Dejar atrás el abismo - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 17 ENERO, 2021 04:21

Dejar atrás el abismo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

“La fe, que es una certeza inmarcesible de que lo bueno sobrepasa siempre a lo malo”

Por Kira Kariakin

El 21 de diciembre pude ver la conjunción de Júpiter con Saturno. Vi a Júpiter con sus lunas, dos arriba y dos abajo alineadas perfectamente perpendiculares y a Saturno a un lado, hermoso con sus anillos. Mi esposo que es astrónomo aficionado procuró esta felicidad.

Dicen que esa conjunción es el principio de la Era de Acuario, dicen que constituyó un brillo particular en el cielo hace 2000 y pico de años y que pudo ser entendido como la estrella de Belén. En todo caso, es un suceso que distrajo al mundo por un día, dos o sólo quizás unas horas de algunos de los agobios de esta otra era de realidades difíciles y angustiantes.

¿Es parte de un carácter resiliente prestar atención a un suceso así? ¿O a un suceso deportivo, de farándula, o una elección presidencial foránea?

La resiliencia es una cualidad de la que mucho se habla, se discute, pero quienes usan el término puede que no sepan bien qué significa. Según parte de lo que he leído, es la capacidad de recuperarse de una situación adversa y continuar con la vida más fortalecidos, sin nuestra psique vulnerada. Es un “bounce back” o rebote luego de vivir una adversidad. En torno a esta definición hay variaciones, hay autores que distinguen la fortaleza y la resistencia como cualidades asociadas a la resiliencia, así como el optimismo y el ver “el lado bueno” o “la oportunidad” en todo. Hay autores (los menos y en discusión), que hablan de una resiliencia negativa, donde lo adverso se sobrelleva, pero queda un daño o consecuencia que se arrastra después. 

El término ha sido algo abusado por los medios y las redes, los coach, terapeutas y gurús de autoayuda. Sobre todo, por los políticos. Quizás sea un término cuyo uso se haya resaltado más en tiempos recientes, pero no es una cualidad novedosa.

Todos somos resilientes en una u otra medida, porque todos nos hemos visto alguna vez sobrepasados por algo negativo, doloroso o traumático, nos hemos recuperado y asumido de nuevo la vida con el aprendizaje obtenido de esa experiencia y con espíritu positivo. La necesidad social de resaltar la resiliencia tiene que ver justamente con el ejercerla. Así como es una capacidad individual, lo es también social.

La pandemia que ha trastocado nuestra cotidianidad y ha exacerbado los niveles de estrés por su potencial amenaza de muerte, la hace destacar ante una humanidad traumatizada como la cualidad de este milenio.

En nuestro caso nacional, no es necesario enumerar los ejemplos bajo los cuales se ha visto retada la resiliencia. La pandemia se ha ocupado una vez más de probarnos y aún estamos sometidos a ese reto. Así vemos cómo se han superado obstáculos para trabajar, estudiar, mantener nuestras relaciones románticas y familiares en armonía, asumir una nueva rutina aderezada por otros obstáculos como fallas de Internet, electricidad, Direct TV, gasolina, gas, atención médica, suministro de medicinas, hiperinflación doble (en bolívares y dólares), etc.

La expresión popular es que la cosa no está fácil. Y allí quizás está el espíritu de la resiliencia, porque lo que no se dice, es tácito: pero se sigue adelante, se resuelve a pesar del agobio y para solventarlo, se apela a la creatividad, a “otras maneras de”, y en el camino se aprende, se obtiene una experiencia que entraña algo positivo. Sí, positivo, porque la resiliencia no es adaptación, no es resistencia, no es fortaleza, en todo caso, no solamente, sino que además permite al sujeto realmente superar en todo sentido lo vivido con un resultado positivo. Esa es la clave de la resiliencia, al final, el avance, el rebote es (debe ser) positivo. ¿Es positivo el nuestro ante tanta adversidad?

En estos días leí al periodista Jefferson Díaz decir que a la resiliencia no hay que romantizarla, que vivir en adversidad todo el tiempo no es bueno y que eso no es un estilo de vida. Estoy completamente de acuerdo con Díaz. La resiliencia no es una cualidad romántica, la adversidad continua no es una cosa buena, y no es un estilo de vida. Es absolutamente deseable e ideal ser resiliente, pero no todos lo son y no sabemos si el país socialmente lo es. La evidencia está en el aumento de suicidios, de criminalidad, de violencia doméstica, en la rudeza del trato cotidiano y esa continua sensación de estar “de a toque”. Socialmente se manifiesta en una gran diáspora, en la falta de unidad política de la oposición, y en una completa inhabilidad del gobierno de mantener una popularidad relevante. No ha habido un aprendizaje positivo para ningún sector, no se ha visto oportunidad para crecimiento moral ni político. Hay un tercer gran lote de gente desencantada que espera que alguien la aglutine y lidere. La experiencia es dolorosa, angustiante, triste.

No me cabe duda de que los venezolanos somos resistentes, adaptables, sobrevivientes y, por tanto, el país también es así. La humanidad ha probado una y otra vez su resiliencia. Su rebote o “bounce back” de guerras terribles como la Segunda Guerra Mundial. Países arruinados, traumatizados, tanto vencedores como vencidos, se irguieron de nuevo con un aprendizaje que los fortaleció como naciones y sociedades. Por tanto, tengo fe en la resiliencia del país, pero ¿estamos ya en la fase del aprendizaje positivo, de la lección aprendida?

Yo espero que Venezuela supere este trance y que su resiliencia le provea de capacidad a futuro para no cometer los errores del pasado, para superar los escollos que le impiden derrotar y cambiar un gobierno que obviamente ha entendido el poder político como una parcela de uso arbitrario, totalitario y destructivo. De capacidad para re-crear una república, canalizar lo aprendido para establecer una ética moral que nos permita construir, dentro de lo posible y el sentido de lo razonable, con miras al bien común.

No sé si haber estado pendientes de la conjunción planetaria de Saturno y Júpiter es parte de nuestro espíritu de resiliencia. Si estar atentos a un evento, como mínimo fascinante, de nuestro universo sea parte de ejercer la mirada positiva en medio de tanto oprobio. No sé si se inicia la Era de Acuario, no sé si esta fue la estrella de Belén hace 2000 y pico de años. Pero ciertamente la fe, que es uno de los ingredientes de la resiliencia que no he mencionado, es parte de su configuración. La fe de que todo se supera, de que la voluntad férrea nos sacará de lo que nos somete. La fe en la belleza del mundo. La fe, que es una certeza inmarcesible de que lo bueno sobrepasa siempre a lo malo. Que nuestro rebote será un florecer, parafraseando libremente al poeta Cadenas, luego de haber vivido el abismo.

Aún falta en mi opinión, porque la resiliencia es dejar atrás el abismo.

Kira Kariakin es poeta y editora

Este texto forma parte del Dossier de opinión 2020 de Efecto Cocuyo, puede leer la publicación completa aquí.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 24 FEBRERO, 2021 04:17

Justicia social a través del empoderamiento digital

Este año la ONU, en el marco de la celebración del Día Mundial de la Justicia Social, hizo un llamado a centrar los esfuerzos en la protección de los Derechos Humanos laborales en la economía digital. Interesante enfoque y necesario porque ahora más que nunca tenemos evidencia de que el presente y el futuro del […]

OPINIÓN · 23 FEBRERO, 2021 04:57

El vacío

El dolor se ve en el rostro de los vecinos de La Cañada, estado Zulia. Son innumerables las historias que se cruzan en nuestro camino, voces del vacío que van quedando en la vida de cada madre que se le arrebata un hijo. En el vacío de un pueblo cuyas calles viven de la soledad. […]

OPINIÓN · 23 FEBRERO, 2021 04:27

Bipolar

No termino de entender a muchos de los venezolanos. Yo, que me jacto de ser un producto 100% nacional, además de saber de teorías de personalidad y conducta de masas, no puedo digerir que los venezolanos hablemos mal de nuestra patria y de quienes bien la quieren, sean de la oposición o del oficialismo. Por […]

OPINIÓN · 22 FEBRERO, 2021 04:35

Tras las pistas de la vida en Marte

Reporteros y fotógrafos irrumpieron en la sede de la NASA en 1996, centrándose en una pequeña caja de plástico transparente en la mesa frente a ellos. Dentro de la caja había una roca procedente de Marte. La roca vagó por el sistema solar hasta que cayó en la Antártida y los geólogos la encontraron en […]