¡Desobedecer!

El poder real pero latente está en la insumisión, en la desobediencia, porque su verdadero impulso es la libertad. Necesitamos narrativas movilizantes