De empoderadas, nada

Falsas creencias rodean la noción de que las venezolanas estamos empoderadas de nuestro cuerpo, nuestra autonomía y nuestra vida