OPINIÓN · 1 MARZO, 2022 05:41

De la decadencia y otros males

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Venezuela no ha escapado de la decadencia. Aunque mucho se ha investigado sobre las implicaciones y causales de la decadencia, siempre aparece un denominador común que podría explicar su incidencia. Hay indicativos que hablan del agotamiento político, cultural o social, también se ha hecho referencia a excesos de presunciones que tienden al empobrecimiento de voluntades o energías que se dejan arrastrar por el cansancio del mundo que se percibe de manera cíclica y viciosa.

Una sociedad decadente es víctima del enorme peso del poder en provecho de su permanencia. Por eso la decadencia articula sus manifiestos donde el juego de la política se presenta. Siempre, articulado con la movilidad de la economía y el desahogo que experimenta la sociedad en sus maliciosos reacomodos con la dinámica política.

Venezuela es exacto reflejo de lo que la decadencia trae consigo. Especialmente, cuando sus gobernantes comenzaron a presumir de las capacidades y potencialidades que determinaron el crecimiento como nación. Sin embargo, sus vicios incitados por las crudas contingencias políticas a consecuencia de la crisis económica en la década de los 90´s, hizo que los gobernantes de entonces no controlaran la atrofia generada por la precariedad de la administración de gobierno puesta en marcha.

Fue entonces cuando la estructura política y jurídica, sobre la cual se deparaba el Estado venezolano, comenzó a fracturarse para abrirle paso, impúdicamente, a la inercia provocada por el impulso de una sociedad arrastrada por la antipolítica. O sea, por el rechazo de la actividad política impulsada por partidos políticos aislados de las realidades.

Así, iniciado el siglo XXI, comenzó a verse enflaquecida la democracia que como sistema político debía actuar como complemento de garantías para la libertad, los derechos, la rendición de cuentas, la separación de los poderes públicos y para el Estado de Derecho y de Justicia.

Venezuela comenzó a transitar por intersticios que dificultaron su avance tal como había sido prescrito por planes de la Nación, elaborados como supuestos lineamientos de desarrollo económico y social.


El núcleo del problema

La decadencia atascó la funcionalidad que Venezuela debió adoptar para vencer las trabas que se interponían en su ruta al desarrollo proyectado. Pero ocurrió todo lo contrario. El país sufrió el colapso inducido por un estancamiento económico que fue adquiriendo magnitud y aceleración. Venezuela fue amodorrada por una parálisis política que entumeció la dinámica social para llevarla a condiciones impensables de resignación, atraso y humillación.

Bastaron estas circunstancias, para que el país cayera en una fase de obnubilación que desató un estado de emergencia humanitaria, la cual envolvió al país con tentáculos propios de lo que define una “decadencia sustentable” o “sostenible”.

Se incitó un éxodo de venezolanos resteados a no desfallecer por la culpa deliberada de un régimen que ha mostrado una sordera y ceguera motivadas por mampuestas conveniencias propias de la inmoralidad y perversión que pautan sus decisiones. Y que hoy han llevado a Venezuela a la aniquilación de valores de libertad, igualdad, justicia y paz sobre los cuales se cimienta el ideario de precursores, libertadores y demás venezolanos que rindieron su vida en pos de un sistema político democrático y avanzado.

Por eso, esta disertación se ha fundamentado en la vía capaz de acuciar una reflexión necesaria que bien podría provocar un viraje hacia derroteros que comulguen con la promoción de la prosperidad y bienestar del venezolano. De ahí que ha sido tocado una de las causas más profundas de la crisis que actualmente abruma a Venezuela. Así que para comprender la gravedad de la situación que padece el país, se ha tenido que hablar de la decadencia y otros males.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: El síndrome del perdedor (porfiado)

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 7 AGOSTO, 2022 05:22

Los dientes de China

Esta semana ha estado llena de eventos importantes en la geopolítica mundial, pero sin duda, el más controvertido y que ha generado mayor preocupación internacional ha sido la visita de Nancy Pelosi, presidenta de la cámara de representantes del Congreso de los Estados Unidos, a Taiwán de manera oficial y en medio de reclamos diplomáticos […]

OPINIÓN · 6 AGOSTO, 2022 05:27

¿Del cáncer rosa a la viruela del mono?

La Organización Mundial de la Salud -OMS- prendió las alarmas por una nueva epidemia: la de la viruela del mono. No se trata de una pandemia como la que todavía sigue activa en todo el mundo, la del covid-19. Pero para que la del mono siga como epidemia, focalizada, hay que actuar. Después no digan […]

OPINIÓN · 5 AGOSTO, 2022 05:08

Una vez más ¿Venezuela se arregló?

En días recientes, observamos cómo múltiples cuentas oficialistas promovían a través de un video, totalmente en inglés, un proyecto turístico multimillonario en la isla de La Tortuga, como parte del plan de desarrollo de la Zona Económica Especial (ZEE). Dicho video, que se hizo viral, muestra la intención de construir diez hoteles de alto nivel tipo […]

OPINIÓN · 4 AGOSTO, 2022 05:38

Generaciones interconectadas

Los niños, adolescentes y jóvenes forman parte de generaciones interconectadas que han crecido inmersos en los múltiples beneficios de este mundo globalizado. Hemos mutado como especie y las tecnologías de la información (Tics) llegaron para quedarse y transformar los estilos de vida. Eso es innegable. “El teléfono es como una prótesis que tienen adherida fisiológicamente […]

OPINIÓN · 4 AGOSTO, 2022

De la decadencia y otros males

Texto por Antonio José Monagas

Venezuela no ha escapado de la decadencia. Aunque mucho se ha investigado sobre las implicaciones y causales de la decadencia, siempre aparece un denominador común que podría explicar su incidencia. Hay indicativos que hablan del agotamiento político, cultural o social, también se ha hecho referencia a excesos de presunciones que tienden al empobrecimiento de voluntades o energías que se dejan arrastrar por el cansancio del mundo que se percibe de manera cíclica y viciosa.

Una sociedad decadente es víctima del enorme peso del poder en provecho de su permanencia. Por eso la decadencia articula sus manifiestos donde el juego de la política se presenta. Siempre, articulado con la movilidad de la economía y el desahogo que experimenta la sociedad en sus maliciosos reacomodos con la dinámica política.

Venezuela es exacto reflejo de lo que la decadencia trae consigo. Especialmente, cuando sus gobernantes comenzaron a presumir de las capacidades y potencialidades que determinaron el crecimiento como nación. Sin embargo, sus vicios incitados por las crudas contingencias políticas a consecuencia de la crisis económica en la década de los 90´s, hizo que los gobernantes de entonces no controlaran la atrofia generada por la precariedad de la administración de gobierno puesta en marcha.

Fue entonces cuando la estructura política y jurídica, sobre la cual se deparaba el Estado venezolano, comenzó a fracturarse para abrirle paso, impúdicamente, a la inercia provocada por el impulso de una sociedad arrastrada por la antipolítica. O sea, por el rechazo de la actividad política impulsada por partidos políticos aislados de las realidades.

Así, iniciado el siglo XXI, comenzó a verse enflaquecida la democracia que como sistema político debía actuar como complemento de garantías para la libertad, los derechos, la rendición de cuentas, la separación de los poderes públicos y para el Estado de Derecho y de Justicia.

Venezuela comenzó a transitar por intersticios que dificultaron su avance tal como había sido prescrito por planes de la Nación, elaborados como supuestos lineamientos de desarrollo económico y social.


El núcleo del problema

La decadencia atascó la funcionalidad que Venezuela debió adoptar para vencer las trabas que se interponían en su ruta al desarrollo proyectado. Pero ocurrió todo lo contrario. El país sufrió el colapso inducido por un estancamiento económico que fue adquiriendo magnitud y aceleración. Venezuela fue amodorrada por una parálisis política que entumeció la dinámica social para llevarla a condiciones impensables de resignación, atraso y humillación.

Bastaron estas circunstancias, para que el país cayera en una fase de obnubilación que desató un estado de emergencia humanitaria, la cual envolvió al país con tentáculos propios de lo que define una “decadencia sustentable” o “sostenible”.

Se incitó un éxodo de venezolanos resteados a no desfallecer por la culpa deliberada de un régimen que ha mostrado una sordera y ceguera motivadas por mampuestas conveniencias propias de la inmoralidad y perversión que pautan sus decisiones. Y que hoy han llevado a Venezuela a la aniquilación de valores de libertad, igualdad, justicia y paz sobre los cuales se cimienta el ideario de precursores, libertadores y demás venezolanos que rindieron su vida en pos de un sistema político democrático y avanzado.

Por eso, esta disertación se ha fundamentado en la vía capaz de acuciar una reflexión necesaria que bien podría provocar un viraje hacia derroteros que comulguen con la promoción de la prosperidad y bienestar del venezolano. De ahí que ha sido tocado una de las causas más profundas de la crisis que actualmente abruma a Venezuela. Así que para comprender la gravedad de la situación que padece el país, se ha tenido que hablar de la decadencia y otros males.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: El síndrome del perdedor (porfiado)

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 7 AGOSTO, 2022 05:22

Los dientes de China

OPINIÓN · 6 AGOSTO, 2022 05:27

¿Del cáncer rosa a la viruela del mono?

OPINIÓN · 5 AGOSTO, 2022 05:08

Una vez más ¿Venezuela se arregló?