Despertando al ritmo del agua: El derecho a la ciudadanía - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 18 JUNIO, 2018 15:24

Despertando al ritmo del agua: El derecho a la ciudadanía

Ver más de

María Pilar García-Guadilla

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Despierto de un sueño profundo debido al ruido ensordecedor que hace el chirriar de las tuberías del agua que, cual despertador de antaño, me hacen sentarme de golpe en la cama asustada, pensando que tengo una pesadilla.Aún en estado de vigilia, intento vislumbrar lo que ocurre entre las sombras que todavía arropan mi habitación y me doy cuenta que acaban de “poner el agua” por lo que concluyo que deben ser las 5:25 de la mañana.

En vez de estirarme perezosamente como en otros tiempos, corro a plantarme debajo de la ducha para aprovechar la última gota de tan preciado líquido mientras mi esposo, cuál sonámbulo, monta el cafecito que le retrotraiga al mundo de lo real, al mismo tiempo, que termina de lavar los corotos de la noche anterior; quizás el hecho que aún está dormido le permite hacer dos actividades de forma más o menos eficiente al mismo tiempo.

Mis vivencias me hacen pensar que solo nosotras, las mujeres, somos capaces de hacer dos, tres y hasta cuatro actividades al mismo tiempo, sin enredarnos. [email protected] dirán que esta habilidad que nunca me ha gustado desarrollar en el plano doméstico, sea el resultado de nuestra socialización machista aunque yo prefiero pensar que ello se debe a que realmente poseemos más habilidades prácticas.

Ya debajo de una ducha real, sin mediar totuma que alguien recomendó como el método de limpieza más eficiente en el Socialismo del Siglo XXI, tomo conciencia que disponer de 15 o 20 minutos de agua en la madrugada y en la noche, porque al mediodía estoy laborando es hoy día un raro lujo que libo a costa del rato de descanso frente al televisor para ver mis programas favoritos que desafortunadamente compiten con el horario del agua y siempre terminan perdiendo.

Por contraste, con el campo y tal como diría Henry Lefebre en su libro, El Derecho a la ciudad e incluso Louis Wirth, uno de los primeros urbanistas de comienzos del siglo pasado en su texto seminal titulado, El Urbanismo como modo de vida, el derecho a los servicios básicos entre los que se encuentran no solo al agua potable, sino también a la electricidad, a los medios de transporte para movilizarse y a todos “los beneficios que ofrece la ciudad” como lo son las actividades lúdicas son, no solo característicos de la ciudad, sino además los requisitos para que pueda surgir una Ciudadanía de Derechos tal como la entiende Max Weber en su obra clásica, La Ciudad”.

Con el devenir histórico, los derechos que suponen esta condición de ciudadanía pasaron a la categoría de derechos humanos y se extendieron universalmente a todos los habitantes del planeta,siendo por tanto, uno de sus rasgos más destacados, la inclusión de [email protected] sin distingo del espacio habitado, sea éste, el campo o la ciudad. Por tanto, la satisfacción de las necesidades básicas y lúdicas es el prerrequisito material para ejercer la ciudadanía y debe de incluir a [email protected] [email protected] [email protected]

De acuerdo con lo anterior, en Venezuela, la menguante clase media en deriva y en descenso frente a la galopante inflación y el inalcanzable aumento del costo de vida, tiene cercenado su derecho a ejercer la ciudadanía pero sobre todo, los sectores populares quienes soportan aun con mayores dificultades la escasez del agua por tres, cuatro y hasta siete días, la falta de transporte público que oculta la vergüenza e inseguridad de las “perreras” para movilizarse a ejercer cotidianamente las actividades que les dignifican como lo son, el estudio y el trabajo, más allá de la humillación de la dádiva populista de las bolsas CLAP y de la práctica cooptadora y excluyente del Carnet de la Patria.

***
Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

ESPECIALES · 12 MAYO, 2019

Madres coraje de Venezuela

Texto por Julett Pineda

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 JULIO, 2017

Caracas 450

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

OPINIÓN · 19 OCTUBRE, 2019 05:52

Aborto: Un debate necesario

La decisión de un aborto, si la pareja existe, no es solo asunto de la mujer

OPINIÓN · 19 OCTUBRE, 2019 05:16

Sin ciudadanía

Cualquier intención o necesidad de asegurar la búsqueda o el rescate de la gobernabilidad, entendida como el ámbito de gestión pública bajo el cual se hace posible afianzar un ejercicio eficiente, eficaz, integrado y ordenado de gobierno, es inminente desde todo punto de vista. Por tanto, el alcance de la gobernabilidad a niveles de reconocida […]

OPINIÓN · 18 OCTUBRE, 2019 05:38

¿Hacer justicia aunque perezca el mundo?

Para que logremos superar la autocracia que nos gobierna tenemos que tragarnos varias injusticias

OPINIÓN · 17 OCTUBRE, 2019 05:27

¿Sufren menos los niños?

Las manifestaciones del niño en duelo son más variadas que en el adulto y no siempre son directas