En el lodo de la ilegitimidad

Actualmente, todas las fuentes de legitimidad están despedazadas o muy descompuestas