OPINIÓN · 4 MAYO, 2019 05:08

¿Dónde quedaron mis derechos?

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El desorden nacional al que se ha llegado, luego de veinte años de presunta revolución bolivariana, es inaudito, insólito. Ahora, el régimen enterrado por su propio peso, busca disculparse asomando excusas que no terminan de calzar con el tamaño de atrocidades que la indolencia gubernamental, permitió gracias a la impunidad que recrudeció a expensas de su complacencia.

Cada discurso presidencial asoma siempre el mismo tenor de forzadas justificaciones las cuales pretende convertirlas en razones verdaderas o de nimia verdad. Para ello, se vale de la hegemonía comunicacional para así cundir al país con mentiras de inusual tamaño. Sin embargo, la repetida secuela de escapatorias o coartadas que emplea el régimen para zafarse de la responsabilidad que viene hundiendo cada vez más su ya fracturada popularidad, es harta conocida por cualquier venezolano. Está saturado de escucharlas. Zumba en los oídos, cual mosquito de pueblo arrasado por el calor.

Si no son los ataques diseñados desde el Imperio norteamericano, son los ensayos de golpe de Estado, los sabotajes o emboscadas del fascismo encubierto protagonizado por la oposición. El régimen, siempre tiene un pretexto para aludir a una situación de violencia inducida por una guerra interna imaginaria. Pero que consume recursos militares y fiscales. Aunque todo este panorama expone una apesadumbrada condición de clara ingobernabilidad, en el fondo no es difícil inferir un cuadro de espantosa calamidad pública. De colapso sistémico que hizo de Venezuela un país reventado. Un país extraviado en los anales de la geopolítica internacional.

De manera que en medio de este maremágnum, el régimen persiste en achacarle la culpa a otro pues no es de generado por su ineptitud. Se la atribuye a factores foráneos de los cuales no sabe nada. Ni de su forma, tamaño, capacidad de fuerza o de su apresto operacional. Por justificar lo injustificable, cada discurso presidencial se pierde en vacilaciones que no apuntan a nada. Se las lleva el viento del norte. Posiblemente, rumbo al exilio cubano.

En todo caso, el problema sobre el cual ha venido fraguándose la gigantesca crisis de Estado cuya fuerza arrastra una crisis del tipo de acumulación (retenida en los bolsillos de unos pocos afectos al oficialismo) tanto como una crisis del tipo de dominación vigente (traducida en los métodos represivos empleados como patrón de sometimiento), reventó al país por los cuatro costados.

Esta crisis que se resume en la aplicación forzada de un modelo de desarrollo anacrónico, asociado a esquemas trogloditas de crecimiento que dieron al traste la oferta que sirvió en 1998 para que el funesto militarismo alcanzara el poder, no pudo con las exigencias que el ejercicio de la política, de la ciudadanía y de las tecnologías sobre las cuales se depara la calidad de vida, determinaban como canales para una gestión plausible de gobierno. Que se correspondiera con las nuevas realidades que vendrían acompañando al siglo XXI. Ni siquiera porque la redacción de la Constitución de 1999, planteaba un nuevo pacto social de “revolucionarias” consideraciones.

Hoy día, la tremebunda gestión gubernamental que funcionó luego de 2013, apostó a su obesa (in)capacidad para sortear los derrapes propios de las contingencias del desarrollo económico y social. El financiamiento que reclamó dicho tiempo, fue desviado de su ruta. La corrupción, el extravío de recursos y la dinámica de una economía insuficientemente comprendida o profundamente desatendida, lograron que Venezuela se rompiera en tantas partes como problemas surgieron.

Uno de los que más perjuicios causaron, fue el que acarreó el maltratado mantenimiento de los sistemas de potencia eléctrica. Más, por cuanto el régimen optó por considera su importancia “estratégica” razón por la cual decidió tenerlos bajo su conducción directa. De tal expropiación, no se salvó ninguna administradora o empresa distribuidora y canalizadora de energía eléctrica situada en el país.

Derechos extraviados

La dejadez del régimen fue absoluta. No cumplió con las expectativas de una nación que fue demandando mayores niveles de consumo de electricidad sin que la oferta pudiera convalidarse y compensarse. Por lo contrario, las centrales de energía, hidroeléctrica o térmica, comenzaron a afectarse tras la indolencia o la pasividad con la cual el régimen actuaba de espaldas a las correspondientes exigencias en la respectivas plantas de generación de electricidad.

En la actualidad, la acumulación de problemas superó los límites de la despreocupación del oficialismo. Al extremo que por dicha negligencia, el país mutó al siglo XVIII cuando la electricidad era tan primitiva que de ella sólo se beneficiaban algunos. Y por cuotas. El país funciona hoy de igual modo. Los derechos se esfumaron. Gracias a la inacción de un régimen que ofreció más de la cuenta, lo que ha hecho que el país haya perdido su capacidad de adecentarse tal como es propio de un nuevo siglo movido por nuevas tecnologías de todo género y magnitud.

Tristemente, debe reconocerse que los venezolanos quedaron sin mayores derechos. Ni siquiera los políticos, porque el régimen los confiscó para garantizar la usurpación, la corrupción y la expoliación de todo cuanto ha podido en beneficio de quienes están al mando de tan pérfido modelo de (des)construcción republicano. Hasta el concepto y praxis de democracia, lo despedazó hasta sus máximas consecuencias. De ahí que muchos se preguntan entonces ¿dónde quedaron mis derechos?

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor

Realidades irónicas, tramposas y desvergonzadas

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

El fin de semana pasado, tuvimos la oportunidad de ver una puesta en escena en el teatro de la Torre BOD. La Monstrua, una magistral obra del recientemente fallecido autor uruguayo, Ariel Mastandrea, fue representada por la entrañable primera actriz, Gledys Ibarra, acompañada de un grupo muy joven de directores, productores, escenógrafos y vestuaristas venezolanos. […]

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONG: su delito es existir

Nos encontramos nuevamente por este medio, luego de una larga pausa. Lamento mucho que el tema que hoy estamos obligados a tratar sea el de la criminalización de la libertad, materializada en el menoscabo de la justicia y la libre asociación. Tenemos prohibida la convivencia y la sociabilidad. Los tiempos de oscuridad, descritos ampliamente por […]

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023

¿Dónde quedaron mis derechos?

Texto por Antonio José Monagas

El desorden nacional al que se ha llegado, luego de veinte años de presunta revolución bolivariana, es inaudito, insólito. Ahora, el régimen enterrado por su propio peso, busca disculparse asomando excusas que no terminan de calzar con el tamaño de atrocidades que la indolencia gubernamental, permitió gracias a la impunidad que recrudeció a expensas de su complacencia.

Cada discurso presidencial asoma siempre el mismo tenor de forzadas justificaciones las cuales pretende convertirlas en razones verdaderas o de nimia verdad. Para ello, se vale de la hegemonía comunicacional para así cundir al país con mentiras de inusual tamaño. Sin embargo, la repetida secuela de escapatorias o coartadas que emplea el régimen para zafarse de la responsabilidad que viene hundiendo cada vez más su ya fracturada popularidad, es harta conocida por cualquier venezolano. Está saturado de escucharlas. Zumba en los oídos, cual mosquito de pueblo arrasado por el calor.

Si no son los ataques diseñados desde el Imperio norteamericano, son los ensayos de golpe de Estado, los sabotajes o emboscadas del fascismo encubierto protagonizado por la oposición. El régimen, siempre tiene un pretexto para aludir a una situación de violencia inducida por una guerra interna imaginaria. Pero que consume recursos militares y fiscales. Aunque todo este panorama expone una apesadumbrada condición de clara ingobernabilidad, en el fondo no es difícil inferir un cuadro de espantosa calamidad pública. De colapso sistémico que hizo de Venezuela un país reventado. Un país extraviado en los anales de la geopolítica internacional.

De manera que en medio de este maremágnum, el régimen persiste en achacarle la culpa a otro pues no es de generado por su ineptitud. Se la atribuye a factores foráneos de los cuales no sabe nada. Ni de su forma, tamaño, capacidad de fuerza o de su apresto operacional. Por justificar lo injustificable, cada discurso presidencial se pierde en vacilaciones que no apuntan a nada. Se las lleva el viento del norte. Posiblemente, rumbo al exilio cubano.

En todo caso, el problema sobre el cual ha venido fraguándose la gigantesca crisis de Estado cuya fuerza arrastra una crisis del tipo de acumulación (retenida en los bolsillos de unos pocos afectos al oficialismo) tanto como una crisis del tipo de dominación vigente (traducida en los métodos represivos empleados como patrón de sometimiento), reventó al país por los cuatro costados.

Esta crisis que se resume en la aplicación forzada de un modelo de desarrollo anacrónico, asociado a esquemas trogloditas de crecimiento que dieron al traste la oferta que sirvió en 1998 para que el funesto militarismo alcanzara el poder, no pudo con las exigencias que el ejercicio de la política, de la ciudadanía y de las tecnologías sobre las cuales se depara la calidad de vida, determinaban como canales para una gestión plausible de gobierno. Que se correspondiera con las nuevas realidades que vendrían acompañando al siglo XXI. Ni siquiera porque la redacción de la Constitución de 1999, planteaba un nuevo pacto social de “revolucionarias” consideraciones.

Hoy día, la tremebunda gestión gubernamental que funcionó luego de 2013, apostó a su obesa (in)capacidad para sortear los derrapes propios de las contingencias del desarrollo económico y social. El financiamiento que reclamó dicho tiempo, fue desviado de su ruta. La corrupción, el extravío de recursos y la dinámica de una economía insuficientemente comprendida o profundamente desatendida, lograron que Venezuela se rompiera en tantas partes como problemas surgieron.

Uno de los que más perjuicios causaron, fue el que acarreó el maltratado mantenimiento de los sistemas de potencia eléctrica. Más, por cuanto el régimen optó por considera su importancia “estratégica” razón por la cual decidió tenerlos bajo su conducción directa. De tal expropiación, no se salvó ninguna administradora o empresa distribuidora y canalizadora de energía eléctrica situada en el país.

Derechos extraviados

La dejadez del régimen fue absoluta. No cumplió con las expectativas de una nación que fue demandando mayores niveles de consumo de electricidad sin que la oferta pudiera convalidarse y compensarse. Por lo contrario, las centrales de energía, hidroeléctrica o térmica, comenzaron a afectarse tras la indolencia o la pasividad con la cual el régimen actuaba de espaldas a las correspondientes exigencias en la respectivas plantas de generación de electricidad.

En la actualidad, la acumulación de problemas superó los límites de la despreocupación del oficialismo. Al extremo que por dicha negligencia, el país mutó al siglo XVIII cuando la electricidad era tan primitiva que de ella sólo se beneficiaban algunos. Y por cuotas. El país funciona hoy de igual modo. Los derechos se esfumaron. Gracias a la inacción de un régimen que ofreció más de la cuenta, lo que ha hecho que el país haya perdido su capacidad de adecentarse tal como es propio de un nuevo siglo movido por nuevas tecnologías de todo género y magnitud.

Tristemente, debe reconocerse que los venezolanos quedaron sin mayores derechos. Ni siquiera los políticos, porque el régimen los confiscó para garantizar la usurpación, la corrupción y la expoliación de todo cuanto ha podido en beneficio de quienes están al mando de tan pérfido modelo de (des)construcción republicano. Hasta el concepto y praxis de democracia, lo despedazó hasta sus máximas consecuencias. De ahí que muchos se preguntan entonces ¿dónde quedaron mis derechos?

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor

Realidades irónicas, tramposas y desvergonzadas

 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:35

Una estrategia económica para Venezuela

OPINIÓN · 27 ENERO, 2023 05:30

Las ONG: su delito es existir

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia