolas. Mi familia era muy pobre, pero apoyaba a Reza Palhavi. Delante de mí, fusilaron a todos mis hermanos y mi padre. Mi madre murió pocos meses después de un infarto, imagino por el dolor que tenía.

-A los 14 años llegué a los Estados Unidos como polizón, en un barco griego. Aquí hice mi vida, me casé con una colombiana y tengo 3 hijos que ya son adultos.

-Han pasado más de 40 años y el dolor por la pérdida de mi familia todavía lo llevo dentro, como un puñal en el corazón.

-¡Salga de Venezuela, no espere más! ¡Su país se está convirtiendo en otro Irán! Pueden matarlo a Usted y a su familia, no corra riesgos. ¡No vale la pena!

-Por cierto, si va a hacer compras, no deje de ir acá -me entregó una tarjeta-, dígales que va de parte de Mohammad y lo van a tratar como un rey.

Uber 2: venezolano

(acento del centro de Venezuela)

-¿Tu sigues en Venezuela?

-¡Discúlpame pana, pero estás loco!

-Yo me escapé en pleno caos económico, en 2017. Ya mi mamá y mi hermana estaban aquí. Me traje a mi esposa y a mis chamos.

-A un sobrino mío lo metieron preso por las protestas, y yo me vi también cerca de la cárcel porque estuve metido cabilla, organizando grupos de escuderos. ¡Qué va chamo, ni de vaina!

 -Soy ingeniero electrónico. Allá en Valencia tenía una empresa de computación, pero la cosa se puso muy mala. Acá estoy haciendo mantenimiento de casas y con el Uber me levanto una buena plata y puedo mantener cómodos a los muchachos. ¡Escuelas de primera, gratis!, ¡salud, gratis!, ¿qué más puedo pedir?

-¡Vente chamo, acá nos ayudamos todos, te echamos una mano y vas a ver que te va a ir súper bien!

Uber 3: cubana

(fuerte acento cubano)

-Yo estoy acá sola, no tengo marido, ni hijos, ni nada.

-Me vine en los 80 para hacer plata y ayudar a mi pobre viejita, mis hermanas y mis sobrinos. Una tropa completa, pues.

-Este país lo que sirve es para hacer dinero, para más nada. Acá, todo el mundo está pendiente de sí mismo y de hacer pesos. No hay amistad de verdad. No nos ayudamos entre los vecinos. Es más, ni nos conocemos.

-Yo el viernes en la noche me tomo unas cervezas con un par de amigas, de allí cada una a su casa a ver televisión, y al día siguiente, a trabajar. Eso, es la vida acá.

-Yo ya he viajado 6 veces a la Habana. Allá, se comparte la pobreza, la gente es solidaria, se ayudan entre todos, bailan, se ríen y lloran juntos. Si hay unas pocas habichuelas, pues eso es lo que hay, y lo comen entre todos. En La Habana se comparte la pobreza, pero al menos, se comparte.

-Yo me regresaría a vivir a Cuba, pero ahora están pasando una crisis muy maluca, después de que Venezuela dejó de ayudar y bajó el turismo por la pandemia. Así, que toca trabajar. Por lo menos un tiempo más, a ver si las cosas mejoran y me voy con mi viejita, para acompañarla a morir. 

Uber 5: venezolano

(acento maracucho)

-¡Este es un país de mierda hermano!

-Yo en Cabimas, tenía unos galpones de pollos y me iba muy bien. Empecé con algo pequeño, sólo con un galponcito y 1000 pollos. De allí crecí un montón y llegué a tener 30 mil pollos. Hacía buenos cobres mi hermano.

-En el 2002, por eso del comunismo de Chávez, mi mujer se empeñó y se empeñó y jodió tanto, que terminamos acá.

-Te cuento mi saldo después de 20 años: terminé divorciado el año pasado después de 25 años de matrimonio. Mis hijos se fueron todos de la casa a los 18 años y ya no me paran bolas. Me pude comprar una casita en Hialiah y todavía estoy pagando la hipoteca.

-Para poder vivir decentemente, durante el día trabajo como contratista y en las noches de Uber, así puedo redondearme y pagar la casa, los seguros, los impuestos y la pensión que le tengo que pagar a mi ex, porque una corte me exigió mantenerla, con todo y que me montó los cachos.

-El año que viene, en marzo, me regreso a Cabimas y monto mi vaina de pollos de nuevo. Ni un día más en esta esclavitud hermanito. Y que esa cuima, vaya a cobrarme la pensión a Cabimas, para lanzarle un pollo por la cabeza.

Bueno ahora a bajarme del Uber y a dar mi punto de vista, porque sino mi editora me regaña.

Está en la mente y el imaginario de todos los venezolanos, si quedarse en Venezuela, aunque sea un país que atraviesa una grave crisis social, económica y política, propia de cualquier país africano depauperado -con todo el respecto que merecen- o emigrar a un país con una economía y política estable. No en vano, han salido de Venezuela, entre 4 y 6 millones de compatriotas.

Yo mismo, me lo he preguntado muchas veces, eso si, si emigro alguna vez, me voy a los países nórdicos -te irás sólo, siempre me dice mi mujer-, nada de tercer mundo, ni de imperios, ambos son polos desastrosos.

Mi padre, español de origen, republicano y perseguido político en los 30 y 40, quien tiene hoy 94 años, y ostenta la sabiduría propia de esa edad, siempre dice que si él hubiese sabido que el régimen Franco iba a durar tan poco -36 años-, jamás habría salido de España.

Esto lo completa afirmando que el desarraigo y la melancolía por dejar la tierra natal, es un dolor que lo acompaña a uno de por vida, adentro, muy guardado en lo más profundo del alma. Dice también, que ese extrañar, no tiene que ver con el amor que tiene por Venezuela, donde hizo familia, patrimonio y un chorro de afectos que lo rodean y cuidan.

Pensando calmadamente, yo siento lo mismo que mi padre. En Venezuela están mis vivos y mis muertos, mi historia llena de alegrías y dolores, así como de miles de oportunidades que mi amada patria me ha dado, independientemente de las crisis y los políticos.

¡Ya basta de culpar al gobierno y a los gobiernos, por nuestra historia y circunstancias! Como ciudadanos venezolanos tenemos la responsabilidad ineludible de construir y hacer país.

¡Ya basta de poner afuera, la causa de nuestras penurias! Cada uno de nosotros es responsable del destino de la patria. Como una fuerza unida y organizada, la ciudadanía podemos con todos los retos que tenemos que enfrentar en lo político, social y económico.

¿Qué estamos esperando?

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Venezuela: cartomancia política

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONG: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia